Presentación de un Libro sobre la Restauración de la Fachada Gótica de Santa María de Olite en el Archivo de Navarra

Imagen de la cubierta

La Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana ha editado el libro la La portada de Santa María de Olite, de la vid a la piedra, que recoge el proceso de restauración de esta fachada de estilo gótico entre 2015 y 2017, cofinanciada entre el Gobierno de Navarra y la Fundación Gondra Barandiarán. El trabajo realizado se centró en la portada, pintada durante el primer tercio del siglo XIV.

El director general, Ignacio Apezteguía, presentó la publicación ayer miércoles, 18 de diciembre, en el salón de actos del Archivo Real y General de Navarra. El libro tiene como objetivo, según palabras del propio Apezteguía, transmitir al lector “la complejidad del trabajo y la importancia de realizarlo desde el más absoluto respeto hacia la obra heredada”.

El libro ha sido coordinado por Carlos J. Martínez Álava, y ha contado con la participación de Violeta Romero, Javier Corcín, Clara Fernández-Ladreda, Leopoldo Gil, Laura Elvira Tejedor, Mercedes Unzu, María García-Barberena, Nicolás Zuazúa y Carlos Zuza.

Junto con Apezteguía y Martínez Álava han intervenido en la presentación Leopoldo Gil, director de obra y jefe del Negociado de Conservación del Patrimonio Arquitectónico, y Violeta Romero, restauradora del Servicio de Patrimonio Histórico.

Contenido del libro

La publicación se divide en ocho capítulos. Los dos primeros contextualizan la génesis de la portada de Santa María mediante la exposición del marco histórico del Olite / Erriberri medieval y de las características de la iglesia de Santa María en torno a 1300.

En el tercer capítulo se realiza un análisis exhaustivo de la composición de la portada, sus elementos arquitectónicos y esculturas y un recorrido de los distintos artífices de la obra. Esta visión escultórica se complementa con el estudio detallado elaborado en el siguiente capítulo, que destaca la importancia de la pintura en una obra que ha conservado su policromía medieval.

En el quinto capítulo se describe una de las singularidades de la portada, la vid, que se presenta en sus arquivoltas, en sintonía con el naturalismo característico del arte gótico. A continuación, el sexto capítulo presenta los estudios previos consultados, bibliografía y fuentes gráficas históricas, antes del inicio de la intervención. También señala los factores y procesos de deterioro de la portada, información que ha sido clave para la correcta conservación de la obra. Se vislumbran los descubrimientos que han acompañado a esta intervención y la gran diversidad de enfoques con los que se puede mirar la portada.

La restauración arquitectónica y la protección de la portada en el claustro occidental se recogen en el séptimo capítulo. Por último, la construcción de un nuevo pórtico en la portada de Santa María ha permitido completar la extensa información arqueológica del entorno de la iglesia, como se detalla en el último apartado del libro.

El complejo proceso de restauración de la portada contó con la participación de un equipo multidisciplinar. La dirección de obra corrió a cargo de Leopoldo Gil, del Servicio de Patrimonio Histórico de la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana. Alicia Ancho realizó los estudios previos y Violeta Romero llevó a cabo el seguimiento de la intervención. En los trabajos también participaron seis restauradoras de la empresa Sagarte S. L.

Características técnicas

La publicación, con encuadernación en rústica, tiene 176 páginas y una tirada de 600 ejemplares. Es el número 51 de la serie Arte, editada por la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana.

Se puede adquirir a un precio de 15 euros en el Fondo de Publicaciones del Gobierno de Navarra, ubicado en la calle Navas de Tolosa 21 de Pamplona / Iruña, y en librerías.

(Noticia de Actualidad del Portal Web del Gobierno de Navarra)

Restaurado un Códice Medieval de Ordenanzas del Ayuntamiento de Olite

El códice antes y después de la restauración.

El Archivo Real y General de Navarra ha restaurado el códice de ordenanzas y acuerdos más antiguo del Ayuntamiento de Olite / Erriberri, que data de la época medieval. Sobre sus páginas es costumbre que los ediles electos del ayuntamiento, mediante la imposición de su mano derecha, juren sus cargos.

La restauración se ha realizado dentro de las intervenciones de protección del patrimonio documental que presta el archivo y que se ofrecen anualmente a entidades externas al Gobierno de Navarra.

El códice intervenido está formado por 114 hojas de pergamino. Aunque fue reencuadernado a mediados del siglo XVI la información que alberga es de factura anterior. En concreto contiene ordenanzas y acuerdos datados entre 1224 y 1538, además de otros documentos como treguas, pleitos y todo tipo de cuestiones relacionadas con el gobierno de la villa.

Además, entre sus hojas se encuentra una excepcional miniatura realizada probablemente a comienzos del siglo XV. Se trata de una ilustración de Cristo Crucificado, acompañado de la Virgen María y San Juan, composición que aparece rodeada de textos tomados de los evangelios de San Marcos, San Juan, San Lucas y San Mateo.

La intervención

La actuación realizada ha consistido en la limpieza superficial del códice, su hidratación en cámara de humectación, la costura de injertos y refuerzo de grietas de la cubierta respetando en todo momento la encuadernación, proceso tras el cual se han digitalizado cada una de sus páginas. Una vez finalizado el proceso, el códice, protegido en una caja de conservación, se ha devuelto al alcalde y al secretario municipal para su custodia de nuevo en dependencias del Archivo Municipal de Olite.

La restauración ahora acometida resultaba de especial necesidad debido a que, durante siglos, el códice había sido objeto de consulta constante por parte de miembros de la corporación. Desde ahora, su restauración y digitalización, su correcta conservación y su adecuada manipulación garantizarán la pervivencia de este testimonio excepcional del patrimonio documental de Olite.

El Archivo Real y General de Navarra permitirá la consulta de una copia digital del documento intervenido en sus equipos informáticos, si bien la entrega de reproducciones a los investigadores solo podrá hacerse previa autorización de las personas titulares.

Con esta intervención se completa la ayuda técnica que el Archivo Real y General de Navarra, a través de su taller de restauración, ha prestado en los últimos diez años al Ayuntamiento de Olite para la protección de su patrimonio documental. En concreto, en 2008 se intervinieron sus 116 pergaminos medievales y en 2017 un libro de actas municipal con acuerdos del concejo desde el año 1444 a 1526. En esa última ocasión también se intervino un pergamino utilizado como cubierta de un códice y que contenía parte de una torá del siglo XIV con escritura hebraica.

(Noticia de Actualidad de Gobierno de Navarra)

Rescate de la Documentación de Urroz-Villa

Secado de los Libros

El Servicio de Archivos y Patrimonio Documental de Navarra, a través del personal del Archivo Real y General de Navarra, ha colaborado en las tareas de rescate de la documentación mojada que quedó afectada por el incendio que se declaró en la casa consistorial de Urroz-Villa el pasado 31 de enero. Dichas tareas se han realizado en dependencias del Archivo Real y General de Navarra, en las que se ha custodiado la documentación hasta su saneamiento y completo secado.

Las tareas de salvamento

El incendio, ocurrido el pasado 31 de enero en las dependencias destinadas a albergar el archivo municipal de Urroz-Villa, quedó rápidamente extinguido por los bomberos del parque de Cordovilla mediante la utilización de extintores y mangueras de agua. La documentación pudo salvarse de las llamas pero quedó seriamente afectada por causa del agua y de los agentes extintores. Ante el riesgo de proliferación de hongos y de un incorrecto secado, los responsables de patrimonio documental del Gobierno de Navarra movilizaron un equipo que se personó en Urroz-Villa nada más conocerse la noticia para adoptar las medidas adecuadas.

En común acuerdo con el Ayuntamiento de Urroz-Villa y con la Mancomunidad de Servicios Administrativos de Izaga, empleados municipales trasladaron la documentación mojada a la sede del Archivo Real y General de Navarra, donde se habilitó una sala específica para la intervención de salvamento. La documentación fue debidamente registrada por personal técnico archivero con objeto de obtener un inventario que permitiera identificar la documentación trasladada. Por su parte, un equipo de restauración se encargó de preparar la documentación extendida en mesas y tableros forrados con papel para evitar el contacto directo y facilitar el secado. La sala quedó aislada a una temperatura inferior a 12º y un porcentaje de humedad relativa inferior al 50%, se colocó un ventilador para mantener el aire en continuo movimiento y se dejaron las luces permanentemente encendidas, medidas necesarias para impedir la proliferación de hongos. La documentación que se encontraba instalada en cajas y carpetas se sacó de las mismas y se extendió de manera horizontal, manteniendo el orden, mientras que los libros se colocaron de pie y abiertos en forma de abanico, con papel secante entre las páginas para favorecer su secado.

A lo largo de siete semanas, personal técnico del Archivo Real y General de Navarra realizó tareas de comprobación de las unidades documentales, cambio de hojas, sustitución de papeles secantes y control de las condiciones ambientales de la sala hasta el completo secado de la documentación. El Ayuntamiento de Urroz-Villa, a través de la empresa de gestión documental Scriptum S.L. suministró nuevas cajas de archivo para la instalación de la documentación y para facilitar su devolución al Ayuntamiento. La entrega se realizó el pasado 22 de marzo.

La documentación afectada

La documentación afectada por el incendio y que ha sido objeto de las tareas de salvamento está compuesta por 216 libros y carpetas fechados entre 1861 y 2018. La documentación procede de los valles de Izagaondoa, Arriasgoiti, Lizoain y de las localidades de Lerruz, Yelz, Mendioroz y Urroz-Villa. La mayor parte de los documentos corresponden a libros y expedientes del Registro Civil, libros del Juzgado de Paz y documentación municipal como catastros y censos de población, proyectos de obras, registros de facturas, memorias técnicas e inventarios. Se da la circunstancia de que los documentos más dañados por el fuego han sido los proyectos de obras, pero sus carpetas protectoras impidieron que el fuego traspasara al interior. En ese caso, la sustitución de las carpetas estropeadas ha solventado en gran parte la aparente afección inicial.

La documentación, perfectamente saneada, ya se encuentra en Urroz-Villa con el resto del archivo municipal del que forma parte, donde se ha puesto de nuevo a disposición de los ciudadanos, aspecto este último que urgía debido a la alta demanda de consultas que recibe el Registro Civil. La completa recuperación de los documentos exigirá de tareas específicas de restauración que permitan devolverlos a su estado previo al desastre.

Experiencia en otros desastres

El Servicio de Archivos y Patrimonio Documental, a través del equipo técnico del Archivo Real y General de Navarra, ha actuado en varios desastres ocurridos en la Comunidad Foral de Navarra en los últimos años. Su intervención resulta necesaria debido a la protección de la que goza el patrimonio documental y a la condición que tienen los documentos como garantes de los derechos de los ciudadanos. Una de las primeras actuaciones tuvo lugar en 2008 a raíz del atentado bomba que puso la banda terrorista ETA en las oficinas generales del Edificio Central de la Universidad de Navarra y que ocasionó graves daños en el archivo de la institución. En fechas más recientes, el Servicio de Archivos y Patrimonio Documental volvió a intervenir en la coordinación del rescate de la documentación del Juzgado de Paz y Registro Civil de Elizondo, seriamente dañada debido a las inundaciones ocasionadas por las lluvias torrenciales y el desbordamiento del río Baztán el 4 de julio de 2014. La colaboración del personal del Archivo General de la Universidad de Navarra, en el primer caso, y del personal funcionario del Juzgado de Paz y Registro Civil en el segundo, resultó fundamental durante las primeras y decisivas horas de trabajo y a lo largo de su seguimiento posterior. En ambos casos, además, la documentación tuvo que someterse a complejos procesos de restauración que fueron asumidos por las compañías de seguros correspondientes.

(Noticia de actualidad del Portal Web de Cultura Navarra)

Nuevas Actuaciones sobre el Patrimonio Documental

El Archivo Real y General de Navarra ha restaurado y digitalizado 31 documentos singulares procedentes de los archivos municipales de Olite, Valle de Baztán, Leitza, Caparroso y Mendigorría, con objeto de garantizar su consulta y conservación futura.

Ayer, día 27 de febrero, la consejera de Cultura, Deporte y Juventud, Ana Herrera, hizo entrega de los documentos a los representantes municipales de estas localidades, en presencia del director del Servicio de Patrimonio Histórico, Carlos Martínez Álava; el director del Servicio de Archivos y Patrimonio documental, Joaquim Llansó; y el jefe de Sección del Archivo Real y General de Navarra, Félix Segura. Por parte de las entidades locales, participaron Andoni Lacarra, alcalde de Olite; Joseba Otondo, alcalde de Valle de Baztán; Andone Salbarredi, teniente de alcalde de Leitza; Aquilino Jiménez, alcalde de Caparroso; y Otxando Irurtia, concejal de Mendigorría.

Del Ayuntamiento de Caparroso se han intervenido doce pergaminos de los siglos XV y XVI que conforman el patrimonio documental más antiguo de la localidad. Destacan dos privilegios concedidos por los reyes Blanca de Navarra y Juan II para reparaciones del puente sobre el río Aragón y un privilegio de la princesa Leonor convirtiendo a Caparroso en villa de realengo en 1472. El documento más reciente de la villa es precisamente la confirmación de dicho privilegio por parte de Fernando el Católico, datado en Logroño el 14 de septiembre de 1512.

Un caso similar es el del Ayuntamiento de Mendigorría, de cuyo archivo proceden catorce pergaminos medievales. El más antiguo es un acuerdo de 1266 sobre amojonamiento de términos entre los concejos de Artajona, Larraga y Mendigorría. Posteriormente destaca el privilegio original otorgado en 1463 por Juan II de Aragón y Navarra, concediendo a Mendigorría el título de buena villa con asiento en Cortes y enfranqueciendo a sus vecinos. Como documento más reciente, se encuentra la confirmación de Fernando el Católico, datada en Logroño el 20 de diciembre de 1512, de los privilegios otorgados a la villa por su padre Juan II y por Juan III y Catalina de Foix.

Del Ayuntamiento del Valle de Baztan, con sede en Elizondo, procede un único pero excepcional documento, la declaración de hidalguía colectiva. Se trata de una confirmación de la sentencia de la Cámara de Comptos de 1440, reconociendo como hidalgos a los vecinos del valle. La sentencia, confirmada por Carlos, Príncipe de Viana, en 1441, cuenta con su firma como lugarteniente al final de un documento en pergamino que alcanza los 3.135 mm de longitud.

Del Ayuntamiento de Olite se ha restaurado y digitalizado su libro de actas más antiguo, confeccionado a finales de la Edad Media y que contiene acuerdos del concejo desde el año 1444 a 1526. También se ha intervenido un pergamino utilizado como cubierta de un códice y que contenía parte de una torá del siglo XIV con escritura hebraica. Cabe mencionar que otra parte importante del patrimonio documental olitense, como los 116 pergaminos medievales y tres códices medievales, ya fueron intervenidos por el Archivo Real y General de Navarra en el año 2008.

Finalmente, del ayuntamiento de Leitza proceden dos planos de gran formato, realizados en papel vegetal, que reproducen las partes norte y sur del término municipal.

Los ayuntamientos propietarios se han comprometido a adquirir el mobiliario adecuado para la conservación correcta de los ejemplares en sus montajes de conservación definitivos y a facilitar la consulta de las imágenes suministradas a todos los ciudadanos interesados en conocer la información contenida en ellos.

Por su parte, el Archivo Real y General de Navarra también permitirá la consulta en sus equipos informáticos de todos los documentos intervenidos y digitalizados, si bien la entrega de reproducciones a los investigadores solo podrá hacerse previa autorización de los titulares.

La intervención

El Archivo Real y General de Navarra cuenta con dos talleres técnicos especializados en restauración y digitalización, por lo que habitualmente ofrece sus servicios a otras administraciones externas para la intervención de sus documentos más emblemáticos.

El taller de restauración está dotado con la más moderna maquinaria y personal especializado en restauración de documento gráfico. En su actividad habitual se intervienen miles de hojas de papel, pergamino y documentos de las más diversas tipologías, soportes y materiales, como mapas y planos policromados, sellos de cera, fotografías en placa de vidrio o negativos plásticos.

Por su parte, el taller de digitalización cuenta con una amplia gama de escáneres de altas prestaciones para distintos soportes y formatos documentales. La obtención de una copia digital en alta calidad de los documentos permite ponerlos a disposición de los usuarios sin poner en riesgo la integridad de los ejemplares. Para ello se escanean con las lentes y escáneres más adecuados para cada soporte, página a página, los documentos más antiguos y singulares, así como los más demandados por los ciudadanos para sus investigaciones.

En el caso de los documentos procedentes de los archivos municipales, éstos han recibido distintos tratamientos en función de la naturaleza de los soportes y de las tintas utilizadas para la escritura. De este modo, los pergaminos procedentes de Caparroso, Mendigorría, Olite y Baztan han sido objeto de varias fases de intervención: una primera limpieza de carácter mecánico destinada a eliminar la suciedad superficial, los adhesivos y parches; un proceso posterior de hidratación con objeto de reforzar los enlaces químicos de las fibras; la reparación de las grietas y desgarros existentes; y, finalmente, la correcta instalación de los pergaminos en montajes de conservación. Los ejemplares, que además conservaban sus sellos de cera pendientes, han sido objeto de una limpieza y reparación específica de sus sellos.

Por su parte, los ejemplares en soporte papel, como el libro de actas de Olite, han recibido una limpieza inicial mecánica para eliminar la suciedad superficial, además de una exhaustiva reparación de grietas y desgarros, reinserción de los folios sueltos una vez localizada su ubicación correcta y la fase final de instalación en montajes de conservación.

Por último, los mapas en papel vegetal procedentes de Leitza han sido objeto de una limpieza inicial para eliminar suciedad superficial (adhesivos y parches), seguida de la reparación de las grietas y desgarros, la integración de injertos para la consolidación del soporte y la instalación definitiva en un montaje de conservación.

El proceso de intervención ha finalizado con la digitalización a alta calidad de todos los ejemplares en toda su extensión. En todos los casos, una vez realizadas estas acciones, el Archivo Real y General de Navarra facilita a las administraciones titulares una copia en alta resolución de los documentos y otra en baja resolución para permitir su consulta.

(Noticia del Portal Web del Gobierno de Navarra)

Restaurado el Título de Ciudad Otorgado a Sangüesa

Título de ciudad otorgado a SangüesaCon motivo de cumplirse 350 años de la concesión del título de ciudad a la localidad de Sangüesa, el taller de restauración del Archivo Real y General de Navarra ha realizado una intervención sobre dicho documento, el cual se conserva actualmente en el archivo municipal del Ayuntamiento de Sangüesa. Se trata del traslado de una Provisión Real de Carlos II, datada el 22 de abril de 1665, manuscrita en ocho hojas de papel.

La entonces villa de Sangüesa, representada por su alcalde y regimiento, solicitó al monarca la concesión del título de ciudad bajo pago de 6.000 ducados de plata, alegando su antigüedad y los servicios realizados a la Corona, especialmente en 1638 durante el sitio de Fuenterrabía y en sus innumerables actuaciones en defensa de la frontera con Francia.

La concesión del título de ciudad implicaba el ejercicio de la jurisdicción criminal y una serie de honores como preceder a otras villas del reino en las reuniones de Cortes, además de gracias y privilegios extensivos al resto de ciudades.

Se da la circunstancia de que la Provisión real de 1665 fue emitida por el virrey Duque de San Germán en el Palacio real de Pamplona, actual sede del Archivo Real y General de Navarra, lugar en el que se ha realizado la restauración del documento.

En estos momentos, el documento, debidamente restaurado y digitalizado, ha regresado a las dependencias del archivo municipal del Ayuntamiento de Sangüesa, de cuyo fondo forma parte.

La intervención ha consistido en la limpieza superficial del documento, la reintegración mecánica del soporte y la costura del legajo, proceso tras el cual se han podido digitalizar cada una de las páginas.

(Noticia del portal del Gobierno de Navarra)

Aula de Historia

X Aniversario AGNLos próximos días 20 y 22 de mayo, a las 17:30 h.,  tendrá lugar en el Archivo Real y General de Navarra, dentro del ciclo Desentrañar la Historia en el Archivo de Navarra, una conferencia titulada “¿Cómo se restauran los documentos? Visita al taller de restauración”, a cargo de Raquel Pérez Mata, restauradora del archivo.

Está organizada por el Aula de Historia del Diario de Navarra, en colaboración con la Sociedad de Estudios Históricos de Navarra y el Archivo Real y General de Navarra.

La entrada es gratuita y el aforo limitado, previa inscripción en el teléfono 948 076 090.

 

Entregados Diversos Pergaminos y Planos tras Ser Restaurados en el Archivo Real y General de Navarra

El consejero de Cultura, Juan Ramón Corpas Mauleón, ha hecho entrega de diversos documentos históricos que han sido restaurados en el Archivo Real y General de Navarra a sus propietarios: los ayuntamientos de Estella, Artajona, Villava y Leitza, la Catedral de Pamplona y la Colegiata de Roncesvalles.

Los documentos –pergaminos y planos-, tras ser sometidos a un proceso de recuperación que garantiza su conservación, han sido recogidos por la directora del Museo Gustavo de Maeztu de Estella, Camino Paredes; el alcalde de Artajona, Pedro Ejea; el alcalde de Villava, Peio Gurbindo; el alcalde de Leitza, Javier Zabalo; el archivero bibliotecario de la Catedral, Julio Gorricho, y el subprior de la Colegiata, Javier Navarro.

El coste de los procesos de restauración y conservación de los documentos acogidos a esta campaña, financiada por el Gobierno de Navarra, ha sido de 37.000 euros. Además de la restauración en sí, que ha detallado Raquel Pérez, de la empresa Barbachano y Beny, responsable del Taller de Restauración del Archivo Real y General de Navarra, se ha realizado un trabajo más extenso que incluye la catalogación de las piezas, siguiendo las normas internacionales de descripción, y la digitalización de todos los documentos a cargo de IECISA (Informática de El Corte Inglés) que, de esta forma, quedan incorporados a los fondos virtuales del Archivo Real y General de Navarra.

Entre los documentos restaurados de la Catedral de Pamplona –diez de su extensa colección de 2.000 pergaminos- destacan una carta partida de fuero y concordia entre Teobaldo I y los infanzones de Navarra, del año 1237, sobre la forma de probar la hidalguía, que lleva pendientes 6 sellos céreos; un convenio de 1281 entre el rey Felipe III de Francia y la iglesia de Pamplona sobre la jurisdicción temporal de la ciudad; el acuerdo de las cortes de Olite de 1329 acerca de la sucesión al trono de Navarra, que en uno de los documentos lleva 77 sellos pendientes y en el otro 82, y diplomas que atañen más directamente a la iglesia, como un privilegio de 1270 por el que Alfonso X de Castilla toma bajo su protección al cabildo catedralicio y todos los bienes que tenía en Guipúzcoa, la cesión del patronato de varias iglesias al rey en 1331, o la exención de derechos del sello concedida por Carlos II en 1384 y la de alojamientos por Carlos III en 1388.

La Real Colegiata de Roncesvalles presentó para su restauración 23 planos, entre los que cabe destacar uno fechado en 1817 del batán de Villava que ha servido para la reciente rehabilitación del edificio, del que también hay otro de 1790 que incluye la maquinaria de un molino nuevo para moler palo de regaliz. Asimismo, han sido restaurados otros planos de hacia 1600 con los montes y límites de la zona fronteriza con Francia; de la presa y salto de almadías de Artajo (de 1790); de las anteparas de la ferrería de Articutza (1791); de una venta en término de Gorosgaray (1791); y de las bodegas, lagar y graneros para almacenar los diezmos que la colegiata percibía en Artajona (hacia 1800).

Junto a éstos, abundan los planos referentes a la iglesia y colegiata: distintos altares y retablos, dos diseños de órganos neoclásicos de 1801, el encajonado para la sacristía capitular de 1802 y planos y trazas de otras iglesias que dependían de Roncesvalles, como la de Valcarlos y la de la encomienda de El Villar.

Del Ayuntamiento de Artajona se han restaurado 4 pergaminos, 4 planos y 4 documentos en papel, entre los que cabe destacar por curioso, un documento de mediados del siglo XIX que representa la maquinaria del reloj de la torre con su esfera y el reloj de sol y las condiciones para su instalación.

El Ayuntamiento de Estella presentó a la convocatoria un solo documento en pergamino, de gran interés histórico e institucional, además de espectacular, ya que se trata de un rollo de 4 metros que contiene el único ejemplar conocido de un proyecto de modificación del Fuero de Estella, de la época del rey Teobaldo I (1234-1253). Está formado por 13 piezas de pergamino, cosidas una con otra para formar una sola unidad documental.

El Ayuntamiento de Leitza presentó 3 documentos, entre los que cabría destacar el cuaderno en pergamino titulado ‘Libro de Armas de la Villa y Casa de Leiza’, suscrito por el rey de armas de la Villa y Corte de Madrid en 1722, que incluye el dibujo del escudo de la localidad iluminado con sus colores heráldicos.

Por último, el Ayuntamiento de Villava aportó 2 pergaminos: el original del Fuero otorgado a la villa por Sancho el Sabio en 1184, y la confirmación del mismo fuero por Teobaldo I en 1253, en un vídimus de 1323. También presentó un plano de 1799 que representa la villa y sus alrededores.

(Publicado en el apartado de Actualidad del portal del Gobierno de Navarra el 29 de diciembre de 2009: http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2009/12/29/Entrega+documentos+restaurados.htm)