Archivo

Posts Tagged ‘Pamplona’

85º ANIVERSARIO DE LA NUEVA SEDE DEL TEATRO GAYARRE (1932)

El 3 de mayo de 1932 reabría sus puertas el Teatro Gayarre en un edificio de nueva planta construido en su actual emplazamiento al inicio de la avenida Carlos III. Sustituía al edificio originario que pocos meses antes había sido demolido con ocasión de las obras de construcción de dicha avenida, convertida en uno de los principales ejes viarios de la ciudad.

Cuando se cumplen 85 años de aquella reapertura, el Archivo Real y General de Navarra dedica su microexposición del mes de mayo a recordar esa inauguración con la exhibición de ocho documentos y fotografías que reflejan las principales vicisitudes del Teatro Gayarre y de sus distintas sedes.

La Casa de Comedias

Las primeras noticias que se tienen sobre la existencia de un teatro en Pamplona datan del siglo XVII. Para esa época el teatro en España había adquirido un carácter comercial, que derivó en la organización de casas de comedias, en la realización de espectáculos y en la profesionalización de los comediantes como actores. Esta influencia se dejó notar en el reino de Navarra a través de compañías profesionales que acudían a distintos puntos a representar autos y comedias en fechas señaladas.

En el caso concreto de Pamplona, el actual callejero guarda recuerdo de aquel primer teatro, conocido como Casa de las Comedias, que se situaba en la confluencia de las calles Lindachiquía y Comedias coincidiendo con los actuales números 12, 14 y 16 de la calle Comedias. Durante los siglos modernos la Casa de Comedias acogió la representación de todo tipo de obras, desde los clásicos del siglo de oro hasta espectáculos musicales de diverso contenido. En el marco de la crisis general sufrida por el teatro a finales de la Edad Moderna, el reformismo ilustrado intentó aliviar a los empresarios teatrales de la carga de tener que ceder palcos gratuitos y de la doble censura que a veces ejercían las autoridades eclesiásticas a obras que ya habían obtenido licencia de la autoridad civil.

La micromuestra se abre precisamente con una real orden de 1800 comunicada al virrey por el ministro de Carlos IV Mariano Luis de Urquijo que, en un intento de promocionar la actividad teatral bajo criterios ilustrados, disponía se restringiese la carga económica que para los empresarios teatrales suponía tener que ceder gratuitamente palcos en las representaciones a las autoridades.

Preguntado el ayuntamiento pamplonés sobre las autoridades que disponían de palco gratuito en la Casa de Comedias, éste respondió en un oficio, que también se expone al público, que había nada menos que 7 palcos gratis: uno para los señores virreyes, otro para los ministros de los Tribunales Reales, otro para la Diputación del Reyno, otro para los Canónigos de la Santa Iglesia, otro para el Ayuntamiento, otro para los Consultores de la Ciudad y el séptimo para la familia del Regidor.

El Teatro Principal

Avanzado el siglo XIX, la antigua Casa de las Comedias dio paso al nuevo Teatro Principal de Pamplona, que abrió sus puertas en 1841 en un edificio situado en la entonces Plaza de la Constitución (actual Plaza del Castillo), que en 1903 sería renombrado como Teatro Gayarre en honor al ilustre tenor roncalés Julián Gayarre.
El carácter señero del edificio, obra del arquitecto Pedro María de Ugartemendía, con su imponente fachada de seis columnas jónicas diseñada por José de Nagusia, así como su propia situación cerrando la Plaza del Castillo por su lado sur, convirtieron a esta primera sede del Teatro Gayarre en uno de los edificios más característicos de Pamplona, como prueban las múltiples postales antiguas de la colección de Miguel Echagüe, en las que aparece reflejado el edificio, tres de las cuales se exhiben en esta oportunidad.

El nuevo Teatro Gayarre

En 1931, la necesidad de abrir la nueva avenida Carlos III como eje viario de conexión entre el casco antiguo y el Segundo Ensanche, llevó a derribar este primer edificio del Teatro Gayarre y a construirle una nueva sede en un solar cercano de la propia avenida Carlos III. Sin embargo, la significación que había alcanzado el antiguo edificio del teatro convenció al ayuntamiento de Pamplona de conservar su fachada. De este modo, el elemento más visible del antiguo edificio fue desmontado piedra a piedra para ser reconstruido en el nuevo edificio que, obra de José Yárnoz, mantiene por lo tanto entre otros elementos las seis columnas jónicas de la antigua fachada. Sin embargo, no todos los elementos se reconstruyeron y, por ejemplo, el frontón original no se incorporó a la fábrica construida en la Avenida Carlos III.

Varias fotografías procedentes del fondo “Diputación Foral y Provincial de Navarra” completan la microexposición mostrando el interior y exterior del Teatro Gayarre al poco tiempo de su inauguración. Las imágenes permiten comprobar que si bien la fachada se conserva prácticamente igual, el interior muestra una decoración completamente diferente a la actual. En concreto, las fotografías atestiguan el diseño original del escenario y del patio de butacas, que se realizaron en un novedoso estilo Art Déco, de gran influencia en ese momento en las artes decorativas. De hecho, el diseño de los interiores incluye elementos de formas geométricas y líneas ornamentales características de este estilo, que se perdieron irremediablemente después de las reformas realizadas en la década de 1950 que transformaron la decoración y dieron su aspecto actual al teatro.

Esta microexposición, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de mayo en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra.

Los horarios de visita son:

De lunes a viernes: de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles: de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos: de 11:00 h. a 14:00 h.

(Noticia del Portal Web del Gobierno de Navarra)

UN CURIOSO HALLAZGO

Monedas proceso judicial AGN

Monedas halladas entre la documentación judicial

Los técnicos del Archivo Real y General de Navarra no pudieron quedarse más sorprendidos cuando vieron aparecer un conjunto de monedas de oro y plata de los siglos XVIII y XIX entre las hojas del expediente de un proceso judicial seguido en 1876 contra un vecino de Pamplona acusado, precisamente, de expedir moneda falsa.

El contenido del legajo hizo pensar en un primer momento que las monedas podrían constituir las pruebas del delito, pero su posterior estudio por parte de expertos numismáticos ha confirmado la validez de las mismas. Descartada esa hipótesis, es imposible conocer la procedencia de las piezas y el motivo de que se encontraran allí, pero ello no resta interés a lo que se puede considerar como un hecho excepcional dentro de un archivo, no tanto por el valor de las piezas como por lo inusual de este tipo de hallazgos.

Las monedas han sido trasladadas al Museo de Navarra para su conservación. Se trata de dos monedas de dos reales de plata de Felipe V, una moneda de dos escudos de oro de Carlos IV datada en 1788, una moneda de dos reales de plata de Carlos IV datada en 1794, un escudo de plata de Isabel II datado en 1867 y una última moneda de 20 céntimos de plata de Isabel II datada en 1868.

El fraude, en la calle Estafeta

El conjunto fue localizado durante las labores de organización de la documentación judicial del citado archivo. Concretamente, los documentos entre los que aparecieron pertenecen al fondo del Juzgado de Primera Instancia de Pamplona. Se trata de una causa criminal abierta en 1876 por la Fiscalía contra un vecino de Pamplona acusado de expedición de moneda falsa.

Según el proceso, el acusado había cambiado con éxito monedas falsas en una taquilla de expedición de billetes del circo que estaba situada en la calle Estafeta de Pamplona, y envió a un colaborador suyo para continuar con el fraude. Pero el cobrador de las entradas sospechó sobre la validez de ellas y acudió a un platero de la calle Chapitela, quien confirmó que las monedas de oro y plata no eran tales. El acusado fue detenido en el café Lardoli de Pamplona, momento en el que se le encontraron varias piezas legales junto a otras de oro y plata falsas.

Finalmente, en 1878, la Audiencia Territorial condenó al falsificador a 3 años y 8 meses de prisión, suspensión de todo cargo público y del derecho del sufragio, multa de 600 pesetas y pago de la tercera parte de las costas procesales.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

 

El Archivo de Navarra acoge la exposición “Gravedad o presión. Proyecto de conducción de agua y fuentes de Pamplona”

El consejero en funciones de Cultura y Turismo, Juan Ramón Corpas Mauleón y el presidente de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, Javier Torrens Alzu, han presentado esta mañana en el Archivo Real y General de Navarra, la exposición “Gravedad o presión. Proyecto de conducción de agua y fuentes de Pamplona”.

Acueducto de Noáin

En la presentación ha estado también presente el arquitecto y comisario de la muestra, Roberto Villamayor Fernández, quien ofrecerá, junto con la también arquitecto y comisaria, Marte Mujika, la conferencia inaugural en el Salón de Actos del Archivo Real y General, hoy, día 14 de junio, a las 19:30 horas. Ambos, desde el comienzo de su actividad profesional, investigan la relación entre la tecnología y el habitante.

El abastecimiento de agua potable desde el manantial de Subiza en el siglo XVIII constituye la gran empresa pública de la Ilustración en Pamplona, en la que tomaron parte los más relevantes arquitectos, ingenieros y maestros de obra de la época.

La exposición “Gravedad o presión. Proyecto de conducción de agua y fuentes de Pamplona” muestra las vicisitudes de la primera traída de aguas a la ciudad, los proyectos elaborados desde 1699, los debates sobre el sistema hidráulico, su construcción y eficacia, los problemas de mantenimiento y el estado actual de un conjunto monumental del que el acueducto de Noáin es emblema.

Esta exposición se realiza merced al convenio de colaboración suscrito entre el Departamento de Cultura y Turismo-Institución Príncipe de Viana y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. El coste total de la exposición ha sido de 50.000 euros, que han financiado su producción, la elaboración del catálogo y un DVD con las imágenes que no se han podido exponer.

La exposición cuenta con más de 9 planos y 12 documentos, uno de ellos de 17 metros. Se trata de una reproducción a escala 1:1, ubicado en el suelo. Las distintas colecciones de planos se han conservado en el Archivo Municipal de Pamplona.

Los planos y documentos estaban en buen estado. A pesar de ello, todos han pasado por el taller de restauración y han sido revisados. Alguno ha sido completamente restaurado para su correcta exposición.

Los comisarios de la exposición han comparado este sistema de “viaje del agua” con otros, como el de Madrid, alguno en Francia y en Irán, donde se han utilizado técnicas similares.

A su vez, plantean disyuntivas, de las que nunca se había hablado, como la posibilidad de realizar una traída de aguas por gravedad o por presión. De ahí el título, respondiendo a una realidad técnica que se convirtió en controversia social.

La exposición presentada aporta una visión de la construcción de una infraestructura tan importante como la traída de aguas a Pamplona. Hasta ese momento, la extracción del agua para las casas se hacía mediante la captación de pozos, como se ha venido demostrando en todas las excavaciones arqueológicas que se han realizado en la ciudad.

A finales del siglo XVIII, la situación era poco menos que insostenible y se plantea un sistema de traída de aguas, un proyecto de fuentes en Pamplona y un sistema de evacuación por medio de la alcantarilla. Todo esto se realiza desde finales del siglo XVIII y principios del XIX. En la construcción de esta conducción, a la que se llamó “el viaje del agua”, interfirieron numerosos avatares.

La exposición cuenta con más de 9 planos y 12 documentos, uno de ellos de 17 metros. Se trata de una reproducción a escala 1:1, ubicado en el suelo. Las distintas colecciones de planos se han conservado en el Archivo Municipal de Pamplona.

Los planos y documentos estaban en buen estado. A pesar de ello, todos han pasado por el taller de restauración y han sido revisados. Alguno ha sido completamente restaurado para su correcta exposición.

Los comisarios de la exposición han comparado este sistema de “viaje del agua” con otros, como el de Madrid, alguno en Francia y en Irán, donde se han utilizado técnicas similares.

A su vez, plantean disyuntivas, de las que nunca se había hablado, como la posibilidad de realizar una traída de aguas por gravedad o por presión. De ahí el título, respondiendo a una realidad técnica que se convirtió en controversia social.

La exposición presentada aporta una visión de la construcción de una infraestructura tan importante como la traída de aguas a Pamplona. Hasta ese momento, la extracción del agua para las casas se hacía mediante la captación de pozos, como se ha venido demostrando en todas las excavaciones arqueológicas que se han realizado en la ciudad.

A finales del siglo XVIII, la situación era poco menos que insostenible y se plantea un sistema de traída de aguas, un proyecto de fuentes en Pamplona y un sistema de evacuación por medio de la alcantarilla. Todo esto se realiza desde finales del siglo XVIII y principios del XIX. En la construcción de esta conducción, a la que se llamó “el viaje del agua”, interfirieron numerosos avatares.

En la conferencia inaugural, los comisarios de la exposición hablarán sobre la primera traída de aguas, que fue el escenario del debate entre dos técnicas de abastecimiento hidráulico: la gravedad, método tradicional que depende de la topografía, y la presión, sistema precursor que permite los ensanches urbanos.

Se trata de un hecho histórico específico y característico de la comarca de Pamplona. La exposición revela este debate con la divulgación pública de una documentación tan desconocida como valiosa.

Los comisarios, de la empresa mujika+villamayor, son arquitectos guipuzcoanos, con obra pública construida en Navarra. Autores de propuestas galardonadas para el proyecto cultural “La arquitectura de los caminos”, en su publicación “JAI TEK, tecnología feliz” distinguen entre monumento y obra civil.

“Gravedad o presión: proyecto de conducción de agua y fuentes de Pamplona” expone una investigación que iniciaron el año 2007, financiada por el Centro de Estudios Históricos y Obras Públicas, Ministerio de Fomento, y que actualmente Roberto Villamayor desarrolla en su tesis doctoral.

Marte Mujika es profesora en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de San Sebastián desde el año 1996.

La muestra podrá contemplarse del 15 de junio al 16 de octubre en las dependencias del Archivo Real y General de Navarra.

(Información extraída del apartado de Noticias del Portal de Navarra)