Archivo

Posts Tagged ‘Exposiciones’

VILLAS Y JARDINES EN LA COSTA VASCA

A comienzos del siglo XX, la costa vascofrancesa atrajo a acaudalados veraneantes que edificaron sus mansiones al borde del Cantábrico. Estas villas establecieron una relación especial con el entorno en el que se ubicaron y permitieron a sus arquitectos recrearse en el diseño de grandes espacios interiores inspirados en las antiguas mansiones nobiliarias. Diseñadas en estilo neomorisco, Art déco o neovasco, estas villas surgieron expuestas a la mirada de los ciudadanos u ocultas en un marco más discreto, brindando un rico espectáculo arquitectónico y paisajístico de estilos y tonalidades variadas. Los distintos tipos de jardines (paisajista, formal, mixto) fueron el marco indispensable de estas villas a través de una naturaleza idealizada y paradisíaca.

Estos espacios son objeto de la exposición itinerante que estará en el Archivo de Navarra durante el mes de abril, titulada “Villas y Jardines en la Costa Vasca. 1900-1930”, organizada por los Archivos de los Pirineos Atlánticos.

La muestra se enmarca dentro de la relación de colaboración entre el Servicio de Archivos y Patrimonio Documental del Gobierno de Navarra y los Archives Départamentales des Pyrénées Atlantiques, con sede en Pau y subsede en Bayona; un vínculo que se inició en 2016 y que ha permitido el préstamo de documentos para exposiciones y la realización de encuentros e intercambios.

Villas y jardines de la costa vasca

Los Archives Départamentales des Pyrénées Atlantiques custodian en su sede de Bayona una rica documentación que ha permitido organizar, junto con la asociación Giltzarri, una exposición monográfica sobre los proyectos de obras de estos singulares espacios a lo largo de la costa vasca francesa durante el primer tercio del siglo XX. La muestra permite adentrarse en cuatro ejes temáticos: grandes mansiones de veraneo, urbanizaciones, villas y jardines urbanos y artes decorativas. Las diecisiete villas que han sido objeto de esta exposición se ubican entre Ciboure y Bayona y fueron diseñadas por los prestigiosos arquitectos Gomez, Godbarge o Siclis, con la valiosa colaboración de los paisajistas Gelos.

La exposición itinerante “Villas y jardines de la Costa Vasca. 1900-1930”, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de abril en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra.

Horarios de visita:

De lunes a viernes de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos de 11:00 h. a 14:00 h.

(Más información en el apartado de Noticias del Portal Web del Gobierno de Navarra)

 

SE PRORROGA LA EXPOSICIÓN SOBRE LA GUERRA CIVIL

Diarios del Frente

Diarios del Frente escritos por Ángel Martínez

Debido a la gran afluencia de público, y a importantes donaciones recibidas a lo largo de estos últimos meses, el Archivo Real y General de Navarra prorroga hasta el día 31 de marzo y amplía con 30 interesantes documentos su exposición “El rastro documental de una guerra. Documentos de la Guerra Civil en el Archivo de Navarra”.

Gracias a esta prórroga, todos los interesados tendrán una nueva oportunidad de visitar la exposición y de conocer de primera mano la contribución desinteresada de varios particulares que con sus entregas han enriquecido enormemente el legado documental que custodia el Archivo de Navarra sobre la Guerra Civil.

Exposición documental

La exposición se abrió al público el pasado 15 de septiembre y ya ha sido visitada por más de 6.000 personas. Durante estos meses se han celebrado talleres y conferencias y una audición musical en torno a la Guerra Civil en Navarra y se han mostrado documentos originales de gran contenido informativo que durante los últimos años habían sido objeto de tratamiento archivístico para facilitar su consulta. Unos documentos que proceden exclusivamente de los fondos propios del Archivo de Navarra y que transmiten el tipo de documentación que es posible consultar en la institución.

Con la idea de completar y complementar esta exposición, desde un comienzo se hizo un llamamiento a la ciudadanía invitándola a contribuir con la entrega de documentación de sus archivos particulares. Para ello, durante estos meses, ha permanecido instalada a la entrada de la exposición una vitrina vacía que trataba de reflejar ese rastro documental faltante, esencial para reconstruir la memoria histórica.

Al mismo tiempo, un buzón de sugerencias ha tratado de animar a particulares, propietarios de documentación, para que siguieran el ejemplo de otras muchas personas que, en los últimos años, habían donado generosamente sus documentos al Archivo de Navarra para ponerlos a disposición de toda la ciudadanía, contribuyendo con ello a la conservación de la memoria escrita del pasado.

Como consecuencia de esta invitación, el Archivo de Navarra ha recibido varios fondos documentales de diverso contenido y extensión. Se trata de documentación de gran interés, puesto que permite profundizar en las vivencias de quienes conocieron la Guerra Civil y la padecieron en primera persona. Una selección de la documentación contenida en estos fondos ha quedado expuesta en las tres primeras vitrinas de la exposición, situadas en el vestíbulo de entrada de la Sala de Exposiciones. En concreto se exponen documentos de los archivos personales de Natalio Cayuela, Mariano Ansó y Ángel Martínez, así como documentación recibida de forma anónima además de otra de carácter institucional recientemente localizada.

Archivo de Mariano Ansó

Mariano Ansó Zunzarren (Pamplona, 1889 – 1981), fue un abogado y político republicano, que llegó a ser alcalde de Pamplona por haber formado parte de la candidatura republicano-socialista que consiguió la mayoría en Pamplona en las elecciones de 1931. Posteriormente, obtuvo acta de diputado en las elecciones a Cortes Constituyentes de ese mismo año, circunstancia que hizo que presentara su dimisión como alcalde. En sus años como parlamentario estableció distintos vínculos con personalidades de la política española. En plena Guerra Civil, durante el primer gobierno de Juan Negrín, accedió a la subsecretaría del Ministerio de Justicia cuya cartera ostentaba el líder nacionalista navarro Manuel de Irujo. Tras la dimisión de Manuel de Irujo fue nombrado Ministro de Justicia en diciembre de 1937, cargo que ejerció hasta la crisis ministerial de 1938.

Al final de la guerra civil pasó a Francia, donde tuvo que enfrentarse a las difíciles circunstancias del régimen de Vichy y fue encarcelado varias veces. A pesar de ello, pudo pasar a Suiza y tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, a Londres, donde reanudó su colaboración con Negrín.

En 1945 se instaló en Biarritz, desde donde siguió colaborando con el Gobierno de la República en el exilio. En 1957, al año siguiente de la muerte de Negrín, tomó parte en la entrega de la documentación que conservaba el ex-presidente del Gobierno sobre el episodio del “oro de Moscú” a las autoridades franquistas, lo que facilitó su entrada en España. Una vez concluida la misión, salió de España ya no como exiliado, sino como residente en el extranjero, tras haber obtenido el pasaporte.

La documentación, que ha sido entregada por su hijo Amancio Ansó, se sitúa cronológicamente entre los años 50 y los 80 del siglo XX. El fondo está constituido por documentos de gran interés como su autobiografía, tanto manuscrita como mecanografiada, manuscritos de las obras teatrales escritas en su última época, algunos documentos personales y la correspondencia recibida. Quizá ésta sea la parte más significativa del fondo, teniendo en cuenta que Mariano Ansó, por su relevancia política, se carteó con importantes personalidades de la España del siglo XX como Juan Negrín, presidente del Gobierno de la II República española y con quien colaboró en el exilio, Antonio Buero Vallejo, dramaturgo, o Josep Tarradellas, primer presidente de la Generalitat de Cataluña de la época democrática.

Archivo de Natalio Cayuela

El abogado Natalio Cayuela (Barcelona, 1891 – Cadreita, 1936), secretario de Sala de la Audiencia Territorial de Pamplona, fue detenido poco después del golpe de estado y fusilado en Valcaldera, término de Cadreita, el 23 de agosto de 1936. De su trayectoria personal, además de su perfil profesional, cabe destacar su pertenencia a Acción Republicana de Navarra, que presidió desde diciembre de 1932, y posteriormente a Izquierda Republicana, cuyo comité local presidió en 1934. Ostentó numerosos cargos de gran arraigo en la ciudad, como la presidencia del Comité Local de la Cruz Roja (1933-1936) o la presidencia de la Comisión Taurina de la Casa de la Misericordia (1932-1934). Una de sus facetas más conocidas fue la de presidente del Club Atlético Osasuna en dos ocasiones, la primera desde junio de 1923 hasta comienzos del año siguiente y la segunda desde junio de 1928 hasta septiembre de 1935. Bajo su presidencia, se vivió el primer ascenso a segunda división del club navarro en la temporada 1931-32 y el primer ascenso de Osasuna a primera división en la temporada 1934-1935. También fue socio del Nuevo Casino de Pamplona.

Tras el fusilamiento de Natalio Cayuela, su documentación fue conservada por su viuda, Amparo Sandoval, y posteriormente por un sobrino-nieto de ambos. El fondo está formado por documentación relativa a sus diversas facetas profesionales y personales y contiene negativos y positivos fotográficos, correspondencia, sellos, carnés y piezas relativas a sus más diversas aficiones. Resulta de gran interés la documentación sobre su fusilamiento y entierro, y especialmente la solicitud de exhumación de sus restos de la fosa de Valcaldera, solicitud que tramitó su viuda Amparo Sandoval ante el Gobierno Civil. En 1940 consiguió la autorización para exhumar los restos de Natalio Cayuela y de su hermano Santiago Cayuela y trasladarlos al cementerio de Pamplona, donde fueron enterrados, en lo que puede considerarse como la primera exhumación de un fusilado de la que se tiene noticia en Navarra, autorizada y realizada nada más iniciada la posguerra.

Archivo de Ángel Martínez

Ángel Martínez Jiménez (Estella, 1904 – Pamplona, 1980) fue comerciante y juez de paz de Estella. Nacido en el seno de una familia carlista, desde joven se caracterizó por su ideología liberal y republicana. Inició estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid. El 17 de septiembre de 1936 se alistó como voluntario forzoso en el Regimiento de Infantería Galicia nº 19. Estuvo en el frente de Huesca desde el 3 de octubre de 1936 con el 2º Batallón de esa unidad, hasta que se licenció el 12 de mayo de 1939. El 1 de octubre de 1937 había ascendido a cabo furriel. Está enterrado en el panteón familiar de Estella.

La documentación, que ha sido donada por su sobrina, está formada por tres diarios manuscritos que relatan sus experiencias desde el mismo 18 de julio hasta la finalización de la guerra en 1939, además de un conjunto de fotografías que reflejan su paso por el frente.

Los nuevos documentos expuestos

Una selección de todos estos nuevos fondos documentales ha quedado instalada en la exposición que ahora se prorroga. Del fondo Natalio Cayuela se muestra su documentación de identidad, sellos e insignias personales, su carné de socio de Osasuna, su fotografía de boda, varios programas de fiestas de San Fermín que coleccionaba, así como documentación relativa a su enjuiciamiento por responsabilidades políticas y a la exhumación e inhumación de su cadáver en 1940. Del fondo Mariano Ansó se exponen varias monografías entre las que destaca su autobiografía “Yo fui ministro de Negrín” dedicada a su hijo Amancio, y correspondencia manuscrita recibida de Juan Negrín, Antonio Buero Vallejo o Claudio Sánchez Albornoz. Del fondo Ángel Martínez se exponen sus diarios y fotografías en el frente de guerra. Por último, también se exponen ejemplares de la revista falangista Vértice y un mapa del frente, que han sido entregados de forma anónima, y una selección de cartillas de racionamiento y de tarjetas de cabecera de cama de soldados hospitalizados recientemente localizados en dependencias del Hospital de Navarra.

Puede visitarse la exposición de lunes a viernes de 10 a 14 y de 17 a 20 h., los miércoles de 10 a 20 h., y los fines de semana y festivos en horario de 11 a 14 h. Los fines de semana se ofrecen visitas guiadas gratuitas, en castellano y euskera, a las 12:00 h., para las cuáles es necesario reservar plaza en el teléfono 848 42 46 67.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

EL RASTRO DOCUMENTAL DE UNA GUERRA

14 septiembre 2016 Deja un comentario

bando-de-diputacionEl Archivo Real y General de Navarra inaugura mañana jueves, 15 de septiembre, una exposición temporal en la que se muestran por primera vez documentos originales de la Guerra Civil en Navarra conservados en él. Con el título de “El rastro documental de una guerra. Documentos de la Guerra Civil en el Archivo de Navarra”, la exposición pretende dar a conocer la nueva documentación que se ha incorporado a sus fondos y que ha sido objeto de tratamiento archivístico en los últimos años.

Oficios mecanografiados, expedientes judiciales, periódicos de la época, fichas de combatientes, medallas, sellos filatélicos, restos de metralla y fotografías. Gracias a los documentos seleccionados para esta exposición, de tipologías variadas y con un fuerte contenido informativo y visual, el público podrá conocer qué tipo de documentación es posible consultar sobre la Guerra Civil en el Archivo Real y General de Navarra, así como qué tipo de información puede esperar encontrar en ella.

Archivo de referencia para la Guerra Civil

El Archivo de Navarra custodia en la actualidad el mayor y más importante conjunto de fondos documentales de la primera mitad del siglo XX. Gracias a ello, se ha convertido en el archivo de referencia para el estudio de la Guerra Civil en Navarra. De hecho, diariamente, en la Sala de Consulta se tramitan numerosas solicitudes de acceso a este tipo de documentación, que han aumentado considerablemente en los últimos años debido al interés creciente por el estudio de este episodio de nuestra historia.

Son varios los fondos que contienen documentación relativa a la Guerra Civil. Por un lado, fondos documentales administrativos como los de la Diputación Foral y Provincial de Navarra, la Junta Superior de Educación, la Sección Administrativa de Segunda Enseñanza o la Junta Central Carlista de Guerra. También existe documentación de órganos judiciales correspondientes a jurisdicciones especiales como la Comisión Provincial de Incautación de Bienes, el Juzgado Instructor Provincial de Responsabilidades Políticas de Pamplona, el Juzgado Instructor Provincial de Responsabilidades Políticas de San Sebastián, el Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas de Navarra y el Juzgado Especial de Responsabilidades Políticas. Así mismo, se custodia la documentación de órganos de la jurisdicción ordinaria de la Administración de Justicia como los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción, la Audiencia Provincial y la Audiencia Territorial de Pamplona. Por último destacan fondos personales como Rufino García Larrache o Félix Maiz.

Uno de los objetivos de la exposición es precisamente visibilizar los documentos más relevantes y representativos conservados en el Archivo sobre la Guerra Civil, documentos que han sido identificados, ordenados y catalogados por los técnicos a lo largo de los últimos años y que, en su mayor parte, se muestran al público por primera vez.

Así mismo, está destinada a dar a conocer a la ciudadanía tanto la existencia de este patrimonio documental en el Archivo de Navarra como de la posibilidad de acceder a su consulta.

Nuevos ingresos documentales

En los últimos años se han producido importantes transferencias de documentación que han permitido concentrar en un único centro archivístico el mayor conjunto documental existente en Navarra anterior a 1965.

La documentación contemporánea cuya titularidad corresponde a la Comunidad Foral de Navarra ingresó en 2004 bajo el conjunto documental denominado Fondo Diputación Foral y Provincial de Navarra, con motivo de la reapertura del Archivo en su actual sede del antiguo Palacio Real de Pamplona. Por su parte, la documentación contemporánea generada por la Administración Territorial del Estado y por la Administración Judicial ha ingresado en régimen de depósito en varias transferencias realizadas entre los años 1993 y 2015.

Las últimas proceden precisamente de la Administración Judicial. En concreto, entre 2012 y 2015 ingresó por transferencia desde el Archivo Judicial General de Pamplona, en condición de depósito, la documentación generada por distintos órganos judiciales con sede en Navarra durante los siglos XIX y XX, que se sumó a la que ya custodiaba el Archivo Real y General de Navarra desde 1998.

Actuaciones específicas sobre la documentación relativa a la Guerra Civil

Durante los años 2014 y 2015 se han abordado distintas tareas archivísticas sobre la documentación relacionada con la Guerra Civil que se muestra en la exposición. Como resultado de dichos trabajos, la situación actual de la documentación relativa a la Guerra Civil ha dado un vuelco por cuanto ha finalizado su organización y ordenación, se ha garantizado el acceso libre a los documentos a toda la ciudadanía y se han abierto nuevas vías de investigación a los investigadores.

fichas-de-combatientesEn concreto, en estos años los técnicos del Archivo de Navarra han descrito e identificado 1.538 sentencias del Tribunal Regional de Responsabilidades Políticas de Navarra, han descrito 6.035 listas de electores de Censos Electorales fechados entre 1897 y 1945, y han descrito 358 expedientes de depuración de maestros de la Junta Superior de Educación, 73 expedientes de depuración de funcionarios de la Diputación Foral y Provincial de Navarra y 40.791 fichas de combatientes navarros por el bando sublevado. Estos trabajos se suman a la identificación de 936 expedientes de responsabilidades políticas y de 1.168 expedientes de inscripción de defunción fuera de plazo que realizaron los técnicos del Archivo General Judicial de Pamplona antes de la transferencia de la documentación judicial al Archivo de Navarra.

Exposición documental

La exposición se ha preparado única y exclusivamente con fondos propios del Archivo de Navarra, es decir, con documentos, las fuentes primarias de conocimiento de los trágicos sucesos ocurridos hace ahora 80 años. Estos documentos han sido seleccionados para trasladar al público una imagen general, pero fiel, de qué tipo documentación puede consultar sobre la Guerra Civil en el Archivo de Navarra, así como de qué tipo de información puede esperar encontrar en ella.

La mayoría de los documentos expuestos tienen una gran potencialidad informativa sobre la Guerra Civil, y de hecho forman parte de series que son objeto de consulta habitual por parte de los investigadores. Pero también se han escogido determinados documentos que por su carácter de documento gráfico, por sus características formales o por su excepcionalidad, contribuyen a hacer más atractivo el recorrido visual por las distintas vitrinas.

Los documentos se distribuyen a lo largo de 17 vitrinas agrupadas en 9 ejes temáticos, que persigue mostrar el estallido, evolución y fin del conflicto a través de un desarrollo cronológico de fácil lectura narrativa. Se abordan temas como los años previos al estallido del conflicto, las diferentes ideologías en liza, la sublevación militar del 18 de julio, los combatientes, los frentes de guerra, la guerra en Navarra, la represión en la retaguardia, las víctimas y la finalización de la guerra.

Donaciones de archivos particulares

El Archivo de Navarra custodia un importante volumen documental, que en su mayoría es de de tipo institucional y de carácter oficial. Sin embargo, hay determinados aspectos de la Guerra Civil que no están representados dentro de este patrimonio documental, lo que dificulta el conocimiento completo de este período. Se trata de documentación ausente, desconocida, pero necesaria para reflejar, conocer y comprender multitud de aspectos de la Guerra Civil, especialmente todos aquellos vinculados con las vivencias de quienes la padecieron.

Por ese motivo, a la entrada de la exposición se ha instalado una vitrina vacía que trata de reflejar esa laguna documental, esencial para reconstruir nuestra memoria histórica. Al mismo tiempo se pretende animar a los particulares propietarios de documentación a seguir el ejemplo de otros muchos navarros que, en los últimos años, han procedido, en un gesto generoso, a donarla al Archivo de Navarra para ponerla a disposición de toda la ciudadanía contribuyendo a la conservación de la memoria escrita del pasado.

La exposición es de acceso libre y gratuito y estará abierta en la Sala de Exposiciones del Archivo Real y General de Navarra desde el 15 de marzo hasta el 8 de enero de 2017.

Horario de apertura:

Lunes a viernes: de 10 a 14 y de 17 a 19 horas

Miércoles: de 10 a 19 horas

Fines de semana y festivos: de 11 a 14 horas.

Los fines de semana se ha preparado un sistema de visitas guiadas gratuitas para grupos, en castellano y euskera, a las 12:00 h, para las cuáles será necesario reservar plaza en el teléfono 848 42 46 67. Asimismo se está organizando un ciclo de talleres documentales y conferencias que tendrá lugar a lo largo del mes de noviembre.

CALENDARIO DE ACTIVIDADES ABRIL-JUNIO

Actividades AGN abril-junio 2016A partir del mes de abril de este año, el Archivo Real y General de Navarra publicará cada trimestre en un folleto su programa de actividades culturales y formativas. En él se incluirá toda la información relativa a cuantos eventos, cursos, exposiciones, talleres y conferencias esté previsto que tengan lugar dentro del plan de actividades de difusión elaborado por el archivo: fechas, horarios, modo de inscripción o de reserva de plaza para participar, etc. No obstante, desde este blog continuaremos informando puntualmente acerca de cada actividad en particular conforme se vaya acercando su fecha de realización.

Actividades AGN abril-junio 2016

1516, EL OCASO DE LOS REYES

Cuaderno de agravios de las Cortes de Navarra, 1515

Cuaderno de agravios de las Cortes de Navarra, 1515

El Archivo Real y General de Navarra inauguró ayer, 2 de marzo, su primera exposición temporal del año, dedicada a los acontecimientos ocurridos en el reino de Navarra en 1516.

500 años después y bajo el título “El Ocaso de los Reyes. 1516”, se recuerdan la muerte de los reyes Fernando el Católico, Juan III de Albret y Catalina I de Foix, el segundo intento de recuperación del reino por parte de Juan III de Albret, el derribo de las fortalezas decretado por Cisneros y la construcción de las nuevas fortificaciones.

Los testamentos originales de los monarcas

1516 fue el año en el que murieron los monarcas que habían protagonizado los acontecimientos vinculados a la conquista del reino de Navarra: Fernando el Católico falleció el 23 de enero de 1516, mientras que los reyes navarros, Juan III y Catalina I, lo hicieron el 17 de junio de 1516 y el 12 de febrero de 1517, respectivamente.

Con el fin de ilustrar estas defunciones, el Archivo de Navarra ha recibido en préstamo para esta exposición los testamentos originales otorgados por los monarcas. Desde Francia, los Archives Départamentales des Pyrénées-Atlantiques, con sede en Pau, han prestado los testamentos de Catalina I y de Juan III, el primero de ellos otorgado en Pamplona el 25 de junio de 1504 y el segundo en Monein (Bearne) el 16 de junio de 1516. Por su parte, el Archivo General de Simancas ha prestado las imágenes correspondientes al testamento de Fernando el Católico, otorgado en Madrigalejo la víspera de su muerte, el 22 de enero de 1516, y en el que declaró como herederos del reino de Navarra a su hija, Juana de Castilla, y a su nieto, Carlos de Habsburgo.

Excepto los testamentos mencionados, el resto de documentos expuestos procede del propio Archivo Real y General de Navarra. Un total de 40 documentos de los fondos “Reino” y “Cámara de Comptos”, a los que se une el fondo “Juan Rena”, que ha sido objeto de importantes trabajos de organización y catalogación en los últimos años y cuyos documentos completan la exposición.

El segundo intento de recuperación

La muerte de Fernando el Católico, el 23 de enero de 1516, abrió un período de incertidumbre en todos sus reinos. En el caso de Navarra, los reyes Juan III y Catalina I aprovecharon una ocasión irrepetible para intentar recuperar sus dominios organizando una incursión armada. Así, a mediados de marzo, un pequeño ejército formado por bearneses y navarros y capitaneado por Juan III y el mariscal Pedro de Navarra partió desde Bearne rumbo a Navarra.

Para entonces, las autoridades del reino ya habían organizado una operativa resistencia y dispuesto un ejército con efectivos castellanos y navarros que desbarató la ofensiva militar. Precisamente, algunos de los documentos expuestos en la muestra recogen información detallada de los efectivos que integraron estas tropas y de los pagos que recibieron por hacer frente a la incursión armada de Juan III de Albret.

Las fortalezas navarras

Como consecuencia del ataque, el cardenal Cisneros decretó la destrucción de determinadas fortificaciones del reino. Los derribos afectaron especialmente a los recintos amurallados de determinadas localidades navarras, como Sangüesa, Tudela, Olite, Tafalla, Estella, Falces, Peralta y Azagra, o de torres de linaje como la de los señores de Javier. Los documentos expuestos recogen minuciosamente los pagos realizados a todos los trabajadores que tomaron parte en estos derribos y que se llevaron a cabo principalmente durante el mes de mayo.

El derribo de las fortalezas tuvo su contrapunto en el importante esfuerzo constructivo impulsado por las autoridades castellanas, que dotaron al reino de Navarra de un sistema defensivo moderno y acorde a las nuevas necesidades. En este caso, la selección documental expuesta refleja los incesantes trabajos abordados en la fortificación de Pamplona con su castillo de Santiago, y en la creación de un cinturón defensivo capaz de contener los ataques exteriores con la fortificación de plazas como Amaiur, Château-Pignon, San Juan de Pie de Puerto y Lumbier.

Otros protagonistas

La exposición no ha querido olvidar otra mirada: la de los navarros que tuvieron que soportar las consecuencias de la guerra y cuyas vidas quedaron condicionadas por aquellos acontecimientos. Por ese motivo se han incorporado documentos, como recuentos coetáneos de población, relaciones nobiliarias o testimonios de las indemnizaciones que abonaron las autoridades para resarcir a muchos vecinos de los daños ocasionados por la guerra, por los movimientos de tropas y por la construcción de las fortalezas.

También se ha querido destacar a los personajes nobiliarios más sobresalientes del momento. Por un lado a Luis de Beaumont, conde de Lerín y condestable de Navarra, principal aliado de Fernando el Católico, del que se exponen dos magníficos documentos en pergamino con sello pendiente, uno de ellos su propio testamento. Y por otro lado a Pedro de Navarra, mariscal del reino y fiel a Juan III y a Catalina I, que precisamente fue hecho prisionero en la campaña de 1516 y encerrado en el castillo de Atienza y posteriormente en el de Simancas hasta su fallecimiento en 1522. Para recordarle la exposición ha reunido un notable conjunto de piezas arqueológicas, inéditas hasta la fecha, procedentes de las excavaciones realizadas por el Gobierno de Navarra en 2010 en la iglesia de San Pedro de la Rúa de Estella. En concreto, se han habilitado dos vitrinas que albergan una espada del siglo XVIII y diversos objetos del siglo XVI hallados en la Cripta de los Mariscales de San Pedro de la Rúa en la que descansan los restos de Pedro de Navarra y de todo su linaje.

La exposición “El Ocaso de los Reyes. 1516” es de acceso libre y gratuito y estará abierta en la Sala de Exposiciones del Archivo Real y General de Navarra desde el 2 de marzo hasta el 30 de junio de 2016.

Horario de apertura:

lunes a viernes: de 10 a 14 y de 17 a 19 horas

fines de semana y festivos: de 11 a 14 horas.

Los fines de semana se ha preparado un sistema de visitas guiadas gratuitas para grupos, en castellano y euskera, a las 12:00 h, previa reserva de plaza en el teléfono 848 42 46 67. Asimismo se está organizando un ciclo de talleres documentales y otro de conferencias que tendrán lugar en los meses de mayo y junio, respectivamente.

(Noticia del portal web del Gobierno de Navarra)

75º ANIVERSARIO DE LA INSTITUCIÓN PRÍNCIPE DE VIANA

Sello de la Institución Príncipe de Viana

Dos exposiciones conmemorarán a lo largo de este año el 75º aniversario de la Institución Príncipe de Viana, creada en 1940 por la Diputación Foral de Navarra para la gestión de la cultura en Navarra: una de ellas, titulada “La cultura, identidad de Navarra”, tiene un carácter itinerante y recorrerá las casas y hogares navarros de España, así como varias casas de cultura de la Comunidad Foral, después de permanecer en el Archivo Real y General de Navarra hasta el 30 de marzo; la otra, que lleva por título “La Institución Príncipe de Viana, 75 años de Cultura”, se exhibirá de forma permanente en la sala de exposiciones del Archivo Real y General de Navarra hasta finales de septiembre. Ambas se pueden visitar de lunes a viernes, de 8.30 a 14.30 horas.

La Institución Príncipe de Viana fue creada con los objetivos de restaurar, mantener y custodiar el patrimonio artístico navarro; impulsar la investigación de la historia de Navarra, su derecho, costumbres, etc., y divulgar la cultura mediante publicaciones, bibliotecas, archivos, museos y diversas actividades culturales.

Tomó el nombre del título Principado de Viana, creado en 1423 por el rey navarro Carlos III el Noble a favor de su nieto, Carlos de Trastámara y Evreux (1421-1461), considerado como una personalidad destacada de la historia cultural de Navarra.

Más información en Navarra.es

 

650 ANIVERSARIO DE LA CÁMARA DE COMPTOS (1365-2015)

Documentos ComptosCon motivo de la conmemoración de los 650 años de la reforma de la Cámara de Comptos, hecho que se produjo en 1365 durante el reinado de Carlos II, el Departamento de Cultura, Turismo y Relaciones Institucionales del Gobierno de Navarra ha organizado una muestra en el Archivo Real y General de Navarra.

La Cámara de Comptos fue el organismo encargado de fiscalizar las finanzas del reino de Navarra. Previamente a su creación ya existía una administración fiscal perfectamente establecida dirigida por el tesorero real, que contaba con recibidores y “oidores de contos”. Pero fue un 18 de febrero de 1365, hace ahora 650 años, cuando Carlos II de Navarra promulgó las ordenanzas que permitieron reorganizar la Cámara de Comptos como tribunal de fiscalización de las cuentas del reino. Mediante esa ordenanza se nombró a personal específico, formado por cuatro maestros oidores y notarios. En la ordenanza quedaron perfectamente delimitadas sus atribuciones fiscalizadoras, consistentes en el examen de las cuentas presentadas por los recibidores y por el tesorero real.

El fondo documental Cámara de Comptos forma uno de los conjuntos más antiguos y preciados de cuantos custodia el Archivo Real y General de Navarra. Entre los documentos que lo integran destacan los documentos de la casa real de Navarra, además de los estrictamente fiscales, y reflejan una trayectoria histórica que se inicia en el siglo XII y finaliza en 1836, año de supresión de dicha institución.

En la muestra podrán contemplarse cuatro significativos documentos procedentes de la antigua Cámara de Comptos, todos ellos datados en el siglo XIV, escritos en pergamino con la característica letra gótica de la época:

  • Las Ordenanzas de Carlos II reorganizando la Cámara de Comptos, promulgadas en Pamplona un 18 de febrero de 1365.
  • Dos registros de cuentas de la Tesorería real, de 1386 y 1396, caracterizados por la ornamentación de sus letras capitulares.
  • Un rolde de 1328 que describía el estado y contenido de los archivos reales.

La muestra podrá contemplarse durante el mes de febrero, de lunes a viernes, en horario de 9:00 a 15:00 horas.