Archivo

Archive for the ‘Historia de Navarra’ Category

DONACIÓN DE LA BIBLIOTECA DE MANUEL ORTUÑO

El Archivo Real y General de Navarra ha recibido en donación la biblioteca del historiador Manuel Ortuño, fallecido en 2017, experto en la figura del guerrillero navarro Javier Mina “El Mozo”, también llamado Francisco Xavier. La cesión se ha podido formalizar gracias a la intervención de los hijos de Manuel Ortuño, aunque los ejemplares ya obraban en poder del Archivo de Navarra tras haberlos entregado el propio autor poco antes de fallecer.

La biblioteca donada está formada por 207 ejemplares publicados entre 1888 y 2017. Todos ellos fueron seleccionados por el propio Manuel Ortuño para conformar la recopilación bibliográfica más completa sobre la figura de Javier Mina. Contiene también títulos relativos a las guerras de independencia hispanoamericanas y obras más generales sobre el siglo XIX. El conjunto está formado por actas de congresos, artículos de revistas, ediciones críticas de memorias y escritos y numerosas monografías, entre las que destacan las propias obras de Manuel Ortuño, culminación de sus décadas de estudio sobre el tema, como son la Expedición a Nueva España de Javier Mina, el ensayo bio-bibliográfico sobre el guerrillero, la Vida de Mina y sus Proclamas y Escritos.

Antes de fallecer, Manuel Ortuño propuso que el conjunto de monografías y artículos relativos a este personaje navarro, que había reunido a lo largo de su dilatada carrera como investigador, fueran recibidos en donación por el Archivo Real y General de Navarra. En estos momentos, una vez formalizada la donación, la biblioteca de Manuel Ortuño está siendo catalogada por parte del personal bibliotecario, con objeto de ponerla a disposición de todas las personas interesadas.

Manuel Ortuño

El historiador Manuel Ortuño Martínez nació en 1927 en Ayora, Valencia. En 1961 se exilió a México donde impartió clases de Historia y Ciencia Política en las Universidades Nacional Autónoma e Iberoamericana y trabajó en el ámbito editorial. Fue coeditor de la revista Vanguardia Socialista (1962 a 1964) y editor, entre otras, de las revistas Nuevos Horizontes (1967-1968) y Tribuna Abierta (1976). En 1977 regresó a España donde continuó su producción histórica y ensayística, principalmente sobre historia política de Iberoamérica y Europa. Uno de sus temas predilectos fue la figura del navarro Javier Mina Larrea “El Mozo” y, especialmente, la que él denominaba la “aventura de Mina en México” entre abril y noviembre de 1817.

(Noticia del Portal Web del Gobierno de Navarra)

Anuncios

EL FONDO DOCUMENTAL DE LOS MARQUESES DE JAUREGUÍZAR

El Archivo Real y General de Navarra ha recibido en cesión el fondo documental de los marqueses de Jaureguízar, formado principalmente por la documentación del archivo de Ripa. Se trata de un conjunto de documentos procedente de varias casas nobiliarias situadas en Arráioz, Ripa, Lumbier y Puente la Reina, entre las que destacan los palacios cabo de armería de Ripa y de Jaureguízar. El archivo, que está formado por 110 cajas, ha sido depositado por el presidente de la Fundación Jaureguízar, Íñigo Pérez de Rada y Cavanilles, gracias a un convenio suscrito con la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana para favorecer su difusión y puesta a disposición de la investigación.

De esta forma, la documentación ha pasado a constituir un nuevo fondo documental en el Archivo Real y General de Navarra, donde ya se custodian otros fondos de carácter nobiliario.

Esta documentación corresponde a la generada por los títulos y señoríos nobiliarios que a lo largo de los siglos han confluido en los señores de Ripa y marqueses de Jaureguízar. Se trata, principalmente, de escrituras y títulos de propiedad, documentación notarial, pleitos, fundaciones, cartas de hidalguía, correspondencia, recibos y cuentas. La confluencia de diversas ramas familiares, que se fueron incorporando al tronco familiar con sus correspondientes propiedades y archivos, ha derivado en un fondo documental cronológicamente muy amplio y con una gran diversidad en cuanto al origen geográfico de las distintas familias. En principio, se pueden diferenciar cuatro grandes ámbitos familiares procedentes de Navarra, como son los Ripa, los Irigoyen, los Izco y los Pérez de Rada.

La documentación más antigua es la relativa a los palacios de Jaureguízar y de Ripa, aunque la mayor parte del archivo procede de las propiedades vinculadas a este último. El mayorazgo de Ripa se fundó por escritura ante el notario Pedro de Amburz el año 1446, con las agregaciones de los palacios de Ordoñana y Galarreta en Álava. El rey Juan II otorgó a los dueños del palacio la merced del señorío de Odieta, con las pechas, caloñas, medios homicidios y pechas de Lanz. Entre los documentos más interesantes destacan los llamamientos a cortes de los señores del palacio de Jaureguízar, las hojas de servicios de personajes como Bartolomé o Sancho de Ursúa, y Gaspar, Bartolomé, Miguel Fermín o Buenaventura de Ripa, así como diversas genealogías y diseños de armas de linaje.

Tras el entronque familiar de los Ripa con los Calatayud-Irigoyen se documentan las propiedades procedentes de las distintas ramas de esta familia, tanto los Larrea sobre el mayorazgo de Collazos en Echauri y el mayorazgo y palacio de Vidaurre, como los Irigoyen con sus propiedades en la localidad de Errazu, principalmente de las casas Aguerrea e Irigoyen. Existe también documentación procedente del mayorazgo de Izco que quedó incorporada al archivo de los marqueses de Jaureguízar, como la relativa al palacio de Tabar y a la propiedad de varias casas en Artozqui y en Lumbier.

Otro importante volumen de documentación está relacionado con diferentes familias y personas residentes y relacionadas con la villa de Puente la Reina, que proceden de los Pérez de Rada, familia que actualmente ostenta el marquesado de Jaureguízar. Los más sobresalientes de estos linajes son los Bernedo y los Burutáin, que ostentaron diversos cargos en las instituciones del Reino, como tesorero de Pamplona y su merindad, síndico del Reino, recibidor de Olite, alcalde de Puente la Reina, además de ser abogados de los Tribunales Reales. La documentación relativa a ellos es mayoritariamente correspondencia, tanto privada como relacionada con sus negocios y actividades administrativas, con una antigüedad de tres siglos, desde el XVI al XVIII, lo que constituye una interesante fuente de información sobre ciertas familias que sin pertenecer a la nobleza titulada, ostentaron cargos y sirvieron al Reino durante varias generaciones. Estas familias, ya en el siglo XIX, entroncaron con los Pérez de Rada a raíz del matrimonio de Joaquina de Miranda y Bernedo con Miguel Ramón Pérez de Rada, marqués de Zabalegui.

Por otro lado, debe mencionarse la existencia de numerosa documentación relativa a las propiedades de distintos miembros de la familia en Asturias, vinculadas al anterior Marqués de Jaureguízar a través de su mujer, Covadonga Cavanilles y Navia Osorio, como también a través de Fabriciano Menéndez-Baizán Morán de Labandera (1844-1931), padre de Dolores Menéndez Baizan, anterior marquesa de Jaureguízar.

En estos momentos, personal técnico se encuentra trabajando en su tratamiento archivístico, con objeto de hacerlo accesible a todas las personas interesadas.

Señores de Ripa y marqueses de Jaureguízar

El núcleo familiar se sitúa en los señores de Ripa, cuyos orígenes se remontan a la Edad Media y a cuya casa se fueron sumando distintos señoríos nobiliarios. Así, a finales del siglo XVI el señor de Ripa incorporó a sus propiedades el señorío de Aizaroz y la torre de Ezquizaburúa. En 1677 recibió en donación de manos de su tía Ana de Larralde el palacio de Jaureguízar, en Arraioz. El marquesado del mismo nombre fue una creación posterior, tres generaciones más tarde, en pleno siglo XVIII. En concreto el rey Carlos VII de Nápoles –futuro Carlos III de España– concedió el título nobiliario de Marqués de Jaureguízar a Miguel Fermín de Ripa Jaureguízar y Lete, que era señor de los palacios de Ripa, Jaureguízar, Aizároz y de la Torre de Ezquizaburúa, además de capitán de infantería y comisario de guerra.

Ventura de Ripa, marqués de Jaureguízar, nombró sucesor del marquesado a su sobrino, Alberto Calatayud e Irigoyen, poseedor del mayorazgo y palacio de Vidaurre y del mayorazgo de Collazos en Echauri, que gracias a su matrimonio con Vicenta de Izco incorporó el mayorazgo de Izco y otros bienes localizados en la villa de Lumbier, como el palacio de Antillón y la casa palacio de los marqueses de Jaureguízar.

Ya en pleno siglo XX, tras el fallecimiento en Lumbier de la marquesa María de los Dolores Menéndez Baizán y Calatayud, el título de marqués de Jaureguízar recayó en el sobrino de esta, Francisco Javier Pérez de Rada (1929-2013), hijo a su vez del marqués de Zabalegui. Gran conocedor y divulgador de la historia familiar, Francisco Javier Pérez de Rada fue académico correspondiente por Navarra de la Real Academia de la Historia, caballero de la Soberana Orden de Malta e impulsor de la Fundación Jaureguízar y del Museo de Tabar.

(Noticia del Portal Web del Gobierno de Navarra)

SEXTO CENTENARIO DEL AMEJORAMIENTO DEL FUERO GENERAL DE NAVARRA

Amejoramiento del Fuero General de Navarra, de Carlos III El Noble

Con motivo del sexto centenario del amejoramiento del Fuero General de Navarra, la galería baja del Archivo Real y General de Navarra acoge durante el mes de marzo una exposición para recordar esta efeméride. La muestra, que incluye el manuscrito del amejoramiento de Carlos III el Noble, permanecerá abierta todos los días de la semana, incluidos fines de semana y festivos, en horario de 10:00 h. a 14:00 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

A comienzos de 1418, el rey Carlos III el Noble promulgaba el amejoramiento del Fuero General de Navarra, el segundo de los que conoció el texto foral. Pretendía el monarca introducir la actualización de algunos preceptos que, o bien habían quedado obsoletos y era necesario renovarlos, o bien, por no haber sido contemplados hasta entonces, se requería su regulación.

A pesar de que el propio amejoramiento de 1418 ordenaba que el texto fuera anexado al libro del Fuero General de Navarra a continuación del amejoramiento de Felipe III, parece ser que dicho mandato no se cumplió. Por ello, en los códices manuscritos medievales que del mencionado Fuero conserva el Archivo de Navarra, el amejoramiento de Carlos III, a diferencia del de Felipe III, está ausente. Tampoco se encuentra en buena parte de los ejemplares del Fuero conservados hasta la fecha.

No obstante, gracias a un documento del fondo documental de la Cámara de Comptos, que también se expone al público en esta oportunidad, conocemos que el amejoramiento de Carlos III no cayó en el olvido y que ya en 1441 la reina Blanca, su hija, solicitó a la Cámara que le fueran entregados, entre otros documentos, los “fueros nuevos et mejoramientos” de aquellos promulgados por su padre, el rey Carlos III.

De este modo, cuando en 1584 el Consejo Real ordenó confeccionar una copia del Fuero General de Navarra, el texto del amejoramiento de Carlos III sí que fue incluido a continuación del de Felipe III, siendo hoy esta copia la única fuente que conserva el Archivo de Navarra del texto del documento, y precisamente la que se expone al público en la muestra.

El Fuero General de Navarra

El Fuero General de Navarra, recopilación normativa de la primera mitad del siglo XIII, está considerado como el texto principal del derecho del Reino de Navarra de época medieval y es un hito en el proceso de paulatina consolidación del derecho territorial del reino. Salvo un códice datado a finales del siglo XIII, el resto de los ejemplares del Fuero General de Navarra que se conocen, conservados en distintas instituciones navarras, españolas y europeas, se pusieron por escrito a partir del siglo XIV.

Precisamente para entonces, en pleno siglo XIV, se tuvo la necesidad de mejorar o “amejorar” esa compilación de origen privado y anónimo que hundía sus raíces en el derecho consuetudinario. El primero de los Amejoramientos, el de Felipe III de Evreux, se produjo en 1330.

El segundo Amejoramiento de que fue objeto el Fuero General de Navarra lo aprobó su nieto, Carlos III el Noble, en 1418. En este caso fue el propio rey quien tuvo la iniciativa de promulgarlo. Así lo detalla el prólogo del texto del amejoramiento. La sanción real de las nuevas normas tuvo lugar el 1 de febrero de 1418 y contó con la aprobación de las Cortes, compuestas por los representantes eclesiásticos, de la nobleza y de las buenas villas del reino.

El contenido de las normas insertas en el amejoramiento de Carlos III, distribuidas en 14 capítulos, es variado. Incluye medidas de represión de la blasfemia, de establecimiento de obligaciones para los clérigos, de restricción sobre celebración de festividades en los pueblos, así como normas de derecho privado.

La promulgación de este amejoramiento durante el reinado de Carlos III es buena muestra del progresivo fortalecimiento del derecho territorial navarro, es decir, del derecho destinado a regir en todo el reino, frente a los distintos derechos locales que habían surgido durante la Reconquista. Un contexto en donde hay que enmarcar también otras iniciativas del mismo Carlos III como el llamado Privilegio de la Unión de 1423, por el que se unificaban las tres jurisdicciones o poblaciones en las que hasta entonces había estado dividida Pamplona. Así como también una disposición complementaria del mismo año 1423 por la que se ordenaba que, en lo sucesivo, los habitantes de las tres poblaciones de Pamplona estarían sujetos al Fuero General de Navarra en lugar de a los ordenamientos jurídicos locales.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

RESCATANDO NUESTRA HISTORIA

El Servicio de Archivos y Patrimonio Documental de la Dirección General de Cultura ha organizado para este año un ciclo de conferencias, con el título Rescatando nuestra historia, que comienza hoy viernes, 10 de marzo, en el Palacio del Condestable, a las 19:30 horas, con la conferencia “La reina Catalina de Foix o la defensa de la soberanía navarra”, a cargo del historiador Aitor Pescador.

El programa que ahora se inicia persigue ofrecer encuentros plurales sobre la historia de Navarra en torno a hechos que se conmemoran en 2017 y que tuvieron trascendencia para la historia de Navarra. Se trata en total de tres conferencias que serán impartidas por profesionales de diversas corrientes historiográficas.

Contenido de las charlas

Esta primera conferencia conmemora el quinto centenario del fallecimiento de Catalina de Foix (1468-1517), la última reina privativa de Navarra desde 1494 hasta 1512. Esta efeméride también se recordó a través de la microexposición celebrada en febrero en el Archivo Real y General de Navarra.

Por otra parte, en el mes de junio se celebrará una charla centrada en la Edad Media para recordar la batalla de Nájera, con motivo de su 650 aniversario. La historiadora Susana Aparicio hablará sobre el papel de Navarra en esta batalla y los efectos que tuvo para el futuro del reino.

Además, en el último trimestre del año se impartirá la tercera charla conmemorativa, en la que se analizarán las repercusiones que tuvo la revolución rusa de 1917 en Navarra, cuando se cumplen 100 años de este acontecimiento histórico.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

75º ANIVERSARIO DE LA INSTITUCIÓN PRÍNCIPE DE VIANA

Sello de la Institución Príncipe de Viana

Dos exposiciones conmemorarán a lo largo de este año el 75º aniversario de la Institución Príncipe de Viana, creada en 1940 por la Diputación Foral de Navarra para la gestión de la cultura en Navarra: una de ellas, titulada “La cultura, identidad de Navarra”, tiene un carácter itinerante y recorrerá las casas y hogares navarros de España, así como varias casas de cultura de la Comunidad Foral, después de permanecer en el Archivo Real y General de Navarra hasta el 30 de marzo; la otra, que lleva por título “La Institución Príncipe de Viana, 75 años de Cultura”, se exhibirá de forma permanente en la sala de exposiciones del Archivo Real y General de Navarra hasta finales de septiembre. Ambas se pueden visitar de lunes a viernes, de 8.30 a 14.30 horas.

La Institución Príncipe de Viana fue creada con los objetivos de restaurar, mantener y custodiar el patrimonio artístico navarro; impulsar la investigación de la historia de Navarra, su derecho, costumbres, etc., y divulgar la cultura mediante publicaciones, bibliotecas, archivos, museos y diversas actividades culturales.

Tomó el nombre del título Principado de Viana, creado en 1423 por el rey navarro Carlos III el Noble a favor de su nieto, Carlos de Trastámara y Evreux (1421-1461), considerado como una personalidad destacada de la historia cultural de Navarra.

Más información en Navarra.es

 

NUEVOS DOCUMENTOS DE JUAN RENA EN “ARCHIVO ABIERTO”

1 rectoEl Archivo Real y General de Navarra ha publicado en el buscador web “Archivo Abierto” habilitado en el portal institucional del Gobierno de Navarra, nuevos documentos del fondo Juan Rena. Se trata en total de 751 documentos datados entre 1520 y 1530, que reflejan en su mayoría las actuaciones de pago de Juan Rena con relación al tercer y último intento de recuperación del reino protagonizado por las tropas franco-navarras en 1521.

Juan Rena fue el hombre clave de Fernando el Católico y de Carlos I durante las primeras décadas de gobierno castellano en Navarra. Desde su llegada al reino en 1512 hasta su fallecimiento en 1539, acumuló numerosos cargos civiles y eclesiásticos y se ocupó de gestionar el dinero inyectado por Castilla en Navarra. Transcurridos casi cinco siglos, su archivo, conservado prácticamente en su integridad, constituye uno de los fondos documentales más importantes del Archivo de Navarra y resulta crucial para estudiar el proceso de incorporación de Navarra a la Corona de Castilla.

Estos documentos han sido recuperados gracias a los trabajos realizados en el Archivo en los últimos años, durante los cuales se ha procedido a su descripción, restauración y digitalización para permitir la consulta directa de las imágenes.

Este nuevo volcado se suma al realizado el año pasado, dentro de la apuesta que ha hecho el AGN por la difusión y el conocimiento de las fuentes primarias sobre la Conquista e Incorporación de Navarra a la Corona de Castilla. Así, con éste, son ya más de 4.000 documentos del fondo Rena disponibles en un solo click.

Los documentos volcados corresponden a siete funciones públicas desempeñadas por Juan Rena durante la década de 1520 con relación a dos episodios bélicos: el primero de ellos fue la guerra de las Comunidades de 1520-1521, en la que Juan Rena actuó como fiel colaborador de los gobernadores de Castilla ejerciendo de “Pagador de la artillería” enviada desde Pamplona a Castilla, y de “Pagador de las obras y reparos de la fortaleza de Tordesillas”.

El segundo episodio se refiere al tercer y último intento de recuperación del reino de Navarra por el ejército franco-navarro que intervino en 1521 en nombre de Enrique II de Albret. En este caso, Juan Rena ejerció como “Pagador del ejército de Carlos I”, razón por la que se han conservado multitud de pagos a los capitanes castellanos y navarros que participaron en las filas vencedoras de la batalla de Noáin del 30 de junio de 1521.

Muy vinculada con este último episodio fue la actuación de Juan Rena en 1522 como “Recibidor de los bienes confiscados a los deservidores de Carlos I”, en referencia a los agramonteses partidarios de los Albret. Con motivo de esa confiscación, Juan Rena reunió las famosas “cartas de Maya”, es decir, la correspondencia de Jaime Vélaz de Medrano durante su defensa de la fortaleza de Amaiur en el verano de 1522, además de los documentos confiscados al mercader agramontés Sancho de Yesa.

(Noticia extraída del Portal del Gobierno de Navarra)

NOVEDAD EDITORIAL: EL INVENTARIO DE LA DOCUMENTACIÓN DE JUAN RENA

Inventario Rena2El Archivo Real y General de Navarra acaba de publicar el Inventario de la documentación de Juan Rena, realizado por los archiveros Mercedes Chocarro Huesa y Félix Segura Urra, como resultado de cinco largos años de trabajo archivístico llevado a cabo íntegramente en sus dependencias.

Juan Rena fue el hombre clave de Fernando el Católico y de Carlos I durante las primeras décadas de gobierno castellano en Navarra. Desde su llegada al reino en 1512 hasta su fallecimiento en 1539, acumuló numerosos cargos civiles y eclesiásticos y se ocupó de gestionar el dinero inyectado por Castilla en Navarra. Transcurridos casi cinco siglos, su archivo, conservado prácticamente en su integridad, constituye uno de los fondos documentales más importantes del Archivo Real y General de Navarra y resulta crucial para estudiar el proceso de Incorporación de Navarra a la Corona de Castilla.

El trabajo archivístico en cifras

Los trabajos realizados a lo largo de estos últimos cinco años han consistido en la identificación, organización y ordenación de una documentación que ocupa un total de 105 cajas. Como resultado de esta labor, se ha podido recuperar la integridad del archivo personal de Juan Rena, que está formado por 8.500 documentos, una cifra altísima para este tipo de archivos de carácter personal. Por poner un ejemplo, se han conservado unas 3.000 cartas recibidas de casi 600 remitentes distintos.

Esto se debe a que Juan Rena conservó todos y cada uno de los papeles que pasaron por sus manos a lo largo de su compleja vida. Para ello ha resultado crucial identificar los cargos y funciones que ejerció este personaje durante su estancia en Navarra. Estas funciones, un total de 62, son de carácter público como la de Pagador de Obras o Proveedor de las Armadas, de carácter eclesiástico como la de Vicario General de Pamplona o de Obispo de Pamplona, y de carácter privado, relacionadas con su familia y su espiritualidad.

Los trabajos han exigido el examen minucioso de 8.500 documentos, pieza a pieza y hoja a hoja, para vincularlos con cada una de las funciones desempeñadas por Juan Rena, lo que ha permitido restablecer el archivo originario. Además, dentro de la documentación de Rena se han podido identificar dos fondos más: el fondo documental de Juan de Alarcón, que fue hombre de confianza de Juan Rena y su sustituto en el cargo de Pagador de obras desde 1539 hasta su fallecimiento en 1551, y el fondo documental de Pedro de Malpaso, que fue veedor general de obras de Navarra hasta su fallecimiento en 1521.

 Impulso a la investigación

Gracias al inventario, la documentación se presenta perfectamente organizada y descrita para facilitar la labor de los investigadores, que sin duda encontrarán un ingente caudal informativo para el estudio de aspectos como las fortalezas del reino, las tropas castellanas, el servicio de espías y mensajeros, la Iglesia navarra, el comercio internacional o las armadas imperiales durante la primera mitad del siglo XVI. Son numerosos los investigadores que han tenido ocasión de consultar este fondo, pero desde ahora tendrán acceso a documentos nunca vistos porque lo impedía tanto su estado de conservación como de desorden.

Junto a este proceso de organización, la documentación también ha sido objeto de restauración, digitalización y descripción. De hecho, parte de la documentación ya está visible en la red, a través del buscador web Archivo Abierto del Gobierno de Navarra, que permite consultar online parte de esta documentación organizada, restaurada, digitalizada y descrita.