Archivo

Posts Tagged ‘Artajona’

ALBERTO OFICIALDEGUI (1872-1941)

Grupo de costureras de Artajona

El Archivo de Navarra inaugura una nueva microexposición formada por una selección de fotografías de comienzos del siglo XX de Alberto Oficialdegui Núñez, fotógrafo aficionado y sacerdote de Unzué e Ibero.

Las instantáneas recogen temas habituales en su producción como paisajes navarros, medios de transporte, escuelas rurales y retratos individuales y colectivos. Las fotografías de Alberto Oficialdegui nacieron para documentar distintas escenas y episodios de su vida y de su ámbito más cercano. Con objeto de plasmar estas vivencias y de evidenciar el valor que tienen como auténtico y singular álbum fotográfico de la Navarra del primer tercio del siglo XX, esta microexposición ha querido mostrar algunos ejemplos paradigmáticos.

Al cumplirse dos años de la donación de este singular conjunto fotográfico, el Archivo de Navarra dedica su microexposición de junio, julio y agosto a recordar la particular mirada fotográfica de Alberto Oficialdegui a través de 15 imágenes, que se exponen reproducidas a gran tamaño.

Un sacerdote aficionado a la fotografía

Alberto Oficialdegui Núñez fue un sacerdote navarro nacido en Artajona en 1872. Hijo de Juan Basilio Oficialdegui Ganuza y de Paula Fermina Núñez Ganuza, su infancia se desarrolló en el seno de una extensa familia de catorce hermanos. Como era habitual en aquella época, consagró su vida a la Iglesia y pronto recibió las órdenes sacerdotales. Su vida eclesiástica se desarrolló en varias parroquias navarras. Entre 1897 y 1900 fue ecónomo de la parroquia de Ostiz, entre 1900 y 1901 de las de Arzoz y Viguria, de 1901 a 1920 fue párroco de Unzué y finalmente párroco de Ibero desde 1920 hasta su fallecimiento en 1941.

Gran aficionado a la fotografía, captó numerosas imágenes de las cuáles se han conservado 109 placas de vidrio en el Archivo de Navarra. Al igual que ocurre con muchos otros fotógrafos aficionados de comienzos de siglo, desconocemos cómo se produjo su acercamiento a la fotografía. La aparición de las placas secas de gelatinobromuro y la creación de una importante industria fotográfica fue la excusa que muchos amantes de la fotografía necesitaron para lanzarse a la creación de sus propias obras. De hecho, la Navarra del primer tercio del siglo XX contaba con una pléyade de fotógrafos profesionales y un incipiente grupo de fotógrafos aficionados que colaboraba asiduamente con diversas entidades y asociaciones culturales.

El Fondo Fotográfico

En 2015, Manuel Oficialdegui Recarte, sobrino nieto de Alberto Oficialdegui, entregó en donación al Archivo de Navarra el singular conjunto fotográfico de su tío, formado por 99 placas de vidrio, para garantizar su adecuada conservación y difusión. A esto se unieron otras diez fotografías que poco antes había depositado el investigador Juan José Ojer Amatriain.

La mayor parte de las fotografías conservadas son placas de vidrio en negativo, algunas positivas, de formato 10 x 15 y emulsión de gelatinobromuro. Algunos de los temas más habituales en la producción fotográfica de Alberto Oficialdegui fueron los distintos lugares de la geografía navarra por los que transcurrió su vida, los tradicionales medios de transporte que plasmó en contraste con los primeros vehículos a motor, la mirada casi etnográfica hacia el componente festivo de su Artajona natal o el importante papel atribuido a la enseñanza en el ámbito de las escuelas rurales. También mostró una predilección especial por el género del retrato, y supo plasmar con su cámara la esencia de los distintos tipos humanos que formaban parte de su universo particular: costureras, maestras, músicos, familiares y vecinos en las más diversas actitudes de la vida cotidiana. Todo el conjunto muestra con gran realismo escenas inéditas de una Navarra que se presenta hoy lejana y desconocida.

Las imágenes expuestas

Las fotografías seleccionadas para esta exposición han sido las siguientes: Retrato de Alberto Oficialdegui Núñez; Excursión a La Charreca, Izcue; Excursión a la Peña de Etxauri, Ibero; Autobús Pamplona – Lerín; Abrevadero con caballerías; Escuelas de Unzué; Escuelas de Ibero; Baile en la calle Hospital de Artajona; Vaquillas en la plaza de los Fueros de Artajona; Boda en Casa Castiella de Etxauri; Banda de música de Etxauri; Grupo de costureras de Artajona; Retrato de joven pintora; Maestras en las escuelas de Unzué; Mujeres con estola en las escuelas de Unzué.

La microexposición, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante los meses de junio, julio y agosto en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra.

Horario:

De lunes a viernes, de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles, de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos, de 11:00 h. a 14:00 h.

(Para más información: Portal de Cultura Navarra)

Entregados diversos pergaminos y planos tras ser restaurados en el Archivo Real y General de Navarra

30 diciembre 2009 Deja un comentario

El consejero de Cultura, Juan Ramón Corpas Mauleón, ha hecho entrega de diversos documentos históricos que han sido restaurados en el Archivo Real y General de Navarra a sus propietarios: los ayuntamientos de Estella, Artajona, Villava y Leitza, la Catedral de Pamplona y la Colegiata de Roncesvalles.

Los documentos –pergaminos y planos-, tras ser sometidos a un proceso de recuperación que garantiza su conservación, han sido recogidos por la directora del Museo Gustavo de Maeztu de Estella, Camino Paredes; el alcalde de Artajona, Pedro Ejea; el alcalde de Villava, Peio Gurbindo; el alcalde de Leitza, Javier Zabalo; el archivero bibliotecario de la Catedral, Julio Gorricho, y el subprior de la Colegiata, Javier Navarro.

El coste de los procesos de restauración y conservación de los documentos acogidos a esta campaña, financiada por el Gobierno de Navarra, ha sido de 37.000 euros. Además de la restauración en sí, que ha detallado Raquel Pérez, de la empresa Barbachano y Beny, responsable del Taller de Restauración del Archivo Real y General de Navarra, se ha realizado un trabajo más extenso que incluye la catalogación de las piezas, siguiendo las normas internacionales de descripción, y la digitalización de todos los documentos a cargo de IECISA (Informática de El Corte Inglés) que, de esta forma, quedan incorporados a los fondos virtuales del Archivo Real y General de Navarra.
 
Entre los documentos restaurados de la Catedral de Pamplona –diez de su extensa colección de 2.000 pergaminos- destacan una carta partida de fuero y concordia entre Teobaldo I y los infanzones de Navarra, del año 1237, sobre la forma de probar la hidalguía, que lleva pendientes 6 sellos céreos; un convenio de 1281 entre el rey Felipe III de Francia y la iglesia de Pamplona sobre la jurisdicción temporal de la ciudad; el acuerdo de las cortes de Olite de 1329 acerca de la sucesión al trono de Navarra, que en uno de los documentos lleva 77 sellos pendientes y en el otro 82, y diplomas que atañen más directamente a la iglesia, como un privilegio de 1270 por el que Alfonso X de Castilla toma bajo su protección al cabildo catedralicio y todos los bienes que tenía en Guipúzcoa, la cesión del patronato de varias iglesias al rey en 1331, o la exención de derechos del sello concedida por Carlos II en 1384 y la de alojamientos por Carlos III en 1388.
 
La Real Colegiata de Roncesvalles presentó para su restauración 23 planos, entre los que cabe destacar uno fechado en 1817 del batán de Villava que ha servido para la reciente rehabilitación del edificio, del que también hay otro de 1790 que incluye la maquinaria de un molino nuevo para moler palo de regaliz. Asimismo, han sido restaurados otros planos de hacia 1600 con los montes y límites de la zona fronteriza con Francia; de la presa y salto de almadías de Artajo (de 1790); de las anteparas de la ferrería de Articutza (1791); de una venta en término de Gorosgaray (1791); y de las bodegas, lagar y graneros para almacenar los diezmos que la colegiata percibía en Artajona (hacia 1800).

Junto a éstos, abundan los planos referentes a la iglesia y colegiata: distintos altares y retablos, dos diseños de órganos neoclásicos de 1801, el encajonado para la sacristía capitular de 1802 y planos y trazas de otras iglesias que dependían de Roncesvalles, como la de Valcarlos y la de la encomienda de El Villar.

Del Ayuntamiento de Artajona se han restaurado 4 pergaminos, 4 planos y 4 documentos en papel, entre los que cabe destacar por curioso, un documento de mediados del siglo XIX que representa la maquinaria del reloj de la torre con su esfera y el reloj de sol y las condiciones para su instalación.

El Ayuntamiento de Estella presentó a la convocatoria un solo documento en pergamino, de gran interés histórico e institucional, además de espectacular, ya que se trata de un rollo de 4 metros que contiene el único ejemplar conocido de un proyecto de modificación del Fuero de Estella, de la época del rey Teobaldo I (1234-1253). Está formado por 13 piezas de pergamino, cosidas una con otra para formar una sola unidad documental.

El Ayuntamiento de Leitza presentó 3 documentos, entre los que cabría destacar el cuaderno en pergamino titulado ‘Libro de Armas de la Villa y Casa de Leiza’, suscrito por el rey de armas de la Villa y Corte de Madrid en 1722, que incluye el dibujo del escudo de la localidad iluminado con sus colores heráldicos.

Por último, el Ayuntamiento de Villava aportó 2 pergaminos: el original del Fuero otorgado a la villa por Sancho el Sabio en 1184, y la confirmación del mismo fuero por Teobaldo I en 1253, en un vídimus de 1323. También presentó un plano de 1799 que representa la villa y sus alrededores.

(Publicado en el apartado de Actualidad del portal del Gobierno de Navarra el 29 de diciembre de 2009: http://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2009/12/29/Entrega+documentos+restaurados.htm)