Archivo

Posts Tagged ‘Donaciones’

DONACIÓN DEL FONDO MANUEL TURRILLAS

La consejera Ana Herrera, con José Luis Turrilas (dcha). Les acompaña el director del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental, Joaquim Llansó. En primer plano, parte del Fondo del Maestro Turrillas.

Hoy lunes, día 3 de julio de 2017, la consejera de Cultura, Deporte y Juventud, Ana Herrera, presenta la donación del fondo musical de “Manuel Turrillas” al Archivo de Navarra. El acto tendrá lugar a las 11:00 h. en la tercera planta del Archivo Real y General de Navarra. Intervendrán, además de la consejera, Joaquim Llansó, director del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental,  y José Luis Turrillas, hijo de Manuel Turrillas. El fondo musical del maestro Turrillas contiene la mayor parte de su obra musical compuesta a lo largo de su vida. El material ha sido entregado por sus hijos Mª Dolores, José Luis, Mª Ángeles, Juana Mª, Mª Luisa y Mª Concepción Turrillas Roldán.

El maestro Turrillas

Manuel Turrillas Ezcurra (Barásoain, 1-1-1905 – Pamplona, 20-10-1997), el “maestro Turrillas”, fue uno de los compositores más conocidos de música popular y música para banda del siglo XX en Navarra. Nacido en la localidad de Barasoain, en 1927 se trasladó junto con su familia a vivir a Pamplona. Allí desarrolló distintos trabajos, principalmente con la Sociedad de Labradores –posterior Cooperativa San Isidro– primero temporalmente, desde 1938 como empleado fijo y finalmente como secretario hasta 1964, año en el que cerró dicha cooperativa y comenzó a trabajar para Casa Teré hasta su jubilación en 1975.

En el ámbito de la música, Manuel Turrillas realizó sus primeros arreglos con 11 años y sus primeras composiciones con 14 años, aunque no se han conservado. En 1928 ingresó como educando en la banda de música La Pamplonesa, tras lo cual estudió armonía y composición en la Escuela Municipal de Música de Pamplona con los profesores Eleuterio y José María Munárriz. En 1943 obtuvo la plaza de clarinetista 1.º en La Pamplonesa, banda a la que continuó vinculado hasta su jubilación de la misma en 1978. Sus composiciones de pasacalles para peñas y de himnos para asociaciones y melodías de corte regional comenzaron en 1932 y se intensificaron a partir de la década de 1950. Desde 1940 y durante varias décadas, además, actuó como acordeonista, saxofonista e incluso violinista en salas de fiesta y pueblos.

La dedicación de Manuel Turrillas a la composición de este tipo de música le procuró un éxito notable entre la población navarra, que derivó en los numerosos homenajes y reconocimientos recibidos en los últimos años de su vida. Barasoain, su localidad natal, le nombró Hijo Predilecto en 1983 y en 1998 erigió un monumento en su memoria en la plaza que lleva su nombre. La banda de música La Pamplonesa le nombró Socio de Honor en 1994. En 1992 recibió el “Gallico de Oro” de la Sociedad Napardi y en 1997 el Ayuntamiento de Pamplona le concedió la Medalla de Oro de la ciudad, poco antes de su fallecimiento, y con posterioridad le dedicó una plaza en el barrio de Azpilagaña.

Su obra musical

El material entregado en donación, fruto de la actividad de Manuel Turrillas durante toda una vida, abarca más de sesenta años de producción musical y está formado por 294 canciones y 385 jotas, además de 657 trabajos de muy diverso tipo. También se incluyen en la donación 39 discos de vinilo de 45 rpm, 60 discos de vinilo de 33 rpm, 43 discos CD y 123 cintas de casete.

Gracias a las investigaciones realizadas por su hijo José Luis Turrillas, se sabe que Manuel Turrillas realizó sus primeras composiciones musicales a edad temprana y que desde muy joven creó obras para diversas asociaciones. Así, en 1932 compuso el primer pasacalles para la peña La Veleta “Aquí … La Veleta”, en el que fusionó los ritmos de la biribilketa de la Montaña y de la jota de la Ribera. En la década de 1940 compuso los himnos de numerosas peñas, grupos deportivos y sociedades que fueron surgiendo en Pamplona por aquellos años. En 1943, tras aprobar la oposición de clarinetista 1.º en La Pamplonesa, comenzó a componer melodías para banda con el fin de dotar a dicha formación de un repertorio específico para las fiestas de San Fermín. Una de sus primeras piezas para banda, “¡Ése es Marín!” data de 1946, un pasodoble dedicado a los toreros navarros Isidro y Julián Marín.

El éxito de sus composiciones en el ámbito de la música de corte regional y festiva llegó en los años 1950, con títulos como “Hidalguía y nobleza”, “Copla navarra”, “Aires navarros”, “Muthiko Alaiak/Navarrerías”, “Joshe Miguel”, “Oberena”, “Irrintzi de Iruña”, “Navarra canta”, “Pamplona, perla del Norte”, “Pamplonica valiente/La Jarana”, “Aquí… Radio Falces”, “Soy riberana”, “Ya vienen Los Revoltosos”, “Anaitasuna”, “Alegres pamplonicas”, “Armonía Chantreana”, “Bullicio Pamplonés”, “¡Aúpa Osasuna”, “Graciosa y morena”, “¡Qué bien bailas!”, “Bardenera”, “Aldapa”, “Arga y Aragón”, “Muthiko Txikiak”…

Durante esos años también trabajó la música ligera de la época como el mambo, fox, bolero, pasodoble, cha-cha-chá, tango, vals, cumbia, con títulos como “Ilusiones”, “Luseros”, “Yo soñé”, “Cuando el amor”, “Brasil, te quiero”, “Era un valiente”, “Perdón, madre mía”, “Amores de marinero”, “Soy un caminante”. En la última etapa de su vida, tras su jubilación, realizó numerosos trabajos de instrumentación y arreglos para bandas de música, grupos folclóricos, orquestinas, solistas músicos y vocales.

Las grabaciones de sus composiciones comenzaron a prodigarse en los años 1950. De esos primeros registros es destacable el disco editado en 1957 por Columbia que incluyó sus pasacalles “Oberena” y “Navarrerías (Muthiko Alaiak), entre otras canciones, interpretadas por la primera formación del grupo pamplonés “Los Iruña’ko”.

El archivo musical de Manuel Turrillas Ezcurra, “el maestro Turrillas”, ha pasado a constituir un nuevo fondo documental en el Archivo Real y General de Navarra, institución que lo custodiará de ahora en adelante, en el ámbito del proyecto Archivo de la Música y de las Artes Escénicas de Navarra. La donación tiene como fin contribuir a la conservación del Patrimonio Documental de Navarra, promover su difusión e incentivar la investigación, de manera que se procederá al tratamiento archivístico del fondo para ponerlo a disposición de todos los ciudadanos. En la actualidad, personal técnico del Archivo Real y General de Navarra está trabajando en esta misma línea con otros fondos ya custodiados de compositores navarros como Jesús García Leoz o Emilio Arrieta.

SE PRORROGA LA EXPOSICIÓN SOBRE LA GUERRA CIVIL

Diarios del Frente

Diarios del Frente escritos por Ángel Martínez

Debido a la gran afluencia de público, y a importantes donaciones recibidas a lo largo de estos últimos meses, el Archivo Real y General de Navarra prorroga hasta el día 31 de marzo y amplía con 30 interesantes documentos su exposición “El rastro documental de una guerra. Documentos de la Guerra Civil en el Archivo de Navarra”.

Gracias a esta prórroga, todos los interesados tendrán una nueva oportunidad de visitar la exposición y de conocer de primera mano la contribución desinteresada de varios particulares que con sus entregas han enriquecido enormemente el legado documental que custodia el Archivo de Navarra sobre la Guerra Civil.

Exposición documental

La exposición se abrió al público el pasado 15 de septiembre y ya ha sido visitada por más de 6.000 personas. Durante estos meses se han celebrado talleres y conferencias y una audición musical en torno a la Guerra Civil en Navarra y se han mostrado documentos originales de gran contenido informativo que durante los últimos años habían sido objeto de tratamiento archivístico para facilitar su consulta. Unos documentos que proceden exclusivamente de los fondos propios del Archivo de Navarra y que transmiten el tipo de documentación que es posible consultar en la institución.

Con la idea de completar y complementar esta exposición, desde un comienzo se hizo un llamamiento a la ciudadanía invitándola a contribuir con la entrega de documentación de sus archivos particulares. Para ello, durante estos meses, ha permanecido instalada a la entrada de la exposición una vitrina vacía que trataba de reflejar ese rastro documental faltante, esencial para reconstruir la memoria histórica.

Al mismo tiempo, un buzón de sugerencias ha tratado de animar a particulares, propietarios de documentación, para que siguieran el ejemplo de otras muchas personas que, en los últimos años, habían donado generosamente sus documentos al Archivo de Navarra para ponerlos a disposición de toda la ciudadanía, contribuyendo con ello a la conservación de la memoria escrita del pasado.

Como consecuencia de esta invitación, el Archivo de Navarra ha recibido varios fondos documentales de diverso contenido y extensión. Se trata de documentación de gran interés, puesto que permite profundizar en las vivencias de quienes conocieron la Guerra Civil y la padecieron en primera persona. Una selección de la documentación contenida en estos fondos ha quedado expuesta en las tres primeras vitrinas de la exposición, situadas en el vestíbulo de entrada de la Sala de Exposiciones. En concreto se exponen documentos de los archivos personales de Natalio Cayuela, Mariano Ansó y Ángel Martínez, así como documentación recibida de forma anónima además de otra de carácter institucional recientemente localizada.

Archivo de Mariano Ansó

Mariano Ansó Zunzarren (Pamplona, 1889 – 1981), fue un abogado y político republicano, que llegó a ser alcalde de Pamplona por haber formado parte de la candidatura republicano-socialista que consiguió la mayoría en Pamplona en las elecciones de 1931. Posteriormente, obtuvo acta de diputado en las elecciones a Cortes Constituyentes de ese mismo año, circunstancia que hizo que presentara su dimisión como alcalde. En sus años como parlamentario estableció distintos vínculos con personalidades de la política española. En plena Guerra Civil, durante el primer gobierno de Juan Negrín, accedió a la subsecretaría del Ministerio de Justicia cuya cartera ostentaba el líder nacionalista navarro Manuel de Irujo. Tras la dimisión de Manuel de Irujo fue nombrado Ministro de Justicia en diciembre de 1937, cargo que ejerció hasta la crisis ministerial de 1938.

Al final de la guerra civil pasó a Francia, donde tuvo que enfrentarse a las difíciles circunstancias del régimen de Vichy y fue encarcelado varias veces. A pesar de ello, pudo pasar a Suiza y tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, a Londres, donde reanudó su colaboración con Negrín.

En 1945 se instaló en Biarritz, desde donde siguió colaborando con el Gobierno de la República en el exilio. En 1957, al año siguiente de la muerte de Negrín, tomó parte en la entrega de la documentación que conservaba el ex-presidente del Gobierno sobre el episodio del “oro de Moscú” a las autoridades franquistas, lo que facilitó su entrada en España. Una vez concluida la misión, salió de España ya no como exiliado, sino como residente en el extranjero, tras haber obtenido el pasaporte.

La documentación, que ha sido entregada por su hijo Amancio Ansó, se sitúa cronológicamente entre los años 50 y los 80 del siglo XX. El fondo está constituido por documentos de gran interés como su autobiografía, tanto manuscrita como mecanografiada, manuscritos de las obras teatrales escritas en su última época, algunos documentos personales y la correspondencia recibida. Quizá ésta sea la parte más significativa del fondo, teniendo en cuenta que Mariano Ansó, por su relevancia política, se carteó con importantes personalidades de la España del siglo XX como Juan Negrín, presidente del Gobierno de la II República española y con quien colaboró en el exilio, Antonio Buero Vallejo, dramaturgo, o Josep Tarradellas, primer presidente de la Generalitat de Cataluña de la época democrática.

Archivo de Natalio Cayuela

El abogado Natalio Cayuela (Barcelona, 1891 – Cadreita, 1936), secretario de Sala de la Audiencia Territorial de Pamplona, fue detenido poco después del golpe de estado y fusilado en Valcaldera, término de Cadreita, el 23 de agosto de 1936. De su trayectoria personal, además de su perfil profesional, cabe destacar su pertenencia a Acción Republicana de Navarra, que presidió desde diciembre de 1932, y posteriormente a Izquierda Republicana, cuyo comité local presidió en 1934. Ostentó numerosos cargos de gran arraigo en la ciudad, como la presidencia del Comité Local de la Cruz Roja (1933-1936) o la presidencia de la Comisión Taurina de la Casa de la Misericordia (1932-1934). Una de sus facetas más conocidas fue la de presidente del Club Atlético Osasuna en dos ocasiones, la primera desde junio de 1923 hasta comienzos del año siguiente y la segunda desde junio de 1928 hasta septiembre de 1935. Bajo su presidencia, se vivió el primer ascenso a segunda división del club navarro en la temporada 1931-32 y el primer ascenso de Osasuna a primera división en la temporada 1934-1935. También fue socio del Nuevo Casino de Pamplona.

Tras el fusilamiento de Natalio Cayuela, su documentación fue conservada por su viuda, Amparo Sandoval, y posteriormente por un sobrino-nieto de ambos. El fondo está formado por documentación relativa a sus diversas facetas profesionales y personales y contiene negativos y positivos fotográficos, correspondencia, sellos, carnés y piezas relativas a sus más diversas aficiones. Resulta de gran interés la documentación sobre su fusilamiento y entierro, y especialmente la solicitud de exhumación de sus restos de la fosa de Valcaldera, solicitud que tramitó su viuda Amparo Sandoval ante el Gobierno Civil. En 1940 consiguió la autorización para exhumar los restos de Natalio Cayuela y de su hermano Santiago Cayuela y trasladarlos al cementerio de Pamplona, donde fueron enterrados, en lo que puede considerarse como la primera exhumación de un fusilado de la que se tiene noticia en Navarra, autorizada y realizada nada más iniciada la posguerra.

Archivo de Ángel Martínez

Ángel Martínez Jiménez (Estella, 1904 – Pamplona, 1980) fue comerciante y juez de paz de Estella. Nacido en el seno de una familia carlista, desde joven se caracterizó por su ideología liberal y republicana. Inició estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid. El 17 de septiembre de 1936 se alistó como voluntario forzoso en el Regimiento de Infantería Galicia nº 19. Estuvo en el frente de Huesca desde el 3 de octubre de 1936 con el 2º Batallón de esa unidad, hasta que se licenció el 12 de mayo de 1939. El 1 de octubre de 1937 había ascendido a cabo furriel. Está enterrado en el panteón familiar de Estella.

La documentación, que ha sido donada por su sobrina, está formada por tres diarios manuscritos que relatan sus experiencias desde el mismo 18 de julio hasta la finalización de la guerra en 1939, además de un conjunto de fotografías que reflejan su paso por el frente.

Los nuevos documentos expuestos

Una selección de todos estos nuevos fondos documentales ha quedado instalada en la exposición que ahora se prorroga. Del fondo Natalio Cayuela se muestra su documentación de identidad, sellos e insignias personales, su carné de socio de Osasuna, su fotografía de boda, varios programas de fiestas de San Fermín que coleccionaba, así como documentación relativa a su enjuiciamiento por responsabilidades políticas y a la exhumación e inhumación de su cadáver en 1940. Del fondo Mariano Ansó se exponen varias monografías entre las que destaca su autobiografía “Yo fui ministro de Negrín” dedicada a su hijo Amancio, y correspondencia manuscrita recibida de Juan Negrín, Antonio Buero Vallejo o Claudio Sánchez Albornoz. Del fondo Ángel Martínez se exponen sus diarios y fotografías en el frente de guerra. Por último, también se exponen ejemplares de la revista falangista Vértice y un mapa del frente, que han sido entregados de forma anónima, y una selección de cartillas de racionamiento y de tarjetas de cabecera de cama de soldados hospitalizados recientemente localizados en dependencias del Hospital de Navarra.

Puede visitarse la exposición de lunes a viernes de 10 a 14 y de 17 a 20 h., los miércoles de 10 a 20 h., y los fines de semana y festivos en horario de 11 a 14 h. Los fines de semana se ofrecen visitas guiadas gratuitas, en castellano y euskera, a las 12:00 h., para las cuáles es necesario reservar plaza en el teléfono 848 42 46 67.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

DONACIÓN DEL FONDO FOTOGRÁFICO DOMENCH-AZPILICUETA

Donación Fondo Fotográfico Domench-AzpilicuetaEl Archivo Real y General de Navarra ha recibido en donación un valioso conjunto formado por 90.000 diapositivas de José María Domench y Luis Azpilicueta. Se trata de fotografías realizadas por ambos autores a lo largo de su carrera profesional en el mundo editorial, entre los años 1975 y 2010, y que están dedicadas a una temática muy amplia, en su mayoría con relación a Navarra, sobre localidades, arte, naturaleza, gastronomía, artesanía, folklore y festividades.

José María Domench García (Villava, 20 de julio de 1948) y Luis Azpilicueta Sola (Pamplona, 31 de agosto de 1944) iniciaron su actividad profesional en el año 1968 en la editorial Salvat. En 1989 se desvincularon de dicha editorial e iniciaron su carrera en común, fundando ese mismo año Sahats Servicios Editoriales, para la edición de libros y folletos, y en 2000 crearon Arrako Ediciones, dedicada  a la edición de guías e itinerarios turísticos.

En su carrera profesional destacan sus colaboraciones con multitud de editoriales, como Anaya Touring, Everest, El País Aguilar o Santillana. También realizaron proyectos en colaboración con los periódicos Navarra Hoy, Diario de Noticias y muy especialmente con Diario de Navarra. También son muy conocidos sus trabajos para la Caja de Ahorros de Navarra, para la editorial Etor-Ostoa y para diversas publicaciones del Gobierno de Navarra. La gran mayoría de ellas están disponibles para su consulta en la biblioteca del archivo.

El conjunto fotográfico ha pasado a constituir un nuevo fondo documental en el Archivo Real y General de Navarra, institución que lo custodiará de ahora en adelante. La donación tiene como fin contribuir a la conservación del patrimonio documental de Navarra, promover su difusión e incentivar la investigación, de manera que se procederá al tratamiento archivístico del fondo para ponerlo a disposición de todos los ciudadanos. Para ello se iniciará un proyecto de digitalización del fondo fotográfico en sus dependencias con objeto de generar copias de consulta de alta calidad.

(Más información en el apartado de Noticias del Portal de Navarra)

BOLETINES DE NOVEDADES

2 noviembre 2015 2 comentarios

Sobrepiso bibliotecaPresentamos una nueva entrega de boletines de novedades y de sumarios, preparados por la biblioteca durante el  mes de octubre. Como veréis en el boletín de novedades, inauguramos una nueva sección, la correspondiente a la progresiva incorporación a nuestra colección de la Biblioteca Paul Arzak. En junio de 2014 ya anunciamos que el Archivo Real y General de Navarra había recibido la donación de la biblioteca particular del donostiarra Juan Ignacio Paul Arzak, vecino de Zubieta e investigador vinculado al Centro de Estudios Bidasoa. La Biblioteca está formada por más de 1.600 ejemplares, que hemos empezado a incorporar en este último mes al catálogo de la biblioteca, para que estén a disposición del público a la mayor brevedad posible.

Novedades octubre 2015

Boletín sumarios 2015-10

DONACIÓN DE PARTE DEL ARCHIVO DEL MARQUÉS DE SANTA MARÍA DEL VILLAR

Trilla en Etxarri-Aranatz

Trilla en Etxarri-Aranatz

El Gobierno de Navarra ha recibido la donación de parte del archivo de Diego Quiroga y Losada, marqués de Santa María del Villar (Madrid, 1880 – San Sebastián, 1976). El conjunto documental, que ha sido donado por Javier Miranda y Quiroga, sobrino de Diego Quiroga y Losada, está formado por fotografías, documentación, correspondencia y objetos relativos a la trayectoria de su tío como fotógrafo. La documentación donada se ha incorporado al fondo ya existente en el Archivo Real y General de Navarra, denominado “Diego Quiroga y Losada”, que de esta forma se completa en su composición, en beneficio de los interesados en profundizar en la trayectoria de uno de los fotógrafos españoles más prestigiosos de su momento.

El marqués de Santa María del Villar, doctor en Derecho desde 1911, se dedicó desde la década de 1920 al fomento del turismo español a través de la fotografía. Tras la Guerra Civil, en 1939 y hasta su jubilación en 1960 fue contratado por la Dirección General de Regiones Devastadas con el cometido de fotografiar las consecuencias de la guerra en el país y las labores de restauración y acondicionamiento de infraestructuras. Publicó infinidad de artículos y fotografías en los periódicos y revistas de mayor tirada y organizó numerosas exposiciones. La Sociedad Fotográfica de Guipúzcoa le nombró socio fundador y presidente honorario y recibió numerosos homenajes públicos por su labor en la divulgación de las riquezas del país.

El Gobierno de Navarra posee desde el año 2000 la parte más importante de este archivo, que está formado por más de 14.000 fotografías en diversos procedimientos y formatos, como negativos, positivos y placas de vidrio. Las fotografías, datadas entre 1920 y 1970, reflejan diversos aspectos de numerosas regiones españolas entre las que destaca Navarra, con imágenes relativas a su patrimonio cultural, paisajes y etnografía.

(Noticia publicada en el portal del Gobierno de Navarra)

DONACIÓN DE LA REAL ASOCIACIÓN DE HIDALGOS DE ESPAÑA

Libro pleitos hidalguíaLa Real Asociación de Hidalgos de España ha entregado a la directora general de Cultura del Gobierno de Navarra, Ana Zabalegui, para la biblioteca del Archivo Real y General de Navarra, un lote formado por doce volúmenes correspondientes a sus más recientes publicaciones sobre los pleitos de hidalguía conservados en varios archivos españoles.

Esta Asociación, que agrupa a nobles de diversos linajes españoles, tiene entre sus fines el conocimiento de la historia de la nobleza en España, labor que realiza a través de su fundación Instituto Español de Estudios Nobiliarios. En los últimos años, el Instituto ha coordinado un proyecto de investigación sobre el conjunto de las fuentes documentales de la nobleza disponibles en archivos históricos judiciales del país, como la Real Chancillería de Valladolid, Real Chancillería de Granada o la Real Audiencia de Aragón.En el año 2012 el Gobierno de Navarra firmó un convenio de colaboración con la Real Asociación de Hidalgos para acceder a la información nobiliaria, genealógica y heráldica custodiada en el Archivo Real y General de Navarra. A lo largo de estos dos últimos años, el equipo de técnicos encargado de esta labor ha realizado una base de datos con la información recogida en los procesos judiciales del siglo XVI conservados en los antiguos Tribunales Reales de Navarra, que se publicará en breve.

Los materiales entregados ya están disponibles en la Biblioteca del Archivo Real y General de Navarra para la consulta de las personas interesadas.

(Noticia publicada en el portal web del Gobierno de Navarra)

DONACIÓN DE LA BIBLIOTECA DE PAUL ARZAK

Sobrepiso bibliotecaEl Archivo Real y General de Navarra ha recibido la donación de la biblioteca particular del donostiarra Juan Ignacio Paul Arzak, vecino de Zubieta e investigador vinculado al Centro de Estudios Bidasoa. La Biblioteca está formada por más de 1.600 ejemplares, producto de su labor de investigación durante las últimas décadas.

Se trata de una colección bibliográfica de gran interés debido a la temática y contenido de los ejemplares, que reflejan los gustos e inquietudes del propietario a lo largo de las diferentes etapas de su vida. La cuidada selección de títulos es consecuencia de una profunda labor de recopilación, necesaria para su formación intelectual, para sus investigaciones sobre la brujería y la vida rural vasca, y para el desempeño de lo que fue su labor profesional como docente.

La temática de las publicaciones es amplia y destacan, por orden de importancia en cuanto al número de ejemplares, los libros de historia, filosofía, política, sociología, antropología, etnografía y economía. La mayor parte son ediciones nacionales, pero también aparecen ejemplares editados en países latinoamericanos, como Argentina, México, Cuba, Guatemala, Brasil y Venezuela, y otros, como Francia, Rusia, China, Italia y Polonia. Del mismo modo predominan las publicaciones en castellano, pero hay un importante número de libros en euskera, incluso algunos en francés, catalán, italiano y polaco.

En breve se iniciarán las labores de catalogación de los ejemplares para incorporarlos a la biblioteca del archivo y ponerlos a disposición de los investigadores lo antes posible.