Archivo

Posts Tagged ‘Juan III’

QUINTO CENTENARIO DE LA MUERTE DE LA REINA CATALINA DE FOIX

7 febrero 2017 1 comentario
Acta de coronación de Catalina de Foix y Juan III de Albret

Acta de coronación de Catalina de Foix y Juan III de Albret

El 12 de febrero de 1517 fallecía en Mont de Marsán (Francia), al otro lado de los Pirineos, Catalina I de Foix, la última reina privativa de Navarra. Moría apenas unos meses después de que lo hiciera su esposo, Juan III de Albret, en la localidad bearnesa de Monein (Bearne). Alejados de su reino pero a resguardo en sus señoríos patrimoniales franceses, ambos fueron enterrados en la catedral de Lescar junto con otros miembros de su linaje. Cuando se cumple el quinto centenario de la muerte de Catalina de Foix, el Archivo Real y General de Navarra dedica a este aniversario su microexposición del mes de febrero, dentro del ciclo Conmemoraciones, con la exhibición de cuatro significativos documentos estrechamente vinculados a la reina.

La reina Catalina de Foix

Catalina había nacido en 1468 del matrimonio entre Gastón de Foix, hijo de la reina Leonor y heredero por tanto del trono navarro, y de Magdalena de Francia, hermana del monarca francés. Era bisnieta de la reina Blanca de Navarra y de Juan II de Aragón y última representante de la estirpe de soberanos navarros de dinastías francesas que hundía sus raíces en el siglo XIII, representados por dinastías como Champaña, Capeto, Evreux, Foix y Albret.

La temprana muerte en 1483 de su hermano Francisco, primogénito del matrimonio de sus padres, que había subido al trono navarro como Francisco I en 1479, convirtió a Catalina en reina de Navarra con tan sólo 15 años. Esa minoría de edad determinó que durante la primera parte de su reinado su madre, Magdalena, ejerciera la regencia, tal y como había hecho también con su otro hijo, el también menor de edad Francisco I.

La microexposición se abre precisamente con un interesante pergamino que contiene un mandato de Leonor I, datado en 1468, referente a una concesión a favor de Luis Enríquez de Lacarra, que había otorgado su padre Juan II años antes. La singularidad del pergamino reside en que posteriormente sería utilizado primero por Magdalena de Francia, como regente de su hijo Francisco, y después por su hija Catalina, como reina, para confirmar dicha concesión. Por ello, el pergamino contiene en realidad tres documentos distintos en cada uno de los cuales figuran a la finalización del respectivo texto las firmas autógrafas de las tres mujeres que ejercieron sucesivamente el poder político en Navarra: Leonor, Magdalena y Catalina.

La coronación de los reyes

Un año después de subir al trono, Catalina fue desposada con Juan, hijo del señor de Albret. A pesar de haber recibido la corona en edad tan joven, pasaron muchos años hasta que la pareja real pudo pisar su propio reino. Su alejamiento de Navarra venía determinado por la complicada situación en que se encontraba el reino, sumido en las luchas entre los dos bandos irreconciliables de agramonteses y beaumonteses. Después de nueve largos años de reinado desde la distancia, a finales de 1493, Juan III y Catalina I pudieron finalmente cruzar los Pirineos y adentrarse por primera vez en sus dominios peninsulares. Ello fue posible gracias a las arduas negociaciones que realizaron sus tíos, los Reyes Católicos, para alcanzar una tregua en la lucha nobiliaria que logró apaciguar a los beaumonteses.

Unos días después, Juan y Catalina pudieron entrar a Pamplona para ser coronados como reyes de Navarra. La fastuosa ceremonia de coronación tuvo lugar un 12 de enero de 1494 en la catedral de Pamplona. Los monarcas juraron los fueros y fueron ungidos y coronados delante de su pueblo, representado por los más altos dignatarios eclesiásticos, la nobleza y los procuradores de las buenas villas, y en presencia de los embajadores de Castilla y de Francia, cuya sola presencia garantizó la culminación del evento. De aquel solemne acontecimiento, la última de las coronaciones celebradas en el reino, el Archivo de Navarra conserva una copia del acta que se expone también en la micromuestra y en la que destacan los nombres de los reyes escritos con una letra de mayor tamaño que la del resto del texto.

El hostal de la reina

Son conocidos los gastos de Catalina de Foix, como cualquier reina de su época, en su hostal, es decir, el conjunto de servicios de palacio destinados a la reina, tales como alimentación o ropa. La microexposición se completa con otros dos documentos otorgados por la reina, en los que se aprecia su firma, relativos a este tipo de gastos de palacio. Es de destacar que los dos documentos están fechados en Pamplona, siendo más que probable que fueran redactados precisamente en el propio Palacio Real de Pamplona, residencia en la capital navarra de la reina hasta que en el verano de 1512 huyó a sus posesiones al otro lado de los Pirineos al producirse la invasión de Navarra por las tropas del Duque de Alba.

Hoy en día, quinientos años después, el que fuera Palacio Real y morada de los últimos reyes privativos de Navarra, alberga la sede del Archivo de Navarra y custodia estos dos documentos, precisamente en el lugar en el que fueron escritos hace más de cinco siglos.

La microexposición “Fallecimiento de Catalina de Foix (1517)”, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de febrero en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra.

Horarios de visita:

De lunes a viernes de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos de 11:00 h. a 14:00 h.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

1516, EL OCASO DE LOS REYES

Cuaderno de agravios de las Cortes de Navarra, 1515

Cuaderno de agravios de las Cortes de Navarra, 1515

El Archivo Real y General de Navarra inauguró ayer, 2 de marzo, su primera exposición temporal del año, dedicada a los acontecimientos ocurridos en el reino de Navarra en 1516.

500 años después y bajo el título “El Ocaso de los Reyes. 1516”, se recuerdan la muerte de los reyes Fernando el Católico, Juan III de Albret y Catalina I de Foix, el segundo intento de recuperación del reino por parte de Juan III de Albret, el derribo de las fortalezas decretado por Cisneros y la construcción de las nuevas fortificaciones.

Los testamentos originales de los monarcas

1516 fue el año en el que murieron los monarcas que habían protagonizado los acontecimientos vinculados a la conquista del reino de Navarra: Fernando el Católico falleció el 23 de enero de 1516, mientras que los reyes navarros, Juan III y Catalina I, lo hicieron el 17 de junio de 1516 y el 12 de febrero de 1517, respectivamente.

Con el fin de ilustrar estas defunciones, el Archivo de Navarra ha recibido en préstamo para esta exposición los testamentos originales otorgados por los monarcas. Desde Francia, los Archives Départamentales des Pyrénées-Atlantiques, con sede en Pau, han prestado los testamentos de Catalina I y de Juan III, el primero de ellos otorgado en Pamplona el 25 de junio de 1504 y el segundo en Monein (Bearne) el 16 de junio de 1516. Por su parte, el Archivo General de Simancas ha prestado las imágenes correspondientes al testamento de Fernando el Católico, otorgado en Madrigalejo la víspera de su muerte, el 22 de enero de 1516, y en el que declaró como herederos del reino de Navarra a su hija, Juana de Castilla, y a su nieto, Carlos de Habsburgo.

Excepto los testamentos mencionados, el resto de documentos expuestos procede del propio Archivo Real y General de Navarra. Un total de 40 documentos de los fondos “Reino” y “Cámara de Comptos”, a los que se une el fondo “Juan Rena”, que ha sido objeto de importantes trabajos de organización y catalogación en los últimos años y cuyos documentos completan la exposición.

El segundo intento de recuperación

La muerte de Fernando el Católico, el 23 de enero de 1516, abrió un período de incertidumbre en todos sus reinos. En el caso de Navarra, los reyes Juan III y Catalina I aprovecharon una ocasión irrepetible para intentar recuperar sus dominios organizando una incursión armada. Así, a mediados de marzo, un pequeño ejército formado por bearneses y navarros y capitaneado por Juan III y el mariscal Pedro de Navarra partió desde Bearne rumbo a Navarra.

Para entonces, las autoridades del reino ya habían organizado una operativa resistencia y dispuesto un ejército con efectivos castellanos y navarros que desbarató la ofensiva militar. Precisamente, algunos de los documentos expuestos en la muestra recogen información detallada de los efectivos que integraron estas tropas y de los pagos que recibieron por hacer frente a la incursión armada de Juan III de Albret.

Las fortalezas navarras

Como consecuencia del ataque, el cardenal Cisneros decretó la destrucción de determinadas fortificaciones del reino. Los derribos afectaron especialmente a los recintos amurallados de determinadas localidades navarras, como Sangüesa, Tudela, Olite, Tafalla, Estella, Falces, Peralta y Azagra, o de torres de linaje como la de los señores de Javier. Los documentos expuestos recogen minuciosamente los pagos realizados a todos los trabajadores que tomaron parte en estos derribos y que se llevaron a cabo principalmente durante el mes de mayo.

El derribo de las fortalezas tuvo su contrapunto en el importante esfuerzo constructivo impulsado por las autoridades castellanas, que dotaron al reino de Navarra de un sistema defensivo moderno y acorde a las nuevas necesidades. En este caso, la selección documental expuesta refleja los incesantes trabajos abordados en la fortificación de Pamplona con su castillo de Santiago, y en la creación de un cinturón defensivo capaz de contener los ataques exteriores con la fortificación de plazas como Amaiur, Château-Pignon, San Juan de Pie de Puerto y Lumbier.

Otros protagonistas

La exposición no ha querido olvidar otra mirada: la de los navarros que tuvieron que soportar las consecuencias de la guerra y cuyas vidas quedaron condicionadas por aquellos acontecimientos. Por ese motivo se han incorporado documentos, como recuentos coetáneos de población, relaciones nobiliarias o testimonios de las indemnizaciones que abonaron las autoridades para resarcir a muchos vecinos de los daños ocasionados por la guerra, por los movimientos de tropas y por la construcción de las fortalezas.

También se ha querido destacar a los personajes nobiliarios más sobresalientes del momento. Por un lado a Luis de Beaumont, conde de Lerín y condestable de Navarra, principal aliado de Fernando el Católico, del que se exponen dos magníficos documentos en pergamino con sello pendiente, uno de ellos su propio testamento. Y por otro lado a Pedro de Navarra, mariscal del reino y fiel a Juan III y a Catalina I, que precisamente fue hecho prisionero en la campaña de 1516 y encerrado en el castillo de Atienza y posteriormente en el de Simancas hasta su fallecimiento en 1522. Para recordarle la exposición ha reunido un notable conjunto de piezas arqueológicas, inéditas hasta la fecha, procedentes de las excavaciones realizadas por el Gobierno de Navarra en 2010 en la iglesia de San Pedro de la Rúa de Estella. En concreto, se han habilitado dos vitrinas que albergan una espada del siglo XVIII y diversos objetos del siglo XVI hallados en la Cripta de los Mariscales de San Pedro de la Rúa en la que descansan los restos de Pedro de Navarra y de todo su linaje.

La exposición “El Ocaso de los Reyes. 1516” es de acceso libre y gratuito y estará abierta en la Sala de Exposiciones del Archivo Real y General de Navarra desde el 2 de marzo hasta el 30 de junio de 2016.

Horario de apertura:

lunes a viernes: de 10 a 14 y de 17 a 19 horas

fines de semana y festivos: de 11 a 14 horas.

Los fines de semana se ha preparado un sistema de visitas guiadas gratuitas para grupos, en castellano y euskera, a las 12:00 h, previa reserva de plaza en el teléfono 848 42 46 67. Asimismo se está organizando un ciclo de talleres documentales y otro de conferencias que tendrán lugar en los meses de mayo y junio, respectivamente.

(Noticia del portal web del Gobierno de Navarra)

CONQUISTA DEL REINO DE NAVARRA: EN SEPTIEMBRE, INTENTO DE RECUPERACIÓN

4 septiembre 2012 Deja un comentario

El documento correspondiente a este mes de septiembre es el manifiesto de Juan III a la nobleza y autoridades castellanas anunciando su propósito de recuperar el reino, datado en Saint-Palais el 30 de septiembre de 1512.

Acompañan la muestra una cédula de Fernando el Católico recibiendo en su salvaguardia al alcaide de Cábrega a condición de entregar la fortaleza, y una relación de los nobles y alcaides navarros beneficiados por acostamientos por Fernando el Católico.

Más información en la web oficial de la exposición.

Documento de septiembre 2012

CONQUISTA DEL REINO DE NAVARRA: EN JUNIO, LOS PRELIMINARES DE LA INVASIÓN

Entramos de lleno en la segunda etapa de la exposición “El documento del mes”, con la exhibición de piezas directamente relacionadas con el desarrollo de los hechos ocurridos entre junio y diciembre de 1512. En esta ocasión, se trata de la Proposición de Juan III y Catalina I a las Cortes de Navarra sobre las negociaciones con Francia y Castilla-Aragón y los movimientos de tropas en las fronteras del reino. Está fechada en Pamplona, el 20 de junio de 1512. Se acompaña de dos cartas de poder, a favor de Juan Rena, para la provisión de la armada que Fernando el Católico ordenó preparar en ayuda de los ingleses para la conquista de Guyena.

Por otro lado, a partir de este mes de junio en la Sala de Exposiciones se muestran la totalidad de los documentos expuestos hasta la fecha, con idea de ir añadiendo los que se vayan seleccionando en los próximos meses, hasta completar la exposición con todas la pieza expuestas a lo largo del año. Podéis hacer el seguimiento en www.conmemoracion2012.navarra.es en el apartado Exposiciones. La muestra permanece abierta en el Archivo Real y General de Navarra de lunes a viernes en horario de 9 a 15 horas.

Como tenemos por costumbre, adjuntamos el folleto con la imagen y la transcripción del documento:

Documento de junio 2012

CONQUISTA DEL REINO DE NAVARRA: EN MAYO, LA AMENAZA DEL REY DE FRANCIA

Ya se encuentra expuesto al público “El documento del mes” correspondiente a mayo. En esta ocasión, nos ocupamos de las relaciones de los reyes de Navarra con el rey de Francia, a consecuencia de sus señoríos patrimoniales franceses. El documento es un memorial de las Cortes de Navarra de 1507 proponiendo el envío de una embajada al rey de Francia para resolver la enemistad entre ambas Coronas. También se expone un manifiesto de 1496 de Catalina I sobre la situación del pleito con su tío Juan de Narbona y sus pretensiones a sus señoríos patrimoniales franceses, y por último un memorial de 1510 sobre el proyecto de confederación entre los Estados de Bearne y las Cortes de Navarra para su ayuda mutua frente al rey de Francia.

Cabe recordar que los desencuentros de Juan III y Catalina I con los monarcas franceses fueron constantes durante estos años. El rey de Francia apoyaba la causa de los Narbona, que se consideraban los legítimos depositarios de los derechos dinásticos de la casa de Foix, poniendo en cuestión los títulos de propiedad de Catalina I sobre los señoríos franceses e incluso sobre el trono de Navarra. Las tensiones entre el rey de Francia y los reyes de Navarra se intensificaron cuando en 1510 el Parlamento de Toulouse decretó la confiscación del señorío de Bearne.

La muestra permanece abierta en el Archivo Real y General de Navarra de lunes a viernes en horario de 9 a 15 horas.

Documento de mayo 2012

Más información en las noticias del portal de Navarra y en Navarra Archivos.

CONQUISTA DEL REINO DE NAVARRA: EN MARZO, EL DESTIERRO DEL CONDE DE LERÍN

Presentamos una nueva entrega de la actividad iniciada en enero por el Archivo Real y General de Navarra, titulada “El documento del mes”, que se enmarca en el programa de actos conmemorativos del Centenario de la Conquista de Navarra. Para marzo se ha seleccionado el Manifiesto a las Cortes de Navarra sobre el destierro del conde de Lerín (Puente la Reina, 6 de julio de 1507).

Además de este Manifiesto sobre la pacificación del reino, en la muestra se ha incluido como complemento el privilegio de concesión a Lerín del título de buena villa por sus servicios en la expulsión de la guarnición beaumontesa de su fortaleza, y el mandato regio comunicándolo al Consejo real que incluye las firmas autógrafas de Juan III y Catalina I.

Documento de marzo 2012

CONQUISTA DE NAVARRA: EN FEBRERO, EL TRATADO DE PAZ SUSCRITO POR LOS REYES CATÓLICOS Y LOS REYES DE NAVARRA EN 1494

1212, Batalla de las Navas de Tolosa - 1512, Conquista de NavarraContinuando con la iniciativa que se puso en marcha el pasado mes, que consiste en dar a conocer los documentos más relevantes de 1512, la Sala de Exposiciones del Archivo Real y General de Navarra acogerá durante el mes de febrero el Tratado de paz suscrito por los Reyes Católicos y los Reyes de Navarra en 1494.

Juan III y Catalina I de Navarra firmaron el acuerdo en Pamplona en el mes de enero, mientras que Fernando e Isabel de Castilla lo hicieron en abril de ese mismo año, en Medina del Campo. Esta última versión es la que ahora puede contemplarse en el Archivo de Navarra. El tratado de paz de Medina del Campo fue uno más de toda una serie de tratados que los Reyes de Navarra se vieron obligados a suscribir con los Reyes Católicos para garantizar la estabilidad del reino y como garantía de su neutralidad y fidelidad frente a enemigos exteriores. En esta ocasión se comprometían a impedir la entrada de tropas enemigas de Castilla en Navarra, en clara referencia a la amenaza francesa. A cambio, los Reyes Católicos declaraban a los monarcas navarros sus amigos, aliados y confederados y se obligaban a mantener la paz y a evitar cualquier daño contra el Reino de Navarra.

Además de este tratado, en la muestra correspondiente al mes de febrero podrá contemplarse también un documento del año 1500, el Manifiesto que presentó Juan III de Navarra a las Cortes del reino justificando su viaje a Sevilla, un viaje en el que tuvo la oportunidad de encontrarse con los Reyes Católicos y pactar nuevos convenios y alianzas en beneficio de la estabilidad interna de Navarra.

Para facilitar la lectura de estos documentos, los ciudadanos podrán consultar una detallada transcripción (Documento de febrero 2012).

La muestra está abierta en el Archivo Real y General de Navarra de lunes a viernes en horario de 9 a 15 horas.