DÍA INTERNACIONAL DE LOS ARCHIVOS

Con motivo de la celebración el próximo viernes, 9 de junio, del Día Internacional de los Archivos, el Archivo Real y General de Navarra ha programado una jornada de puertas abiertas con visitas guiadas dirigidas a cualquier persona interesada en conocer nuestro archivo por dentro. Sin duda, se trata de una oportunidad única para que la ciudadanía se acerque a una institución fundamental para el conocimiento de la historia y la identidad de Navarra y conozca de primera mano lo mucho que tiene que ofrecer al conjunto de la sociedad. A lo largo del recorrido, los participantes podrán conocer el edificio diseñado por Rafael Moneo, su origen como palacio de los reyes de Navarra, sus funciones actuales, así como las tareas archivísticas y de restauración de documentos que se realizan a diario.

Las visitas, de acceso libre y gratuito, se realizarán en castellano y en euskera y tendrán lugar a las 12:00 h. y a las 17:00 h., de la mano de los técnicos del archivo. Quienes deseen tomar parte en ellas deberán personarse en la entrada del Archivo (c/ Dos de Mayo, s/n, Pamplona), cinco minutos antes de la hora señalada para su inicio. Para la visita de las 17:00 h. será necesario inscribirse en el teléfono 848 424667 llamando en horario de 9:00 h. a 14:00 h.

El Día Internacional de los Archivos se celebra con motivo de la creación, en 1948, del Consejo Internacional de Archivos bajo los auspicios de la UNESCO, y su objetivo es promover el valor de estas instituciones al servicio de la investigación, la cultura, la memoria y la transparencia.

(Noticia del Portal Web del Gobierno de Navarra)

ALBERTO OFICIALDEGUI (1872-1941)

Grupo de costureras de Artajona

El Archivo de Navarra inaugura una nueva microexposición formada por una selección de fotografías de comienzos del siglo XX de Alberto Oficialdegui Núñez, fotógrafo aficionado y sacerdote de Unzué e Ibero.

Las instantáneas recogen temas habituales en su producción como paisajes navarros, medios de transporte, escuelas rurales y retratos individuales y colectivos. Las fotografías de Alberto Oficialdegui nacieron para documentar distintas escenas y episodios de su vida y de su ámbito más cercano. Con objeto de plasmar estas vivencias y de evidenciar el valor que tienen como auténtico y singular álbum fotográfico de la Navarra del primer tercio del siglo XX, esta microexposición ha querido mostrar algunos ejemplos paradigmáticos.

Al cumplirse dos años de la donación de este singular conjunto fotográfico, el Archivo de Navarra dedica su microexposición de junio, julio y agosto a recordar la particular mirada fotográfica de Alberto Oficialdegui a través de 15 imágenes, que se exponen reproducidas a gran tamaño.

Un sacerdote aficionado a la fotografía

Alberto Oficialdegui Núñez fue un sacerdote navarro nacido en Artajona en 1872. Hijo de Juan Basilio Oficialdegui Ganuza y de Paula Fermina Núñez Ganuza, su infancia se desarrolló en el seno de una extensa familia de catorce hermanos. Como era habitual en aquella época, consagró su vida a la Iglesia y pronto recibió las órdenes sacerdotales. Su vida eclesiástica se desarrolló en varias parroquias navarras. Entre 1897 y 1900 fue ecónomo de la parroquia de Ostiz, entre 1900 y 1901 de las de Arzoz y Viguria, de 1901 a 1920 fue párroco de Unzué y finalmente párroco de Ibero desde 1920 hasta su fallecimiento en 1941.

Gran aficionado a la fotografía, captó numerosas imágenes de las cuáles se han conservado 109 placas de vidrio en el Archivo de Navarra. Al igual que ocurre con muchos otros fotógrafos aficionados de comienzos de siglo, desconocemos cómo se produjo su acercamiento a la fotografía. La aparición de las placas secas de gelatinobromuro y la creación de una importante industria fotográfica fue la excusa que muchos amantes de la fotografía necesitaron para lanzarse a la creación de sus propias obras. De hecho, la Navarra del primer tercio del siglo XX contaba con una pléyade de fotógrafos profesionales y un incipiente grupo de fotógrafos aficionados que colaboraba asiduamente con diversas entidades y asociaciones culturales.

El Fondo Fotográfico

En 2015, Manuel Oficialdegui Recarte, sobrino nieto de Alberto Oficialdegui, entregó en donación al Archivo de Navarra el singular conjunto fotográfico de su tío, formado por 99 placas de vidrio, para garantizar su adecuada conservación y difusión. A esto se unieron otras diez fotografías que poco antes había depositado el investigador Juan José Ojer Amatriain.

La mayor parte de las fotografías conservadas son placas de vidrio en negativo, algunas positivas, de formato 10 x 15 y emulsión de gelatinobromuro. Algunos de los temas más habituales en la producción fotográfica de Alberto Oficialdegui fueron los distintos lugares de la geografía navarra por los que transcurrió su vida, los tradicionales medios de transporte que plasmó en contraste con los primeros vehículos a motor, la mirada casi etnográfica hacia el componente festivo de su Artajona natal o el importante papel atribuido a la enseñanza en el ámbito de las escuelas rurales. También mostró una predilección especial por el género del retrato, y supo plasmar con su cámara la esencia de los distintos tipos humanos que formaban parte de su universo particular: costureras, maestras, músicos, familiares y vecinos en las más diversas actitudes de la vida cotidiana. Todo el conjunto muestra con gran realismo escenas inéditas de una Navarra que se presenta hoy lejana y desconocida.

Las imágenes expuestas

Las fotografías seleccionadas para esta exposición han sido las siguientes: Retrato de Alberto Oficialdegui Núñez; Excursión a La Charreca, Izcue; Excursión a la Peña de Etxauri, Ibero; Autobús Pamplona – Lerín; Abrevadero con caballerías; Escuelas de Unzué; Escuelas de Ibero; Baile en la calle Hospital de Artajona; Vaquillas en la plaza de los Fueros de Artajona; Boda en Casa Castiella de Etxauri; Banda de música de Etxauri; Grupo de costureras de Artajona; Retrato de joven pintora; Maestras en las escuelas de Unzué; Mujeres con estola en las escuelas de Unzué.

La microexposición, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante los meses de junio, julio y agosto en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra.

Horario:

De lunes a viernes, de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles, de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos, de 11:00 h. a 14:00 h.

(Para más información: Portal de Cultura Navarra)

TALLER DE “ÁRBOLES” EN EL ARCHIVO DE NAVARRA

El Festival de Danza Contemporánea de Navarra-DNA, impulsado por el Gobierno de Navarra, ha organizado un taller gratuito de preparación para las “interferencias urbanas” (plantaciones de árboles-cuerpo en diferentes espacios de Pamplona y Villava) que dirigirá la coreógrafa brasileña Clarice Lima. Está destinado a practicantes de yoga, hip-hop, capoeira, teatro o circo que sepan hacer la postura de parada de cabeza/parada de tres apoyos de yoga (con cabeza y antebrazos) o de capoeira (con la cabeza y las manos). Los participantes protagonizarán las “plantaciones” el día 25 de mayo, jueves, en la avenida Carlos III y el 26 de mayo, viernes, en la plaza de San José, ambas en Pamplona y el 27 de mayo, sábado, en el Molino de San Andrés de Villava.

El taller tendrá lugar en las instalaciones del Archivo Real y General de Navarra, los días martes 23 y miércoles 24 de mayo, de 18:00 a 21:00 horas.

Para participar hay que enviar los datos personales a la siguiente dirección de correo electrónico: arboles-DNA@gmail.com

Fecha límite para inscribirse: 20 de mayo.

Adjuntamos el programa completo del Festival, para quien esté interesado en acudir o participar en cualquiera de sus actividades:

Festival de Danza Contemporánea de Navarra-DNA 2017

CONFERENCIA DE MARÍA GEMBERO-USTÁRROZ

Mañana miércoles, día 17 de mayo, a las 19:00 h., tendrá lugar en el Salón de Actos del Archivo Real y General de Navarra una conferencia que lleva por título “Música en Navarra: un recorrido a través de la Historia”. Será impartida por María Gembero-Ustárroz, autora de la obra titulada Navarra. Música, primera historia general de la música en Navarra, editada recientemente por la Dirección General de Cultura, que aborda el repertorio culto de tradición escrita, la música tradicional transmitida oralmente y las músicas populares urbanas, ofreciendo una visión panorámica de los diversos repertorios que han configurado el paisaje sonoro de Navarra en cada momento histórico.

Musicóloga y natural de Pamplona, María Gembero-Ustárroz es desde 2007 Científica Titular en Musicología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Institución Milá y Fontanals de Barcelona. Su investigación se centra en la música española (siglos XVI-XIX), las relaciones musicales entre España e Hispanoamérica durante la época virreinal, el patrimonio musical español y la historia musical de Navarra.

La conferencia incluye, además, audiciones comentadas de la obra del compositor tudelano José Castel (1737-1807), titulada “Trío nº1, Sib mayor, para dos violines y violonchelo”.

Para más información, adjuntamos el folleto informativo:

Conferencia María Gembero: Música en Navarra

85º ANIVERSARIO DE LA NUEVA SEDE DEL TEATRO GAYARRE (1932)

El 3 de mayo de 1932 reabría sus puertas el Teatro Gayarre en un edificio de nueva planta construido en su actual emplazamiento al inicio de la avenida Carlos III. Sustituía al edificio originario que pocos meses antes había sido demolido con ocasión de las obras de construcción de dicha avenida, convertida en uno de los principales ejes viarios de la ciudad.

Cuando se cumplen 85 años de aquella reapertura, el Archivo Real y General de Navarra dedica su microexposición del mes de mayo a recordar esa inauguración con la exhibición de ocho documentos y fotografías que reflejan las principales vicisitudes del Teatro Gayarre y de sus distintas sedes.

La Casa de Comedias

Las primeras noticias que se tienen sobre la existencia de un teatro en Pamplona datan del siglo XVII. Para esa época el teatro en España había adquirido un carácter comercial, que derivó en la organización de casas de comedias, en la realización de espectáculos y en la profesionalización de los comediantes como actores. Esta influencia se dejó notar en el reino de Navarra a través de compañías profesionales que acudían a distintos puntos a representar autos y comedias en fechas señaladas.

En el caso concreto de Pamplona, el actual callejero guarda recuerdo de aquel primer teatro, conocido como Casa de las Comedias, que se situaba en la confluencia de las calles Lindachiquía y Comedias coincidiendo con los actuales números 12, 14 y 16 de la calle Comedias. Durante los siglos modernos la Casa de Comedias acogió la representación de todo tipo de obras, desde los clásicos del siglo de oro hasta espectáculos musicales de diverso contenido. En el marco de la crisis general sufrida por el teatro a finales de la Edad Moderna, el reformismo ilustrado intentó aliviar a los empresarios teatrales de la carga de tener que ceder palcos gratuitos y de la doble censura que a veces ejercían las autoridades eclesiásticas a obras que ya habían obtenido licencia de la autoridad civil.

La micromuestra se abre precisamente con una real orden de 1800 comunicada al virrey por el ministro de Carlos IV Mariano Luis de Urquijo que, en un intento de promocionar la actividad teatral bajo criterios ilustrados, disponía se restringiese la carga económica que para los empresarios teatrales suponía tener que ceder gratuitamente palcos en las representaciones a las autoridades.

Preguntado el ayuntamiento pamplonés sobre las autoridades que disponían de palco gratuito en la Casa de Comedias, éste respondió en un oficio, que también se expone al público, que había nada menos que 7 palcos gratis: uno para los señores virreyes, otro para los ministros de los Tribunales Reales, otro para la Diputación del Reyno, otro para los Canónigos de la Santa Iglesia, otro para el Ayuntamiento, otro para los Consultores de la Ciudad y el séptimo para la familia del Regidor.

El Teatro Principal

Avanzado el siglo XIX, la antigua Casa de las Comedias dio paso al nuevo Teatro Principal de Pamplona, que abrió sus puertas en 1841 en un edificio situado en la entonces Plaza de la Constitución (actual Plaza del Castillo), que en 1903 sería renombrado como Teatro Gayarre en honor al ilustre tenor roncalés Julián Gayarre.
El carácter señero del edificio, obra del arquitecto Pedro María de Ugartemendía, con su imponente fachada de seis columnas jónicas diseñada por José de Nagusia, así como su propia situación cerrando la Plaza del Castillo por su lado sur, convirtieron a esta primera sede del Teatro Gayarre en uno de los edificios más característicos de Pamplona, como prueban las múltiples postales antiguas de la colección de Miguel Echagüe, en las que aparece reflejado el edificio, tres de las cuales se exhiben en esta oportunidad.

El nuevo Teatro Gayarre

En 1931, la necesidad de abrir la nueva avenida Carlos III como eje viario de conexión entre el casco antiguo y el Segundo Ensanche, llevó a derribar este primer edificio del Teatro Gayarre y a construirle una nueva sede en un solar cercano de la propia avenida Carlos III. Sin embargo, la significación que había alcanzado el antiguo edificio del teatro convenció al ayuntamiento de Pamplona de conservar su fachada. De este modo, el elemento más visible del antiguo edificio fue desmontado piedra a piedra para ser reconstruido en el nuevo edificio que, obra de José Yárnoz, mantiene por lo tanto entre otros elementos las seis columnas jónicas de la antigua fachada. Sin embargo, no todos los elementos se reconstruyeron y, por ejemplo, el frontón original no se incorporó a la fábrica construida en la Avenida Carlos III.

Varias fotografías procedentes del fondo “Diputación Foral y Provincial de Navarra” completan la microexposición mostrando el interior y exterior del Teatro Gayarre al poco tiempo de su inauguración. Las imágenes permiten comprobar que si bien la fachada se conserva prácticamente igual, el interior muestra una decoración completamente diferente a la actual. En concreto, las fotografías atestiguan el diseño original del escenario y del patio de butacas, que se realizaron en un novedoso estilo Art Déco, de gran influencia en ese momento en las artes decorativas. De hecho, el diseño de los interiores incluye elementos de formas geométricas y líneas ornamentales características de este estilo, que se perdieron irremediablemente después de las reformas realizadas en la década de 1950 que transformaron la decoración y dieron su aspecto actual al teatro.

Esta microexposición, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de mayo en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra.

Los horarios de visita son:

De lunes a viernes: de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles: de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos: de 11:00 h. a 14:00 h.

(Noticia del Portal Web del Gobierno de Navarra)

BOLETINES DE NOVEDADES

De nuevo, fieles a nuestra cita mensual, publicamos los boletines de novedades y de sumarios de la biblioteca, correspondientes al mes de abril:

Novedades abril 2017

Boletín sumarios 2017-4

NUEVAS FICHAS DE PLEITOS EN ARCHIVO ABIERTO

El Archivo Real y General de Navarra pone a disposición del público, a través del buscador web Archivo Abierto, las fichas catalográficas descriptivas de la totalidad de los procesos judiciales del siglo XVII. Completa con ello el volcado de 93.000 fichas del siglo XVI que se realizó en 2015, de manera que en estos momentos ya es posible acceder a un total de 198.000 descripciones. Esta base de datos, de acceso on line libre y gratuito, constituye el mayor conjunto de datos históricos sobre el Reino de Navarra disponible en web.

Las fichas catalográficas identifican a los pleiteantes de cada proceso judicial, ofrecen un resumen del contenido, las fechas extremas y los descriptores geográficos. Un trabajo que resulta esencial para facilitar las consultas, y que, de hecho, las ha incrementado exponencialmente.

Los investigadores conocen muy bien la importancia de esta documentación para la historia de Navarra. Los 300.000 procesos judiciales que se conservan, datados entre los siglos XVI y XIX, ofrecen millones de páginas sobre numerosos aspectos históricos. Todas las cuestiones sobre las que se plantearon causas judiciales durante esos años tienen cabida en estos documentos, lo que permite extraer información muy valiosa sobre los navarros de aquella época, sobre sus usos y costumbres, sus relaciones y su vida cotidiana.

Las fichas catalográficas publicadas hacen referencia a pleitos procedentes de la sección del Archivo de Navarra conocida como “Tribunales Reales”, es decir, el Consejo Real y la Corte Mayor, que fueron las máximas instancias judiciales del reino. Ambos tribunales, a través de sus cuatro secretarías y sus ocho escribanías, respectivamente, produjeron durante su existencia cientos de miles de procesos judiciales, de los cuáles han llegado a nuestros días unos 300.000 ejemplares, datados entre 1498 y 1836.

Fuentes para la historia moderna

Se han conservado millones de hojas sobre pleitos civiles que hacen referencia a deudas, préstamos, vecindades y cuestiones familiares como herencias, dotes, legados, sepulturas o mayorazgos. Ofrecen gran interés los pleitos que reflejan aspectos fundamentales de los grupos sociales, en especial de la nobleza, como los pleitos de reconocimiento de hidalguía, las denuncias de uso de escudo de armas o las informaciones sobre filiación y limpieza de sangre. Dentro de la historia local el interés de estos pleitos radica en contener abundante información sobre la ejecución de obras, públicas o particulares, y sobre cuestiones municipales como confirmaciones de ordenanzas o aprovechamientos comunales.

En el ámbito de la justicia penal llaman la atención las causas por homicidio, robos, agresiones, injurias, estupros, falsificación de moneda y otros delitos cometidos entre los siglos XVI y XIX y que derivaron en un pleito. Dentro de la historia social se han realizado notables investigaciones basadas en procesos relativos a conflictividad social y política, criminalidad e incluso brujería, uno de los temas más estudiados por historiadores locales y extranjeros.

Proyecto de catalogación

El Gobierno de Navarra inició en el año 1992 la catalogación de esta serie de procesos judiciales que, a fecha de hoy, todavía no ha concluido. El ritmo de catalogación ha sufrido diversos cambios durante todo este tiempo, ya que comenzó con una dedicación media de seis técnicos en jornada completa y en los últimos años se ha visto reducida a los tres técnicos que actualmente continúan realizando el trabajo.

Hasta el momento se ha catalogado gran parte de la documentación, de manera que los procesos judiciales más antiguos ya están descritos y se sigue avanzando de forma cronológica. Actualmente los técnicos que trabajan en dependencias del Archivo Real y General de Navarra crean anualmente una media de 5.500 fichas descriptivas correspondientes a procesos judiciales del siglo XVIII, con distinto grado de extensión y complejidad.

Las fichas catalográficas ofrecen la identificación de los pleiteantes de cada proceso judicial, un resumen del contenido, las fechas extremas y los descriptores geográficos. Teniendo en cuenta estos elementos, cualquier búsqueda realizada sobre la base de datos ofrece los resultados pertinentes, que Archivo Abierto permite posteriormente filtrar. Gracias a estas fichas es posible conocer el tipo de información que es posible encontrar en los expedientes judiciales a los que hacen referencia, lo que resulta fundamental para plantear y planificar posibles investigaciones sobre la historia de Navarra en esta época.

Documentación más consultada

La lectura de las fichas catalográficas no exime de la consulta de la documentación original a la que hacen referencia, y que debe hacerse de forma presencial en las instalaciones del Archivo de Navarra, donde se custodia. De hecho, hoy en día, los procesos judiciales de los Tribunales Reales son los documentos más consultados, junto con los protocolos notariales.

Los trabajos de catalogación realizados hasta la fecha han facilitado e incrementado las consultas. De hecho, desde que se iniciaran en 1992, la demanda ha crecido exponencialmente conforme se iban incorporando nuevas fichas a la base de datos. Actualmente, los investigadores consultan una media de 10.000 procesos judiciales cada año.

La publicación de estas fichas es un objetivo del plan de acción del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental, que pretende poner a disposición de los investigadores y difundir a la ciudadanía el rico patrimonio documental de Navarra.

(Noticia de actualidad del Portal Web del Gobierno de Navarra)