Curso de Historia de Navarra

Curso_Historia_Navarra_2020El Archivo Real y General de Navarra ha organizado un Curso dirigido a todos los interesados en la Historia de Navarra con el objetivo de promover el espíritu crítico en el análisis de los hechos históricos y mejorar el conocimiento de las fuentes documentales.

El curso se estructura en 20 sesiones que tendrán lugar los martes y jueves durante los meses de marzo, abril y mayo. En él se abordarán los principales acontecimientos históricos de Navarra desde el mundo tardoantiguo (siglo V) hasta la Transición de finales del siglo XX.

Será impartido por historiadores procedentes de las universidades navarras, grandes expertos en sus ámbitos de investigación, de manera que la Edad Media, la Edad Moderna y la Edad Contemporánea correrán a cargo de distintos profesionales: Íñigo Mugueta Moreno, Eloísa Ramírez Vaquero, Jesús M. Usunáriz Garayoa y Javier Caspistegui Gorasurreta.

El curso está abierto a toda la ciudadanía interesada en recibir una visión amplia y rigurosa de la historia de Navarra. Las sesiones se desarrollarán en el propio Archivo Real y General de Navarra los martes y jueves en horario de 19:00 a 20:00 h. Gracias a ello los asistentes tendrán la oportunidad de completar su formación con la consulta de documentos relevantes de la historia de Navarra que se custodian en el propio Archivo. Las fechas previstas para el curso son las siguientes: días 3, 5, 10, 12, 17, 24 y 31 de marzo, días 1, 7, 8, 21, 23, 28 y 30 de abril, días 5, 7, 12, 14, 26 y 28 de mayo.

Debido a que las plazas son limitadas es requisito indispensable reservar plaza llamando al teléfono 848 42 46 67. El plazo para solicitar la reserva estará abierto desde este mismo momento hasta el viernes 21 de febrero, cuando se procederá a realizar un sorteo. El resultado del sorteo se comunicará a cada uno de los asistentes.

Díptico Curso Historia de Navarra 2020

 

El Archivo de Navarra Programa una Conferencia sobre el Trienio Constitucional

BICENTENARIO TRIENIO CONFERENCIA CARTELCon motivo del Bicentenario del Trienio Liberal y la microexposición preparada en torno al mismo, el Archivo Real y General de Navarra ha programado una conferencia sobre “Los Liberales Navarros en el Trienio Constitucional” a cargo de Ángel García-Sanz Marcotegui, catedrático de Historia Contemporánea. La conferencia, de acceso libre y gratuito, tendrá lugar el miércoles 22 de enero a las 19:00 horas en el Salón de Actos del Archivo Real y General de Navarra.

Ángel García-Sanz Marcotegui es catedrático de Historia Contemporánea desde 2009 en la Universidad Pública de Navarra. Con anterioridad fue Profesor Titular en dicho centro y en la Universidad del País Vasco. También ha sido profesor tutor del Centro Asociado de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) de Pamplona.

Ha desempeñado varios cargos académicos en el ámbito universitario, como el de Director del Departamento de Geografía e Historia de la Universidad Pública de Navarra, y desde 1994 dirige la revista Huarte de San Juan. Geografía e Historia. Su actividad investigadora se ha centrado en el estudio de la evolución demográfica, social y política de la Navarra y el País Vasco contemporáneos, y preferentemente en las relaciones entre navarrismo, vasquismo y españolismo, movimiento obrero, elecciones y prosopografía. Es autor de obras como el Diccionario Biográfico de los Diputados Forales de Navarra o el Diccionario biográfico del socialismo histórico navarro. Como experto en el estudio del liberalismo navarro una de sus últimas publicaciones es Liberales navarros a través de sus textos (1820-1823), publicada en 2018 por la Universidad Pública de Navarra.

(Noticia de Actualidaddel Portal Web del Gobierno de Navarra)

Sola, Armendáriz, Osés… La Herencia Bajonavarra en los Apellidos

Hoy jueves, 22 de noviembre, a las 19:00 h., en el salón de actos del Archivo Real y General de Navarra, va a tener lugar la segunda conferencia del ciclo organizado en torno a la exposición Baja Navarra / Baxenabarre / Basse Navarre. Un territorio singular. En esta ocasión, Peio J. Monteano Sorbet  ofrece una conferencia sobre la presencia en la actual Navarra de apellidos procedentes de la Baja Navarra y regiones adyacentes, derivados de procesos migratorios ocurridos durante los siglos XVI y XVII.

Peio J. Monteano Sorbet

El ponente es doctor en Historia por la Universidad Pública de Navarra con un tesis publicada en 1998 con el título “Los navarros ante el hambre, la peste, la guerra y la fiscalidad: siglos XV y XVI”. Está especializado en historia de Navarra de la Baja Edad Media y Edad Moderna y ha publicado varias obras sobre la población navarra, la Conquista de Navarra y el euskera en los textos históricos navarros. En la actualidad es técnico superior de archivos del Gobierno de Navarra y desempeña su trabajo en el Archivo Real y General de Navarra.

La entrada es libre hasta completa aforo.

(Información de la Agenda Cultural del Gobierno de Navarra)

Juego de Tronos, en el Archivo Real y General de Navarra

El Archivo Real y General de Navarra acoge este mes un ciclo de conferencias con motivo de la exposición Baja Navarra / Baxenabarre / Basse Navarre. Un territorio singular. La primera de ellas va a tener lugar hoy jueves, 15 de noviembre, a las 19 h., en el salón de actos, bajo el título Juego de Tronos, de la Alta a la Baja Navarra. Tras la charla, se realizará una visita comentada a la exposición a cargo de la conferenciante y comisaria de la misma, Susana Herreros Lopetegui. En la cita de esta tarde, Susana Herreros trazará un recorrido sobre la formación del territorio y su encaje en la órbita del Reino de Navarra. Un proceso que se inició a finales del siglo XII en un escenario al más puro estilo de la conocida serie televisiva “Juego de Tronos”, debido a la intensidad de los enfrentamientos entre las grandes potencias europeas y las intrigas y traiciones entre los distintos protagonistas y linajes implicados. La actividad programada consistirá en una conferencia seguida de una visita comentada a la exposición por parte de la comisaria de la misma.

Susana Herreros Lopetegui

La ponente es doctora en Historia por la Universidad de Navarra con una tesis publicada en 1998 con el título Las Tierras Navarras de Ultrapuertos. Sus investigaciones se han centrado en el ámbito de la historia medieval de Navarra y especialmente en el estudio de la Navarra de Ultrapuertos o Baja Navarra. Colabora frecuentemente con el Área de Historia Medieval de la Universidad Pública de Navarra en conferencias, charlas o cursos de verano, y especialmente en proyectos como la catalogación del fondo medieval de la Cámara de Comptos o el estudio de los Cartularios Reales de Navarra. Como técnico superior de archivos del Gobierno de Navarra ha comisariado varias exposiciones en el Archivo Real y General de Navarra. En la actualidad es Jefa de la Sección de Gestión del Patrimonio Documental del Gobierno de Navarra y responsable de dirigir el Archivo de la Administración de la Comunidad Foral.

La entrada es libre hasta completar aforo.

Baja Navarra, un Territorio Singular

El Archivo Real y General de Navarra ha inaugurado hoy la exposición “Baja Navarra, un territorio singular/ Baxenabarre, lurralde berezia/ Basse Navarre, un territoire singulier”, que podrá visitarse hasta el 13 de enero de 2019 todos los días, de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas.

La muestra, comisariada por Susana Herreros Lopetegui, está organizada en 16 vitrinas agrupadas en dos partes que exponen la trayectoria de este pequeño y estratégico espacio desde sus orígenes hasta su desintegración como reino, a consecuencia de la Revolución Francesa (1789).

La primera parte aborda todo el proceso de formación del espacio y el establecimiento de los resortes de la administración navarra en Ultrapuertos. El proceso de formación del territorio se encuadra en un escenario de intrigas, traiciones y muertes: los enfrentamientos entre las grandes potencias europeas de finales del siglo XII, la dinastía inglesa de los Plantagenet y sus extensos dominios continentales contra la francesa de los Capeto, con su nuevo y enérgico monarca Felipe Augusto, empeñado en recuperar la autoridad en todo el reino. Las luchas familiares de la corte inglesa hostigadas por la reina Leonor de Aquitania, que enemista al padre con los hijos, a estos con el padre y a los hermanos entre ellos. A esto se añade una historia de amor, aunque sea de conveniencia. Todo ello en el marco de una sociedad fuertemente feudalizada, un tiempo marcado por la III Cruzada y el indudable interés de la corona de Navarra por traspasar el Pirineo.

La segunda parte del recorrido presenta a grandes rasgos las características más reseñables de este territorio: su indiscutible valor estratégico, escala en la ruta de tránsito de mercancías y peregrinos a ambos lados del Pirineo; cuna de hidalgos y soldados, así como su devenir a partir de la conquista de Navarra por las tropas castellanas y la resistencia de una parte del espacio, siempre fiel a los Albret, donde se gestó le Royaume de la Basse Navarre. En este marco se sucederán una serie de alianzas, reclamaciones y rencillas entre Austrias, Albret y Borbones por apropiarse del título de Reyes de Navarra.

El diseño técnico, a cargo de la empresa Muraria S.L. y José Miguel Parra muestra una estética medieval, acorde con la documentación que se exhibe. La exposición cuenta con documentos pertenecientes en su mayor parte al fondo de la Cámara de Comptos del AGN, pero también presenta un exquisito documento otorgado por Sancho el Sabio (1194), perteneciente al Archivo Parroquial de San Cernin, actualmente custodiado en el Archivo Diocesano de Pamplona, así como tres documentos procedentes del Archivo Departamental de Pirineos Atlánticos.

La exposición “Baja Navarra, un territorio singular/ Baxenabarre, lurralde berezia/ Basse Navarre, un territoire singulier” es de acceso libre y gratuito y estará abierta en la Sala de Exposiciones del Archivo Real y General de Navarra desde el 10 de octubre hasta el 13 de enero de 2019. Además, se ha preparado un sistema de visitas guiadas gratuitas todos los fines de semana a las 12:00 h, para las cuáles será necesario reservar plaza en el teléfono 848 42 46 67. Las primeras visitas tendrán lugar los días 12, 13 y 14 de octubre. Asimismo se está organizando un ciclo de conferencias que tendrá lugar a mediados del mes de noviembre.

Berenguela de Navarra y Ricardo Corazón de León

Ricardo Corazón de León rompió su compromiso con Adelaida, hermana del rey de Francia, y solicitó la mano de Berenguela de Navarra. Preparado para embarcar hacia la III Cruzada le preocupaba la estabilidad de sus posesiones continentales en su ausencia. Cambió de estrategia y pidió a su madre Leonor de Aquitania, que negociase el matrimonio con la princesa Berenguela de Navarra.

Sin duda su elección tuvo mucho que ver con el linaje normando del Águila, al que pertenecían la infanta navarra y su hermano Sancho el Fuerte, quien adoptó el Águila, como emblema propio. Esta estirpe normanda de experimentados guerreros había participado, entre otros episodios señalados, en la Reconquista del Valle del Ebro y en la recuperación de Sicilia, cuyo trono recibieron como recompensa. Además sus miembros eran fieles vasallos de Inglaterra, por lo que Ricardo no dudó en estrechar lazos con este linaje como fórmula segura de protección de sus dominios. Así se acordó este matrimonio de conveniencia que se formalizó en Limassol (Chipre). La princesa navarra viajó acompañada de su suegra, Leonor de Aquitania, hasta Mesina y allí le recibieron sus parientes normandos, antes de embarcar hacía Oriente. Su dote, los castillos bajonavarros de San Juan Pie de Puerto y Rocabruna, sus arras el Condado de Gascuña. Ninguna de estas cláusulas se cumplió.

Vínculos entre las dos Navarras

A partir de este momento se desencadenan determinadas situaciones y circunstancias que irán propiciando la vinculación de otros territorios con la corona de Navarra. Se trata de un proceso escalonado en el tiempo y plural en las formas, que tuvo como resultado la formación de un territorio singular y diverso en el que cada valle, parroquia o “país” presentará unas peculiaridades específicas, producto de su vínculo con la corona. Es precisamente este vínculo lo que dará cohesión y sentido a la Baja Navarra.

Como resultado de este vínculo secular, ha quedado un vestigio inmaterial entre la actual población de Navarra: La abundante presencia de topónimos bajonavarros entre los apellidos de los navarros. Baste señalar, a modo de ejemplo, algunos como Arbeloa, Armendariz, Baigorri, Beorlegui, Isturiz, Irulegui, Jaso, Lacarra, Mendive, Mongelos, Osés, Yoldi o Zaro que son huella indiscutible de este camino de ida y vuelta. Para conocer el lugar de origen se ofrece un mapa interactivo que relaciona los apellidos con el pueblo de origen.

Exposición sobre Baja Navarra Folleto informativo

(Noticia del apartado de actualidad del portal web del Gobierno de Navarra)

Donación de la Biblioteca de Manuel Ortuño

El Archivo Real y General de Navarra ha recibido en donación la biblioteca del historiador Manuel Ortuño, fallecido en 2017, experto en la figura del guerrillero navarro Javier Mina “El Mozo”, también llamado Francisco Xavier. La cesión se ha podido formalizar gracias a la intervención de los hijos de Manuel Ortuño, aunque los ejemplares ya obraban en poder del Archivo de Navarra tras haberlos entregado el propio autor poco antes de fallecer.

La biblioteca donada está formada por 207 ejemplares publicados entre 1888 y 2017. Todos ellos fueron seleccionados por el propio Manuel Ortuño para conformar la recopilación bibliográfica más completa sobre la figura de Javier Mina. Contiene también títulos relativos a las guerras de independencia hispanoamericanas y obras más generales sobre el siglo XIX. El conjunto está formado por actas de congresos, artículos de revistas, ediciones críticas de memorias y escritos y numerosas monografías, entre las que destacan las propias obras de Manuel Ortuño, culminación de sus décadas de estudio sobre el tema, como son la Expedición a Nueva España de Javier Mina, el ensayo bio-bibliográfico sobre el guerrillero, la Vida de Mina y sus Proclamas y Escritos.

Antes de fallecer, Manuel Ortuño propuso que el conjunto de monografías y artículos relativos a este personaje navarro, que había reunido a lo largo de su dilatada carrera como investigador, fueran recibidos en donación por el Archivo Real y General de Navarra. En estos momentos, una vez formalizada la donación, la biblioteca de Manuel Ortuño está siendo catalogada por parte del personal bibliotecario, con objeto de ponerla a disposición de todas las personas interesadas.

Manuel Ortuño

El historiador Manuel Ortuño Martínez nació en 1927 en Ayora, Valencia. En 1961 se exilió a México donde impartió clases de Historia y Ciencia Política en las Universidades Nacional Autónoma e Iberoamericana y trabajó en el ámbito editorial. Fue coeditor de la revista Vanguardia Socialista (1962 a 1964) y editor, entre otras, de las revistas Nuevos Horizontes (1967-1968) y Tribuna Abierta (1976). En 1977 regresó a España donde continuó su producción histórica y ensayística, principalmente sobre historia política de Iberoamérica y Europa. Uno de sus temas predilectos fue la figura del navarro Javier Mina Larrea “El Mozo” y, especialmente, la que él denominaba la “aventura de Mina en México” entre abril y noviembre de 1817.

(Noticia del Portal Web del Gobierno de Navarra)

El Fondo Documental de los Marqueses de Jaureguízar

El Archivo Real y General de Navarra ha recibido en cesión el fondo documental de los marqueses de Jaureguízar, formado principalmente por la documentación del archivo de Ripa. Se trata de un conjunto de documentos procedente de varias casas nobiliarias situadas en Arráioz, Ripa, Lumbier y Puente la Reina, entre las que destacan los palacios cabo de armería de Ripa y de Jaureguízar. El archivo, que está formado por 110 cajas, ha sido depositado por el presidente de la Fundación Jaureguízar, Íñigo Pérez de Rada y Cavanilles, gracias a un convenio suscrito con la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana para favorecer su difusión y puesta a disposición de la investigación.

De esta forma, la documentación ha pasado a constituir un nuevo fondo documental en el Archivo Real y General de Navarra, donde ya se custodian otros fondos de carácter nobiliario.

Esta documentación corresponde a la generada por los títulos y señoríos nobiliarios que a lo largo de los siglos han confluido en los señores de Ripa y marqueses de Jaureguízar. Se trata, principalmente, de escrituras y títulos de propiedad, documentación notarial, pleitos, fundaciones, cartas de hidalguía, correspondencia, recibos y cuentas. La confluencia de diversas ramas familiares, que se fueron incorporando al tronco familiar con sus correspondientes propiedades y archivos, ha derivado en un fondo documental cronológicamente muy amplio y con una gran diversidad en cuanto al origen geográfico de las distintas familias. En principio, se pueden diferenciar cuatro grandes ámbitos familiares procedentes de Navarra, como son los Ripa, los Irigoyen, los Izco y los Pérez de Rada.

La documentación más antigua es la relativa a los palacios de Jaureguízar y de Ripa, aunque la mayor parte del archivo procede de las propiedades vinculadas a este último. El mayorazgo de Ripa se fundó por escritura ante el notario Pedro de Amburz el año 1446, con las agregaciones de los palacios de Ordoñana y Galarreta en Álava. El rey Juan II otorgó a los dueños del palacio la merced del señorío de Odieta, con las pechas, caloñas, medios homicidios y pechas de Lanz. Entre los documentos más interesantes destacan los llamamientos a cortes de los señores del palacio de Jaureguízar, las hojas de servicios de personajes como Bartolomé o Sancho de Ursúa, y Gaspar, Bartolomé, Miguel Fermín o Buenaventura de Ripa, así como diversas genealogías y diseños de armas de linaje.

Tras el entronque familiar de los Ripa con los Calatayud-Irigoyen se documentan las propiedades procedentes de las distintas ramas de esta familia, tanto los Larrea sobre el mayorazgo de Collazos en Echauri y el mayorazgo y palacio de Vidaurre, como los Irigoyen con sus propiedades en la localidad de Errazu, principalmente de las casas Aguerrea e Irigoyen. Existe también documentación procedente del mayorazgo de Izco que quedó incorporada al archivo de los marqueses de Jaureguízar, como la relativa al palacio de Tabar y a la propiedad de varias casas en Artozqui y en Lumbier.

Otro importante volumen de documentación está relacionado con diferentes familias y personas residentes y relacionadas con la villa de Puente la Reina, que proceden de los Pérez de Rada, familia que actualmente ostenta el marquesado de Jaureguízar. Los más sobresalientes de estos linajes son los Bernedo y los Burutáin, que ostentaron diversos cargos en las instituciones del Reino, como tesorero de Pamplona y su merindad, síndico del Reino, recibidor de Olite, alcalde de Puente la Reina, además de ser abogados de los Tribunales Reales. La documentación relativa a ellos es mayoritariamente correspondencia, tanto privada como relacionada con sus negocios y actividades administrativas, con una antigüedad de tres siglos, desde el XVI al XVIII, lo que constituye una interesante fuente de información sobre ciertas familias que sin pertenecer a la nobleza titulada, ostentaron cargos y sirvieron al Reino durante varias generaciones. Estas familias, ya en el siglo XIX, entroncaron con los Pérez de Rada a raíz del matrimonio de Joaquina de Miranda y Bernedo con Miguel Ramón Pérez de Rada, marqués de Zabalegui.

Por otro lado, debe mencionarse la existencia de numerosa documentación relativa a las propiedades de distintos miembros de la familia en Asturias, vinculadas al anterior Marqués de Jaureguízar a través de su mujer, Covadonga Cavanilles y Navia Osorio, como también a través de Fabriciano Menéndez-Baizán Morán de Labandera (1844-1931), padre de Dolores Menéndez Baizan, anterior marquesa de Jaureguízar.

En estos momentos, personal técnico se encuentra trabajando en su tratamiento archivístico, con objeto de hacerlo accesible a todas las personas interesadas.

Señores de Ripa y marqueses de Jaureguízar

El núcleo familiar se sitúa en los señores de Ripa, cuyos orígenes se remontan a la Edad Media y a cuya casa se fueron sumando distintos señoríos nobiliarios. Así, a finales del siglo XVI el señor de Ripa incorporó a sus propiedades el señorío de Aizaroz y la torre de Ezquizaburúa. En 1677 recibió en donación de manos de su tía Ana de Larralde el palacio de Jaureguízar, en Arraioz. El marquesado del mismo nombre fue una creación posterior, tres generaciones más tarde, en pleno siglo XVIII. En concreto el rey Carlos VII de Nápoles –futuro Carlos III de España– concedió el título nobiliario de Marqués de Jaureguízar a Miguel Fermín de Ripa Jaureguízar y Lete, que era señor de los palacios de Ripa, Jaureguízar, Aizároz y de la Torre de Ezquizaburúa, además de capitán de infantería y comisario de guerra.

Ventura de Ripa, marqués de Jaureguízar, nombró sucesor del marquesado a su sobrino, Alberto Calatayud e Irigoyen, poseedor del mayorazgo y palacio de Vidaurre y del mayorazgo de Collazos en Echauri, que gracias a su matrimonio con Vicenta de Izco incorporó el mayorazgo de Izco y otros bienes localizados en la villa de Lumbier, como el palacio de Antillón y la casa palacio de los marqueses de Jaureguízar.

Ya en pleno siglo XX, tras el fallecimiento en Lumbier de la marquesa María de los Dolores Menéndez Baizán y Calatayud, el título de marqués de Jaureguízar recayó en el sobrino de esta, Francisco Javier Pérez de Rada (1929-2013), hijo a su vez del marqués de Zabalegui. Gran conocedor y divulgador de la historia familiar, Francisco Javier Pérez de Rada fue académico correspondiente por Navarra de la Real Academia de la Historia, caballero de la Soberana Orden de Malta e impulsor de la Fundación Jaureguízar y del Museo de Tabar.

(Noticia del Portal Web del Gobierno de Navarra)