Archivo

Archive for the ‘Archivos en internet’ Category

MÁS CARTOGRAFÍA E ICONOGRAFÍA ONLINE

Dibujo de Gaztelu

El Archivo Real y General de Navarra ha publicado en el buscador web Archivo Abierto nuevos ejemplares de su colección de cartografía e iconografía histórica. En concreto se han incorporado 30 nuevas piezas de mapas, planos y vistas, de manera que la colección ha pasado a estar integrada por un total de 784 documentos figurativos. Su publicación se ha realizado después de la identificación, descripción, restauración y digitalización de cada uno de los ejemplares.

La colección

La colección de cartografía e iconografía histórica del Archivo de Navarra es única en su género debido a que está formada por documentos, en su mayoría manuscritos, de los que solamente se conoce un ejemplar y que fueron realizados entre los siglos XVI y XX. Las piezas proceden en su mayor parte de antiguos expedientes, procesos judiciales y escrituras notariales, entre cuyas hojas se escondían ocultos, así como de nuevos fondos documentales de reciente incorporación. Estos documentos, gracias a su originalidad y a su carácter único, constituyen un testimonio excepcional para el estudio de múltiples aspectos de la historia de Navarra y en particular de la historia local, dado que permiten conocer con sumo detalle la plasmación gráfica de inmuebles, fincas o caminos en muchos casos hoy desaparecidos.

Nuevos ejemplares

Del conjunto ahora incorporado y que completa la colección ya existente destacan los ejemplares localizados durante las tareas de organización y ordenación de expedientes y documentos del Archivo Real y General de Navarra. En estos trabajos también han resultado determinantes las investigaciones realizadas por los usuarios, que en sus sesiones diarias de consulta suelen localizar este tipo de documentos de carácter figurativo. Entre las nuevas incorporaciones se encuentran alzados del antiguo Archivo General de Navarra proyectados por Florencio Ansoleaga, planos del camino entre Burguete y la localidad francesa de Arnegui y mapas de terrenos colindantes entre distintas localidades navarras.

También se ha incorporado un conjunto de planos vinculados a la Guerra Civil y a la posguerra. Se trata de los planos con los alzados y plantas del Monumento a los Caídos en Pamplona, realizados en 1942 por los arquitectos José Yárnoz y Víctor Eusa, o los mapas realizados durante la contienda en distintas zonas republicanas del norte del país, como el área del monte Jaizkibel, la costa vizcaína entre Plentzia y Bakio o la zona central de Asturias y el norte de la provincia de León.

De todo el material ahora publicado destacan dos conjuntos de dibujos. El primero de ellos procede del antiguo Consejo de Cultura de Navarra, órgano creado en 1931 por la Diputación Foral. Este conjunto está compuesto por cuatro dibujos sobre la Batalla de Roncesvalles de 778, basada en la Chanson de Roland, que realizó en 1934 el pamplonés Alfonso Gaztelu y Elío. Los dibujos, de gran fuerza y expresividad, reproducen escenas de Roldán con su olifante y Oliveros montados a caballo, el arzobispo Turpín, caballeros francos arrodillados recibiendo la absolución y la figura de Roldán con la espada Durandal y el olifante.

El segundo de los conjuntos está formado por una serie de acuarelas procedente de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra, que recogen diferentes vistas de la encomienda hospitalaria de la Orden de San Juan de Jerusalén, en Cizur Menor, y que realizó en 1871 el pintor Vicente Cutanda Toraya.

Por último, también se ha incorporado una colección de mapas y planos manuscritos de reciente adquisición, que reproducen las posiciones del ejército francés en distintos puntos del reino de Navarra durante la Guerra contra la Convención en 1793 y durante la entrada de los Cien Mil Hijos de San Luis al final de la Guerra Realista en 1823. Resultan muy novedosos dentro de este conjunto un mapa elíptico de la Cuenca de Pamplona y una vista con los perfiles de la ciudad de Pamplona y de localidades cercanas como Berriozar, Berrioplano y Orcoyen.

(Más información en el Portal Web del Gobierno de Navarra)

Anuncios

LOS MANUSCRITOS DEL PRÍNCIPE BONAPARTE EN ARCHIVO ABIERTO

El Archivo Real y General de Navarra ha publicado en el buscador web Archivo Abierto, del portal institucional del Gobierno de Navarra, la colección de manuscritos sobre la lengua vasca y sus dialectos, que el príncipe Luis Luciano Bonaparte recopiló a mediados del siglo XIX. Se trata de un total de 134 manuscritos, de los que 118 son en euskera y el resto en otras lenguas como el francés, castellano, latín, provenzal, patois o poitevin.

El príncipe Bonaparte, estudioso del euskera

Luis Luciano Bonaparte (Thorngrowe, Inglaterra, 1813 – Fano, Italia, 1891) fue un destacado filólogo especializado en lingüística y dialectología. Nació en el seno de una de las familias francesas más importantes de su época, puesto que era hijo de Luciano Bonaparte, segundo hermano del emperador Napoleón Bonaparte. Durante el Segundo Imperio, en 1850, su primo Napoleón III le concedió título y honores de príncipe, además de un escaño de senador. En 1860, Francia le concedió la Gran Cruz de la Legión de Honor y en 1883 el gobierno británico le asignó una pensión anual por sus trabajos sobre el patois y los dialectos ingleses.

De formación científica, al igual que su hermano Charles Bonaparte que llegó a ser un prestigioso naturalista y ornitólogo, Luis Luciano Bonaparte se inició en la química y la mineralogía. Tras esos comienzos, durante el resto de su vida se dedicó a estudiar la lingüística y la dialectología, mostrando un especial interés por la lengua vasca. Realizó varios viajes y visitó Navarra en tres ocasiones, en 1857, 1866 y 1867. Resultado de sus trabajos fue la edición de treinta y tres obras de lingüística vasca, entre las que destacan sus conocidas Le verbe basque en tableaux (Londres, 1869) y la Carte des sept provinces basques montrant la délimitation actualle de l’euscara et sa division en dialectes et sous-dialectes et varietés (Londres, 1863) en el que recoge los ocho dialectos del euskera que llegó a identificar.

Tras su fallecimiento, las diputaciones de Navarra, Vizcaya y Guipúzcoa adquirieron su colección de manuscritos y la repartieron entre las tres provincias en función de la procedencia de las obras. Como consecuencia de aquella división, el fondo se encuentra actualmente distribuido en las tres instituciones que lo custodian desde 1904: el Archivo Real y General de Navarra en Pamplona, el Archivo Histórico Foral en Bilbao y la Koldo Mitxelena Kulturunea en San Sebastián. Además, su biblioteca personal fue comprada en 1901 por la Newberry Library de Chicago, donde actualmente se conserva. La colección, a día de hoy, resulta fundamental para cualquier estudio sobre las variedades dialectales del euskera.

Manuscritos lingüísticos

El fondo navarro, ahora incorporado a Archivo Abierto, está formado fundamentalmente por la parte de la colección que Resurrección María de Azcue, junto con Carmelo de Echegaray y Arturo Campión, separaron para entregar a la Diputación Foral y Provincial de Navarra con arreglo a la localización geográfica de los dialectos a los que hacían referencia los documentos de su archivo particular, criterio bajo el que las diputaciones de Guipúzcoa y Vizcaya recibieron sus respectivos lotes. Estos manuscritos son, en concreto, textos evangélicos, bíblicos, libros de doctrina, sermonarios y oraciones en lengua vasca, datados en los siglos XVIII y XIX, especialmente relativos a las variedades dialectales navarras, así como diccionarios del euskera y castellano.

Para sus estudios de campo, el Príncipe Bonaparte contó con la colaboración de personalidades locales como Arturo Campión o Bruno Echenique, de párrocos como los de Jaurrieta, Vidángoz, Aria, Irurozqui y Aspurz, maestros y otras personalidades de localidades de la zona norte de Navarra. En unos casos recopilaron manuscritos antiguos y en otros compusieron textos en el dialecto que se hablaba en las respectivas localidades, muchos de ellos recogiendo obras religiosas.

Toda esta información resultó fundamental para que el príncipe Bonaparte pudiera avanzar en sus investigaciones. De todas ellas destaca su conocido mapa con los dialectos del euskera, que ha sido la base de la clasificación dialectal de dicha lengua hasta fechas recientes. Los dialectos identificados por Bonaparte fueron ocho: vizcaíno, guipuzcoano, bajonavarro de iparralde (zona norte), altonavarro de hegoalde (zona sur), bajonavarro del oeste, bajonavarro del este, labortano y suletino. Este conocido mapa, titulado Carte des sept provinces basques montrant la délimitation actualle de l’euscara et sa division en dialectes et sous-dialectes et varietés, se imprimió en 1863 en Londres por Stanford´s Geographical Stablishment. El Archivo Real y General de Navarra posee varios ejemplares de este mapa que precisamente se encuentran disponibles desde hace varios años a través del buscador web Archivo Abierto.

A través de otros manuscritos del mismo fondo documental que también se han volcado al buscador, puede apreciarse que el interés de Luis Luciano Bonaparte por la lingüística iba más allá del euskera, puesto que también se recogen textos en otros idiomas. Son manuscritos en inglés, francés, castellano y latín, e incluso en lenguas como el provenzal, patois y poitevin, así como un estudio en francés sobre la lengua finesa. Precisamente uno de los textos más singulares de la colección es un pequeño libro manuscrito que recoge la Oración Dominical en cincuenta lenguas, en sus caracteres originales.

Para el manejo de todos los manuscritos del fondo Bonaparte los investigadores cuentan con distintos inventarios y repertorios, como el índice editado en 1913 por la Revista Internacional de los Estudios Vascos, el catálogo completo publicado por Carlos González Echegaray en 1979 y en 1989, o la colección realizada por el equipo de Rosa Miren Pagola entre 1992 y 1999 formada por 26 volúmenes.

Colección abierta y accesible

Todos los manuscritos lingüísticos que forman parte del fondo documental del príncipe Luis Luciano Bonaparte, custodiado en el Archivo Real y General de Navarra, han sido descritos y digitalizados para ponerlos a disposición de todos los interesados. Su publicación en el buscador web permite la consulta directa de las descripciones así como la visualización de todas las imágenes, con el objetivo de acercar los fondos documentales a todos los interesados.

Con este nuevo volcado, el buscador Archivo Abierto se consolida como el primer recurso disponible en línea para la consulta de fuentes primarias procedentes de los archivos navarros. La documentación del príncipe Bonaparte se une así a otras que ya han sido objeto de publicación en el mismo buscador, como la documentación de Rena, los documentos sobre la Guerra Civil en Navarra o la colección de documentos figurativos que recoge los conocidos repertorios de cartografía e iconografía histórica.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

NUEVAS FICHAS DE PLEITOS EN ARCHIVO ABIERTO

El Archivo Real y General de Navarra pone a disposición del público, a través del buscador web Archivo Abierto, las fichas catalográficas descriptivas de la totalidad de los procesos judiciales del siglo XVII. Completa con ello el volcado de 93.000 fichas del siglo XVI que se realizó en 2015, de manera que en estos momentos ya es posible acceder a un total de 198.000 descripciones. Esta base de datos, de acceso on line libre y gratuito, constituye el mayor conjunto de datos históricos sobre el Reino de Navarra disponible en web.

Las fichas catalográficas identifican a los pleiteantes de cada proceso judicial, ofrecen un resumen del contenido, las fechas extremas y los descriptores geográficos. Un trabajo que resulta esencial para facilitar las consultas, y que, de hecho, las ha incrementado exponencialmente.

Los investigadores conocen muy bien la importancia de esta documentación para la historia de Navarra. Los 300.000 procesos judiciales que se conservan, datados entre los siglos XVI y XIX, ofrecen millones de páginas sobre numerosos aspectos históricos. Todas las cuestiones sobre las que se plantearon causas judiciales durante esos años tienen cabida en estos documentos, lo que permite extraer información muy valiosa sobre los navarros de aquella época, sobre sus usos y costumbres, sus relaciones y su vida cotidiana.

Las fichas catalográficas publicadas hacen referencia a pleitos procedentes de la sección del Archivo de Navarra conocida como “Tribunales Reales”, es decir, el Consejo Real y la Corte Mayor, que fueron las máximas instancias judiciales del reino. Ambos tribunales, a través de sus cuatro secretarías y sus ocho escribanías, respectivamente, produjeron durante su existencia cientos de miles de procesos judiciales, de los cuáles han llegado a nuestros días unos 300.000 ejemplares, datados entre 1498 y 1836.

Fuentes para la historia moderna

Se han conservado millones de hojas sobre pleitos civiles que hacen referencia a deudas, préstamos, vecindades y cuestiones familiares como herencias, dotes, legados, sepulturas o mayorazgos. Ofrecen gran interés los pleitos que reflejan aspectos fundamentales de los grupos sociales, en especial de la nobleza, como los pleitos de reconocimiento de hidalguía, las denuncias de uso de escudo de armas o las informaciones sobre filiación y limpieza de sangre. Dentro de la historia local el interés de estos pleitos radica en contener abundante información sobre la ejecución de obras, públicas o particulares, y sobre cuestiones municipales como confirmaciones de ordenanzas o aprovechamientos comunales.

En el ámbito de la justicia penal llaman la atención las causas por homicidio, robos, agresiones, injurias, estupros, falsificación de moneda y otros delitos cometidos entre los siglos XVI y XIX y que derivaron en un pleito. Dentro de la historia social se han realizado notables investigaciones basadas en procesos relativos a conflictividad social y política, criminalidad e incluso brujería, uno de los temas más estudiados por historiadores locales y extranjeros.

Proyecto de catalogación

El Gobierno de Navarra inició en el año 1992 la catalogación de esta serie de procesos judiciales que, a fecha de hoy, todavía no ha concluido. El ritmo de catalogación ha sufrido diversos cambios durante todo este tiempo, ya que comenzó con una dedicación media de seis técnicos en jornada completa y en los últimos años se ha visto reducida a los tres técnicos que actualmente continúan realizando el trabajo.

Hasta el momento se ha catalogado gran parte de la documentación, de manera que los procesos judiciales más antiguos ya están descritos y se sigue avanzando de forma cronológica. Actualmente los técnicos que trabajan en dependencias del Archivo Real y General de Navarra crean anualmente una media de 5.500 fichas descriptivas correspondientes a procesos judiciales del siglo XVIII, con distinto grado de extensión y complejidad.

Las fichas catalográficas ofrecen la identificación de los pleiteantes de cada proceso judicial, un resumen del contenido, las fechas extremas y los descriptores geográficos. Teniendo en cuenta estos elementos, cualquier búsqueda realizada sobre la base de datos ofrece los resultados pertinentes, que Archivo Abierto permite posteriormente filtrar. Gracias a estas fichas es posible conocer el tipo de información que es posible encontrar en los expedientes judiciales a los que hacen referencia, lo que resulta fundamental para plantear y planificar posibles investigaciones sobre la historia de Navarra en esta época.

Documentación más consultada

La lectura de las fichas catalográficas no exime de la consulta de la documentación original a la que hacen referencia, y que debe hacerse de forma presencial en las instalaciones del Archivo de Navarra, donde se custodia. De hecho, hoy en día, los procesos judiciales de los Tribunales Reales son los documentos más consultados, junto con los protocolos notariales.

Los trabajos de catalogación realizados hasta la fecha han facilitado e incrementado las consultas. De hecho, desde que se iniciaran en 1992, la demanda ha crecido exponencialmente conforme se iban incorporando nuevas fichas a la base de datos. Actualmente, los investigadores consultan una media de 10.000 procesos judiciales cada año.

La publicación de estas fichas es un objetivo del plan de acción del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental, que pretende poner a disposición de los investigadores y difundir a la ciudadanía el rico patrimonio documental de Navarra.

(Noticia de actualidad del Portal Web del Gobierno de Navarra)

EL ARCHIVO DE NAVARRA COMPLETA SU CARTOGRAFÍA HISTÓRICA ON LINE

Cartografía AGN Salón del Trono del Palacio de Navarra2

Salón del Trono del Palacio de Navarra. Lado norte, techo y entarimando.

El Archivo Real y General de Navarra ha publicado en el buscador web “Archivo Abierto” del portal institucional del Gobierno de Navarra (www.archivoabierto.navarra.es) nuevos ejemplares de su colección de cartografía histórica de Navarra. En concreto, a lo largo de este último año se han incorporado 30 nuevos ejemplares, de manera que la colección pasa a estar integrada por un total de 740 documentos figurativos.

La colección de cartografía histórica del Archivo de Navarra es una de las más importantes en su género y está formada por documentos manuscritos e impresos datados entre los siglos XVI y XX. En concreto, los ejemplares ahora incorporados proceden de antiguos expedientes y escrituras entre cuyas hojas se escondían ocultos y en cuya identificación ha sido imprescindible la colaboración de los investigadores del Archivo. Estos documentos, gracias a su originalidad y carácter único, constituyen un testimonio excepcional para el estudio de múltiples aspectos de la historia de Navarra y en particular de la historia local, dado que permiten conocer con sumo detalle la plasmación gráfica de inmuebles, fincas o caminos en muchos casos hoy desaparecidos.

Artillería, transporte y obras

Del conjunto ahora incorporado destacan varios diseños procedentes del fondo Regimiento de Artillería de Pamplona, datados en los siglos XVIII y XIX, durante el último período de actividad de la Real Fábrica de Municiones de Orbaizeta: se trata de dibujos y grabados de artillería, cañones y cureñas, así como planos de la propias instalaciones de la Fábrica de Armas.

Otra parte importante de los nuevos ejemplares procede del fondo Diputación Foral y Provincial de Navarra, donde estaban asociados generalmente a expedientes de obras. Uno de estos casos es el proyecto de tranvía para el servicio de estaciones y mercados de la ciudad de Pamplona, datado en 1884, del que se han conservado los planos del trazado de la vía, los perfiles del recorrido y detalles de la vía y vagones. Se trataba de un tranvía de tracción animal, aunque el proyecto luego fue modificado para incorporar primero el vapor y luego la electricidad, aunque finalmente no se llevó a cabo.

Otros documentos procedentes del mismo fondo son los diseños del Salón del Trono del Palacio de Navarra, realizados en 1861 por los hermanos Aniceto y Casildo Lagarde, bajo diseño del arquitecto Maximiano Hijón, y que reflejan con absoluta minuciosidad los detalles de las paredes, techo y entarimado del salón de actos públicos del edificio más emblemático de Navarra.

Colección abierta y accesible

Todos los ejemplares que integran la colección de documentos figurativos del Archivo Real y General de Navarra han sido descritos, restaurados y digitalizados para ponerlos a disposición de todos los interesados. Su publicación en el buscador web Archivo Abierto www.archivoabierto.navarra.es permite la consulta directa de las descripciones así como la visualización de todas las imágenes, con el objetivo de acercar los fondos documentales del Archivo a los ciudadanos.

EL ARCHIVO DE NAVARRA PUBLICA EN INTERNET 93.000 FICHAS DE PLEITOS DEL SIGLO XVI

28 agosto 2015 1 comentario

Proceso judicial de 1576El Archivo Real y General de Navarra ha publicado en el buscador web “Archivo Abierto” del portal institucional del Gobierno de Navarra, la totalidad de los procesos judiciales del siglo XVI. Se trata del mayor volcado de datos históricos sobre el reino de Navarra realizado hasta la fecha en Internet, y comprende más de 93.000 registros o fichas descriptivas.

Consejo Real y Corte Mayor

Las fichas catalográficas ahora publicadas hacen referencia a pleitos procedentes de la sección del Archivo de Navarra tradicionalmente conocida como “Tribunales Reales”, aunque en realidad reúne la documentación de dos instituciones diferentes: el Consejo Real y la Corte Mayor, máximas instancias judiciales del reino.

Ambos tribunales, Consejo Real y Corte Mayor, a través de sus cuatro secretarías y sus ocho escribanías, respectivamente, produjeron durante su existencia cientos de miles de procesos judiciales, de los cuáles han llegado a nuestros días unos 300.000 ejemplares, datados entre 1498 y 1836.

Proyecto de catalogación

El Gobierno de Navarra inició en el año 1992, a través de técnicos de la empresa Scriptum S.L., la catalogación de esta serie de procesos judiciales que, a fecha de hoy, todavía no ha concluido. El ritmo de catalogación ha sufrido diversos cambios durante este tiempo, con una dedicación media de seis técnicos en jornada completa que, en los últimos años, se ha visto reducida hasta los tres técnicos que trabajan actualmente.

Hasta el momento se ha catalogado el 90% de la documentación, de manera que los procesos judiciales más antiguos ya están descritos. Por ese motivo, en esta primera ocasión se ha procedido a publicar 93.000 fichas catalográficas que corresponden a los pleitos más antiguos, desde el primero conservado, datado en 1494, hasta los ejemplares del año 1600. Hasta ahora la base de datos había sido únicamente de consulta presencial.

Documentación más demandada

Los trabajos de catalogación han resultado determinantes para facilitar e impulsar las consultas que día a día realizan los investigadores en el Archivo de Navarra. De hecho, desde que en el año 1992 se iniciaran las tareas de catalogación sobre esta documentación, la demanda ha crecido exponencialmente conforme se incorporaban nuevas fichas a la base de datos.

Hoy en día, los procesos judiciales de los Tribunales Reales son los documentos más consultados del Archivo de Navarra, junto con los protocolos notariales. Actualmente, los investigadores consultan una media de 10.000 procesos judiciales cada año.

Testimonios de otra época

Los investigadores conocen muy bien la importancia de esta documentación para la historia de Navarra. Los 300.000 procesos judiciales que se conservan, datados entre los siglos XVI y XIX, ofrecen millones de páginas sobre numerosos aspectos históricos. De hecho se trata de la principal fuente documental utilizada para la historia local. Todas las cuestiones sobre las que se plantearon causas judiciales durante esos años tienen su cabida en estos documentos, lo que permite extraer información muy valiosa sobre los navarros de aquella época, sobre sus usos y costumbres, sus relaciones y su vida cotidiana.

Pleitos civiles sobre deudas, préstamos, vecindades, o sobre cuestiones familiares como herencias, dotes, legados, sepulturas o mayorazgos. Son muy consultados los asuntos derivados de conflictos relativos a la ejecución de obras públicas o particulares, y los pleitos sobre cuestiones municipales como confirmaciones de ordenanzas o aprovechamientos comunales. También resultan de gran interés los pleitos que reflejan aspectos fundamentales de los grupos sociales, en especial de la nobleza, como los pleitos de reconocimiento de hidalguía, las denuncias de uso de escudo de armas o las informaciones sobre filiación y limpieza de sangre. En el ámbito de la justicia penal llaman la atención las causas por homicidio, robos, agresiones, injurias, estupros, falsificación de moneda. Algunos de los procesos más estudiados son los de brujería, especialmente los del siglo XVI, cuyas fichas catalográficas también pueden visualizarse desde ahora en el buscador web Archivo Abierto.

El Archivo de Navarra tiene previsto continuar con la publicación de más fichas durante los próximos años, conforme vayan culminando las tareas de descripción, actualmente en proceso de ejecución.

EL FONDO RENA, ACCESIBLE A TRAVÉS DE INTERNET

24 diciembre 2012 2 comentarios

1 rectoEl Archivo Real y General de Navarra publica en su web la colección más importante de documentos originales de la conquista. Se trata de 3.000 documentos del Fondo Juan Rena, responsable de las cuentas de Navarra de 1512 a 1539.

Juan Rena fue un clérigo oriundo de Venecia que, desde 1512 y hasta su fallecimiento en 1539, se ocupó de gestionar la inversión económica de la Corona de Castilla en el reino de Navarra. Su llegada a Navarra se produjo a finales de octubre de 1512, con el cometido de pagar a ‘la gente de guerra castellana’ aposentada en el reino. En seguida recibió el nombramiento como “Pagador de obras y gastos extraordinarios de Navarra”. Gracias a su eficacia y pericia en el manejo de las cuentas, Juan Rena consiguió mantenerse como hombre de confianza de Fernando el Católico y de Carlos I, de sus gobernadores, de seis virreyes sucesivos, sobreviviendo incluso a dos tesoreros generales. Entre sus funciones nunca estuvo la de recaudar tributos, sino la de pagar el dinero entregado por el Consejo de Hacienda de Castilla para Navarra. Bajo ese cometido, en el que se mantuvo durante 26 años, introdujo en Navarra usos contables hasta entonces desconocidos, en el marco de la implantación de la administración castellana. En este sentido, su figura puede considerarse como una pieza clave en la regeneración administrativa de la Navarra del primer tercio del siglo XVI.

El fondo documental de la oficina de Juan Rena se ha conservado prácticamente en su totalidad. De hecho, puede afirmarse que es la única fuente de la administración castellana en Navarra que se ha conservado íntegramente y la que mejor permite abordar los estudios históricos durante las primeras décadas del siglo XVI. Esta documentación constituye el fondo personal más rico del Archivo Real y General de Navarra, por su antigüedad, su magnitud y su valor testimonial de un momento histórico crucial en la historia de España y de Navarra.

La documentación de Juan Rena se ha utilizado para los estudios y síntesis de carácter histórico sobre temas de fortificación del reino y movilización de tropas. El valor añadido de esta organización es que se saca a la luz nuevos documentos, que, debidamente seriados, permiten establecer nuevos parámetros históricos y mejorar la información sobre la conquista y el primer tercio del siglo XVI, dando sentido histórico a lo que ocurrió y evitando las opiniones poco fundadas.

La documentación ha sido objeto de un exhaustivo tratamiento archivístico que se ha llevado a cabo en dependencias del Archivo Real y General de Navarra durante los últimos cuatro años, partiendo de una documentación dispersa y desorganizada, que dificultaba su consulta. En estos trabajos han participado varios técnicos del Archivo y también se han visto implicados sus servicios de Restauración y Digitalización. El tratamiento realizado ha sido de carácter integral y ha consistido en las siguientes tareas: organización, clasificación y ordenación del fondo completo; la descripción, a nivel de inventario y la función del pagador, a nivel de catálogo; la restauración de los documentos; la digitalización de 3.258 documentos; y la consulta presencial: en 2010, una vez organizada, la documentación se puso a consulta pública en el Archivo Real y General de Navarra.

Esta documentación es sólo la primera entrega de otras que llegarán en años venideros, ya que ahora se publican sólo aquellos documentos que tienen que ver con una sola de las 56 funciones que desempeñó Juan Rena a lo largo de su vida. En concreto, la documentación refleja la gestión del dinero invertido por Castilla en el reino de Navarra, destinado a la modernización de las estructuras defensivas, las indemnizaciones por tropas y derribos, los suministros del ejército y el Servicio de correos y espionaje.

El Fondo Rena puede ser consultado a través de la web del Gobierno de Navarra mediante la herramienta “Archivo Abierto”, inaugurada por la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana en febrero de este año.
(Resumen de la información publicada en al apartado de Noticias del portal del Gobierno de Navarra)

Los archivos de Navarra ya tienen su propio portal en internet

Palacio Real

Sede del Archivo Real y General de Navarra

Se llama Navarra Archivos y proporciona información relacionada con todos los archivos de la Comunidad Foral, el Sistema Archivístico de Navarra, los archivos, su historia, fondos y servicios, la normativa sobre gestión documental y las novedades. Incorpora, además, el acceso directo a ‘Archivo Abierto’, herramienta creada por la Direccion General de Cultura que permite seleccionar, consultar y, en su caso, obtener copia de los documentos de acceso libre incorporados. Su principal objetivo es acercar y difundir el patrimonio documental de la Comunidad foral para su uso como fuente de información al servicio del conocimiento histórico y de la cultura.

Esta solución de software libre permite el acceso por el Opendata del Gobierno de Navarra y la imagen de los documentos se ofrece sin marca de agua digital y con licencia Creative Commons (permite usarla y compartirla, pero no hacer uso comercial ni generar obras derivadas). La búsqueda –sencilla y avanzada- introduce filtros por distintos elementos, tales como ámbito, lugar y fechas, a fin de depurar la lista de resultados. Una novedad importante es que esta lista de resultados se puede exportar al formato csv para trabajar con los datos. Además la exportación incluye el enlace a cada documento para poder acceder a él directamente.

En este momento se han incorporado 6.000 documentos relacionados con la explotación de la minería en Navarra (1840-1944), custodiados en el Archivo de la Administración de la Comunidad Foral. Esta documentación aporta datos muy valiosos en el estudio de la toponimia, de la organización del espacio, de la industria, e incluso de biografías como la de Serafín Baroja, padre de Pío Baroja, que ejerció su profesión de ingeniero de minas en Navarra. Su puesta en marcha ha supuesto un reto importante para el Servicio de Archivos y Patrimonio Documental y también un esfuerzo económico y humano, tanto en el diseño de la aplicación –que ha corrido a cargo de la empresa Biko2-, como en la preparación de la documentación, restauración, digitalización y descripción, para lo que se ha contado con el apoyo del Servicio de Energía, Minas y Seguridad Industrial.

Esta muestra constituye el primer paso de un proyecto mucho más ambicioso destinado a poner a disposición de los ciudadanos toda aquella documentación que sea de acceso público. Próximamente se irán incorporando documentos del Archivo Real y General de Navarra y de todos aquellos archivos que deseen difundir su patrimonio documental a través de esta aplicación.

Cabe destacar la presentación, asimismo, del calendario de acceso y conservación de los documentos producidos por la Administración de la Comunidad Foral. En él se recogen los acuerdos, emitidos por la Comisión de Evaluación Documental y publicados en el Boletín Oficial de Navarra, relativos a la condición de acceso libre o restringido de los documentos y los plazos de conservación.

Más información en el apartado de Noticias del portal del Gobierno de Navarra.