Archivo

Posts Tagged ‘Centenarios’

QUINTO CENTENARIO DE LA MUERTE DE LA REINA CATALINA DE FOIX

7 febrero 2017 1 comentario
Acta de coronación de Catalina de Foix y Juan III de Albret

Acta de coronación de Catalina de Foix y Juan III de Albret

El 12 de febrero de 1517 fallecía en Mont de Marsán (Francia), al otro lado de los Pirineos, Catalina I de Foix, la última reina privativa de Navarra. Moría apenas unos meses después de que lo hiciera su esposo, Juan III de Albret, en la localidad bearnesa de Monein (Bearne). Alejados de su reino pero a resguardo en sus señoríos patrimoniales franceses, ambos fueron enterrados en la catedral de Lescar junto con otros miembros de su linaje. Cuando se cumple el quinto centenario de la muerte de Catalina de Foix, el Archivo Real y General de Navarra dedica a este aniversario su microexposición del mes de febrero, dentro del ciclo Conmemoraciones, con la exhibición de cuatro significativos documentos estrechamente vinculados a la reina.

La reina Catalina de Foix

Catalina había nacido en 1468 del matrimonio entre Gastón de Foix, hijo de la reina Leonor y heredero por tanto del trono navarro, y de Magdalena de Francia, hermana del monarca francés. Era bisnieta de la reina Blanca de Navarra y de Juan II de Aragón y última representante de la estirpe de soberanos navarros de dinastías francesas que hundía sus raíces en el siglo XIII, representados por dinastías como Champaña, Capeto, Evreux, Foix y Albret.

La temprana muerte en 1483 de su hermano Francisco, primogénito del matrimonio de sus padres, que había subido al trono navarro como Francisco I en 1479, convirtió a Catalina en reina de Navarra con tan sólo 15 años. Esa minoría de edad determinó que durante la primera parte de su reinado su madre, Magdalena, ejerciera la regencia, tal y como había hecho también con su otro hijo, el también menor de edad Francisco I.

La microexposición se abre precisamente con un interesante pergamino que contiene un mandato de Leonor I, datado en 1468, referente a una concesión a favor de Luis Enríquez de Lacarra, que había otorgado su padre Juan II años antes. La singularidad del pergamino reside en que posteriormente sería utilizado primero por Magdalena de Francia, como regente de su hijo Francisco, y después por su hija Catalina, como reina, para confirmar dicha concesión. Por ello, el pergamino contiene en realidad tres documentos distintos en cada uno de los cuales figuran a la finalización del respectivo texto las firmas autógrafas de las tres mujeres que ejercieron sucesivamente el poder político en Navarra: Leonor, Magdalena y Catalina.

La coronación de los reyes

Un año después de subir al trono, Catalina fue desposada con Juan, hijo del señor de Albret. A pesar de haber recibido la corona en edad tan joven, pasaron muchos años hasta que la pareja real pudo pisar su propio reino. Su alejamiento de Navarra venía determinado por la complicada situación en que se encontraba el reino, sumido en las luchas entre los dos bandos irreconciliables de agramonteses y beaumonteses. Después de nueve largos años de reinado desde la distancia, a finales de 1493, Juan III y Catalina I pudieron finalmente cruzar los Pirineos y adentrarse por primera vez en sus dominios peninsulares. Ello fue posible gracias a las arduas negociaciones que realizaron sus tíos, los Reyes Católicos, para alcanzar una tregua en la lucha nobiliaria que logró apaciguar a los beaumonteses.

Unos días después, Juan y Catalina pudieron entrar a Pamplona para ser coronados como reyes de Navarra. La fastuosa ceremonia de coronación tuvo lugar un 12 de enero de 1494 en la catedral de Pamplona. Los monarcas juraron los fueros y fueron ungidos y coronados delante de su pueblo, representado por los más altos dignatarios eclesiásticos, la nobleza y los procuradores de las buenas villas, y en presencia de los embajadores de Castilla y de Francia, cuya sola presencia garantizó la culminación del evento. De aquel solemne acontecimiento, la última de las coronaciones celebradas en el reino, el Archivo de Navarra conserva una copia del acta que se expone también en la micromuestra y en la que destacan los nombres de los reyes escritos con una letra de mayor tamaño que la del resto del texto.

El hostal de la reina

Son conocidos los gastos de Catalina de Foix, como cualquier reina de su época, en su hostal, es decir, el conjunto de servicios de palacio destinados a la reina, tales como alimentación o ropa. La microexposición se completa con otros dos documentos otorgados por la reina, en los que se aprecia su firma, relativos a este tipo de gastos de palacio. Es de destacar que los dos documentos están fechados en Pamplona, siendo más que probable que fueran redactados precisamente en el propio Palacio Real de Pamplona, residencia en la capital navarra de la reina hasta que en el verano de 1512 huyó a sus posesiones al otro lado de los Pirineos al producirse la invasión de Navarra por las tropas del Duque de Alba.

Hoy en día, quinientos años después, el que fuera Palacio Real y morada de los últimos reyes privativos de Navarra, alberga la sede del Archivo de Navarra y custodia estos dos documentos, precisamente en el lugar en el que fueron escritos hace más de cinco siglos.

La microexposición “Fallecimiento de Catalina de Foix (1517)”, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de febrero en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra.

Horarios de visita:

De lunes a viernes de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos de 11:00 h. a 14:00 h.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

Anuncios

CENTENARIO DE LA MUERTE DEL ARQUITECTO FLORENCIO ANSOLEAGA

Fachada del antiguo Archivo General de NavarraCon motivo del centenario de la muerte del arquitecto Florencio Ansoleaga, el Archivo de Navarra dedicará la microexposición del mes de diciembre a recordar su figura y legado. Su nombre está vinculado al Archivo de Navarra por haber sido autor del diseño del edificio que acogió su sede durante más de un siglo de su existencia, entre 1898 y 2004, y que todavía se yergue tras los jardines del Palacio de Navarra, en la Avenida de San Ignacio.

Arquitecto provincial

El desempeño por Florencio Ansoleaga de múltiples cargos en la administración provincial, así como su participación en la vida cultural de la Navarra de fines de siglo XIX y principios del XX, ha hecho que el Archivo de Navarra conserve múltiples documentos sobre su trayectoria profesional.

En primer lugar, la microexposición muestra la notificación de su nombramiento en 1877 como arquitecto provincial por la Diputación Foral y Provincial de Navarra. A la notificación acompañaba otro documento, que también se expone, en el que se detallan las obligaciones que conllevaba el cargo de arquitecto provincial, subrayando como función más característica la redacción de los proyectos para edificios provinciales o, en su caso, de los pliegos de condiciones necesarios.

Como arquitecto provincial también le correspondía proponer las mejoras necesarias para la conservación y reforma de los edificios públicos. Como ejemplo de ello, la microexposición alberga también un interesante ejemplo de publicidad comercial del siglo XIX. Se trata de un curioso catálogo en lengua inglesa de molinos de viento elevadores de agua, que la empresa británica John Warner & Sons le remitió en 1880 en el marco de las gestiones para la propuesta de adquisición de un molino con el que elevar agua de pozo en el antiguo Hospital Civil de Pamplona, situado en la actual sede del Museo de Navarra.

Sin embargo, de todas las obras que realizó como arquitecto provincial, la más destacada fue el proyecto de Museo y Archivo Provincial, firmado en 1887 y concebido como un edificio independiente en el jardín del Palacio de Navarra.

Florencio Ansoleaga siguió en esta obra un estilo ecléctico y al mismo tiempo inspirado en la arquitectura clasicista, al que incorporó un programa iconográfico dedicado a la historia de Navarra. Dicho proyecto, del que se expone el alzado de la fachada, sería ejecutado pocos años después, con algunas modificaciones y con su destino ya reservado exclusivamente para Archivo de Navarra, institución de la que fue sede entre 1898 y 2004.

Florencio Ansoleaga

Florencio Ansoleaga y Elizondo nació en Pamplona en 1846. Siguió la estela profesional de su padre y cursó estudios de arquitectura. Fue nombrado arquitecto provincial y arquitecto diocesano. Demostró su interés por las cuestiones históricas, artísticas y arqueológicas en el seno de la Asociación Éuskara de Navarra y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la que fue académico correspondiente desde 1877. Así mismo, ejerció la vicepresidencia de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra, desde la que promovió en 1910 la instalación de un primer museo navarro de arqueología en la sede de la antigua Cámara de Comptos.

A raíz de su nombramiento como arquitecto provincial recorrió Navarra como responsable de las obras promovidas por la Diputación. También trabajó para el Ayuntamiento de Pamplona y fue arquitecto diocesano. En este último ámbito realizó sus obras más conocidas en Pamplona, especialmente los conventos de nueva planta que construyó, como el de las Siervas de María, el de las Hermanitas de los Pobres o el colegio de las Ursulinas, la restauración de los atrios de San Nicolás y San Saturnino y las fachadas de las iglesias de San Agustín y San Lorenzo.

El 21 de diciembre de 1916 fallecía después de una vida dedicada a la arquitectura, a la restauración de edificios históricos y a la investigación.

La microexposición, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de diciembre en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra. Los horarios de visita son:

De lunes a viernes: de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles: de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos: de 11:00 h. a 14:00 h.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

1516, EL OCASO DE LOS REYES

Cuaderno de agravios de las Cortes de Navarra, 1515

Cuaderno de agravios de las Cortes de Navarra, 1515

El Archivo Real y General de Navarra inauguró ayer, 2 de marzo, su primera exposición temporal del año, dedicada a los acontecimientos ocurridos en el reino de Navarra en 1516.

500 años después y bajo el título “El Ocaso de los Reyes. 1516”, se recuerdan la muerte de los reyes Fernando el Católico, Juan III de Albret y Catalina I de Foix, el segundo intento de recuperación del reino por parte de Juan III de Albret, el derribo de las fortalezas decretado por Cisneros y la construcción de las nuevas fortificaciones.

Los testamentos originales de los monarcas

1516 fue el año en el que murieron los monarcas que habían protagonizado los acontecimientos vinculados a la conquista del reino de Navarra: Fernando el Católico falleció el 23 de enero de 1516, mientras que los reyes navarros, Juan III y Catalina I, lo hicieron el 17 de junio de 1516 y el 12 de febrero de 1517, respectivamente.

Con el fin de ilustrar estas defunciones, el Archivo de Navarra ha recibido en préstamo para esta exposición los testamentos originales otorgados por los monarcas. Desde Francia, los Archives Départamentales des Pyrénées-Atlantiques, con sede en Pau, han prestado los testamentos de Catalina I y de Juan III, el primero de ellos otorgado en Pamplona el 25 de junio de 1504 y el segundo en Monein (Bearne) el 16 de junio de 1516. Por su parte, el Archivo General de Simancas ha prestado las imágenes correspondientes al testamento de Fernando el Católico, otorgado en Madrigalejo la víspera de su muerte, el 22 de enero de 1516, y en el que declaró como herederos del reino de Navarra a su hija, Juana de Castilla, y a su nieto, Carlos de Habsburgo.

Excepto los testamentos mencionados, el resto de documentos expuestos procede del propio Archivo Real y General de Navarra. Un total de 40 documentos de los fondos “Reino” y “Cámara de Comptos”, a los que se une el fondo “Juan Rena”, que ha sido objeto de importantes trabajos de organización y catalogación en los últimos años y cuyos documentos completan la exposición.

El segundo intento de recuperación

La muerte de Fernando el Católico, el 23 de enero de 1516, abrió un período de incertidumbre en todos sus reinos. En el caso de Navarra, los reyes Juan III y Catalina I aprovecharon una ocasión irrepetible para intentar recuperar sus dominios organizando una incursión armada. Así, a mediados de marzo, un pequeño ejército formado por bearneses y navarros y capitaneado por Juan III y el mariscal Pedro de Navarra partió desde Bearne rumbo a Navarra.

Para entonces, las autoridades del reino ya habían organizado una operativa resistencia y dispuesto un ejército con efectivos castellanos y navarros que desbarató la ofensiva militar. Precisamente, algunos de los documentos expuestos en la muestra recogen información detallada de los efectivos que integraron estas tropas y de los pagos que recibieron por hacer frente a la incursión armada de Juan III de Albret.

Las fortalezas navarras

Como consecuencia del ataque, el cardenal Cisneros decretó la destrucción de determinadas fortificaciones del reino. Los derribos afectaron especialmente a los recintos amurallados de determinadas localidades navarras, como Sangüesa, Tudela, Olite, Tafalla, Estella, Falces, Peralta y Azagra, o de torres de linaje como la de los señores de Javier. Los documentos expuestos recogen minuciosamente los pagos realizados a todos los trabajadores que tomaron parte en estos derribos y que se llevaron a cabo principalmente durante el mes de mayo.

El derribo de las fortalezas tuvo su contrapunto en el importante esfuerzo constructivo impulsado por las autoridades castellanas, que dotaron al reino de Navarra de un sistema defensivo moderno y acorde a las nuevas necesidades. En este caso, la selección documental expuesta refleja los incesantes trabajos abordados en la fortificación de Pamplona con su castillo de Santiago, y en la creación de un cinturón defensivo capaz de contener los ataques exteriores con la fortificación de plazas como Amaiur, Château-Pignon, San Juan de Pie de Puerto y Lumbier.

Otros protagonistas

La exposición no ha querido olvidar otra mirada: la de los navarros que tuvieron que soportar las consecuencias de la guerra y cuyas vidas quedaron condicionadas por aquellos acontecimientos. Por ese motivo se han incorporado documentos, como recuentos coetáneos de población, relaciones nobiliarias o testimonios de las indemnizaciones que abonaron las autoridades para resarcir a muchos vecinos de los daños ocasionados por la guerra, por los movimientos de tropas y por la construcción de las fortalezas.

También se ha querido destacar a los personajes nobiliarios más sobresalientes del momento. Por un lado a Luis de Beaumont, conde de Lerín y condestable de Navarra, principal aliado de Fernando el Católico, del que se exponen dos magníficos documentos en pergamino con sello pendiente, uno de ellos su propio testamento. Y por otro lado a Pedro de Navarra, mariscal del reino y fiel a Juan III y a Catalina I, que precisamente fue hecho prisionero en la campaña de 1516 y encerrado en el castillo de Atienza y posteriormente en el de Simancas hasta su fallecimiento en 1522. Para recordarle la exposición ha reunido un notable conjunto de piezas arqueológicas, inéditas hasta la fecha, procedentes de las excavaciones realizadas por el Gobierno de Navarra en 2010 en la iglesia de San Pedro de la Rúa de Estella. En concreto, se han habilitado dos vitrinas que albergan una espada del siglo XVIII y diversos objetos del siglo XVI hallados en la Cripta de los Mariscales de San Pedro de la Rúa en la que descansan los restos de Pedro de Navarra y de todo su linaje.

La exposición “El Ocaso de los Reyes. 1516” es de acceso libre y gratuito y estará abierta en la Sala de Exposiciones del Archivo Real y General de Navarra desde el 2 de marzo hasta el 30 de junio de 2016.

Horario de apertura:

lunes a viernes: de 10 a 14 y de 17 a 19 horas

fines de semana y festivos: de 11 a 14 horas.

Los fines de semana se ha preparado un sistema de visitas guiadas gratuitas para grupos, en castellano y euskera, a las 12:00 h, previa reserva de plaza en el teléfono 848 42 46 67. Asimismo se está organizando un ciclo de talleres documentales y otro de conferencias que tendrán lugar en los meses de mayo y junio, respectivamente.

(Noticia del portal web del Gobierno de Navarra)

CONQUISTA DEL REINO DE NAVARRA: EN DICIEMBRE, RECTA FINAL DE LA EXPOSICIÓN

4 diciembre 2012 2 comentarios

ic_congreso-navarra-2012

La exposición sobre los documentos de 1512 que el Archivo Real y General de Navarra ha celebrado durante todo el año en su Sala de Exposiciones enfila su recta final con la exhibición de los últimos documentos. Para diciembre se ha seleccionado la confirmación de Fernando el Católico del juramento de los fueros de Navarra, texto datado en Valladolid el 12 de junio de 1513.

La proclamación de Fernando el Católico como rey de Navarra fue un proceso complejo que se extendió a lo largo de varios meses tras la conquista del reino. Su inicial titulación como depositario de la Corona de Navarra dio paso, a finales de agosto de 1512, a la de rey de Navarra, aunque hasta que no se aseguró el control del territorio y la fidelidad de la mayor parte de la nobleza, no pudo formularse el juramento de fidelidad mutuo entre rey y reino. En las Cortes celebradas el 23 de marzo de 1513 el reino juró a Fernando el Católico como rey de Navarra y por su parte, el virrey, en nombre del monarca, juró respetar los fueros y libertades del reino.

En esta última muestra de diciembre también podrá contemplarse el acuerdo suscrito el 5 de junio de 1513 por la mayoría de los nobles de Ultrapuertos, comprometiéndose a prestar juramento de fidelidad a Fernando el Católico como rey de Navarra.

La muestra permanece abierta en el Archivo Real y General de Navarra, de lunes a viernes en horario de 9:00 a 15:00 horas. También puede visualizarse en internet en la exposición virtual “1512. El documento del mes”.

Documento de diciembre 2012

(Información extraída de la nota de prensa publicada en el Portal del Gobierno de Navarra)

CONQUISTA DEL REINO DE NAVARRA: EN NOVIEMBRE, LA CONCESIÓN DEL PERDÓN REAL

Para este mes se ha seleccionado el manuscrito de la concesión del real perdón de Fernando el Católico a los navarros rebeldes, datada en Pamplona el 13 de marzo de 1513. Tras el fracaso del intento de recuperación del reino, protagonizado por Juan III en el otoño de 1512, varios nobles navarros decidieron prestar juramento de fidelidad a Fernando el Católico y solicitar su perdón. El monarca expresó su voluntad de reconciliarse con quienes volviesen a su obediencia arrepentidos.

También se exponen dos documentos relacionados con esa política de reconciliación impulsada por Fernando el Católico, que dio lugar, en algún caso, a complicadas situaciones familiares. Es el caso de la concesión del título de marqués de Falces a Alonso Carrillo de Peralta, uno de los principales nobles agramonteses, en contraste con la sentencia condenatoria dictada contra su hijo Antonio de Peralta, acusado de crimen de lesa majestad.

La muestra, que permanecerá abierta en el Archivo Real y General de Navarra de lunes a viernes, en horario de 9:00 a 15:00 horas, también puede visualizarse en internet en la exposición virtual “1512. El documento del mes”.

Documento de noviembre 2012

CONQUISTA DEL REINO DE NAVARRA: EN OCTUBRE, INDEMNIZACIONES Y CONCESIONES

3 octubre 2012 1 comentario

La Sala de Exposiciones del Archivo Real y General de Navarra expone durante este mes de octubre nuevos documentos relacionados con los sucesos ocurridos en 1512. En esta ocasión el documento principal, datado el 20 de diciembre de 1512, menciona a dos de los personajes más relevantes en el nuevo rumbo que inicia el reino de Navarra a partir de esta fecha. Se trata de una cédula de Fernando el Católico a Juan Rena en la que le manda investigar los bienes requisados por los soldados castellanos a los vecinos de Pamplona durante el asedio de las tropas de Juan III.

En las vitrinas complementan al anterior otros documentos como el Libro con los reconocimientos de las deudas dejadas por Juan III y Catalina I en Pamplona y que Fernando el Católico se comprometió a satisfacer, un privilegio de exención de cuarteles a 102 vecinos del valle de Salazar que acudieron en servicio de Fernando el Católico durante el cerco de Pamplona y finalmente otro privilegio fiscal otorgado a la Valdorba escrito en pergamino y sellado en pendiente con las armas del rey Católico.

Documento de octubre 2012

La exposición permanece abierta de lunes a viernes en horario de 9:00 a 15:00 horas, y también puede visualizarse en internet en la exposición virtual “1512. El documento del mes” habilitada en la página www.conmemoracion2012.navarra.es.

CONQUISTA DEL REINO DE NAVARRA: EN SEPTIEMBRE, INTENTO DE RECUPERACIÓN

4 septiembre 2012 Deja un comentario

El documento correspondiente a este mes de septiembre es el manifiesto de Juan III a la nobleza y autoridades castellanas anunciando su propósito de recuperar el reino, datado en Saint-Palais el 30 de septiembre de 1512.

Acompañan la muestra una cédula de Fernando el Católico recibiendo en su salvaguardia al alcaide de Cábrega a condición de entregar la fortaleza, y una relación de los nobles y alcaides navarros beneficiados por acostamientos por Fernando el Católico.

Más información en la web oficial de la exposición.

Documento de septiembre 2012