BOLETINES DE NOVEDADES

Hoy publicamos los boletines de novedades y de sumarios de la biblioteca, correspondientes al mes de agosto:

Novedades agosto 2019

Boletín sumarios 2019-7

Recordamos a quientes tengan pensado acudir a nuestras salas de consulta que durante el mes de agosto seguimos con el horario de verano, es decir, de lunes a viernes, de 8:30 a 14:30 h., incluidos los miércoles. En septiembre retomaremos el horario habitual y se volverá a dar servicio de consulta de documentos en la sala de investigadores los miércoles hasta las 18 h. Disculpen las molestias.

EL CANTAR DE RONCESVALLES EN UNA EXPOSICIÓN DE LA BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

El célebre fragmento del Cantar de Roncesvalles, conservado en el Archivo Real y General de Navarra, se expone estos días en Madrid, en la Biblioteca Nacional, en el marco de una exposición sobre el Cantar de Mío Cid en la que se rinde homenaje al máximo conocedor de ambos cantares de gesta, el filólogo asturiano Ramón Menéndez Pidal, de cuyo nacimiento se han cumplido 150 años. La exposición, titulada Dos españoles en la Historia. El Cid y Ramón Menéndez Pidal, podrá visitarse en Madrid hasta el 22 de septiembre.

El manuscrito

El documento que el Gobierno de Navarra ha prestado para la exposición procede del fondo Cámara de Comptos y se custodia en el Archivo Real y General de Navarra. Se trata de un bifolio en pergamino que contiene cuatro páginas en las cuáles se recogen, manuscritos, cien versos anisosilábicos de un cantar de gesta medieval que no se ha conservado. El texto está escrito en letra gótica y redactado en lengua romance. El hallazgo de este pergamino se produjo hace algo más de un siglo, en 1916, cuando se localizó en el Archivo de Navarra por parte de un investigador formando parte de otro códice, el Libro de Fuegos de 1366. El hallazgo fue comunicado por Carlos de Marichalar, entonces director de la institución, al filólogo Ramón Menéndez Pidal a través del discípulo de este, el navarro Amado Alonso.

El Cantar de Roncesvalles, así denominado por quien fue su máximo conocedor y divulgador, Ramón Menéndez Pidal, es uno de los tres únicos testimonio de la épica medieval española que ha llegado a nuestros días, junto con el Cantar del Mío Cid que se conserva en la Biblioteca Nacional de España, y las Mocedades de Rodrigo que actualmente custodia la Biblioteca Nacional de Francia. Con la circunstancia de que el manuscrito navarro es el único de todos ellos de temática carolingia, lo que lo convierte en una reliquia de la poesía épica medieval cuya inspiración última se encuentra en la propia Chanson de Roland del siglo XII.

Como es sabido, la Chanson de Roland, el poema épico más famoso de la Edad Media, narra unos hechos históricos sucedidos tres siglos antes como son la derrota sufrida por el ejército de Carlos, rey de los francos, futuro emperador, en Roncesvalles el 15 de agosto del año 778. En el caso concreto del Cantar de Roncesvalles conservado en el Archivo Real y General de Navarra, el fragmento relata los hechos inmediatamente ocurridos después de la batalla. En concreto los versos recogen un emotivo tema como es el lamento de Carlomagno por el hallazgo del cadáver de Roldán, su sobrino, muerto a manos de los musulmanes, protagonistas según dicho texto del asalto a la retaguardia del ejército carolingio. El breve texto menciona la muerte del arzobispo Turpín y de los doce pares de Francia, incluido Roldán, las marcas dejadas en las rocas por su espada Durandarte y finaliza bruscamente con el desvanecimiento de Carlomagno tras haber localizado y llorado el cadáver de su sobrino.

El filólogo Ramón Menéndez Pidal aventuró que la extensión originaria de este poema podría haber sido similar a la del Roland conservado en San Marcos de Venecia, de unos 5.500 versos, pese a que solo se conservan las mencionadas dos hojas en Pamplona. La Chanson de Roland se había divulgado en la Península Ibérica desde el siglo XII, y producto de esa difusión pudo componerse en alguno de los reinos hispánicos el Cantar de Roncesvalles en el siglo XIII. No obstante, las dos únicas hojas conservadas forman parte de otro códice perdido que, según los especialistas, tuvo que ser redactado a comienzos del siglo XIV seguramente en Navarra, a juzgar por los rasgos del romance navarro que posee y la escritura igualmente navarra en la que está escrito, lo que sin duda constituye un testimonio excepcional en el conjunto de la épica medieval española.

La exposición

Ramón Menéndez Pidal fue quien primero estudió el fragmento del Cantar de Roncesvalles tras haber sido descubierto entre los fondos del Archivo de Navarra. Su meticuloso estudio se publicó en 1917 en la Revista de Filología Española, en un trabajo que lleva por título “Roncesvalles. Un nuevo cantar de gesta español del siglo XIII”.

Cuando se cumplen 150 años del nacimiento de Ramón Menéndez Pidal, la Biblioteca Nacional de España ha organizado esta exposición en la que se vincula la figura del conocido filólogo asturiano con los cantares de gesta hispanos. Por ese motivo, en el aniversario de la mítica batalla de Roncesvalles, que tuvo lugar un 15 de agosto del año 778, la exposición ofrece una oportunidad única para acceder a esta joya literaria custodiada en el Archivo Real y General de Navarra y ponerla en relación con otros testimonios de la épica y del romancero de época medieval.

PRESTADO UN DOCUMENTO PARA EXPOSICIÓN EN PORTUGAL

Catálogo de la exposición

Un documento del Archivo Real y General de Navarra sobre la vida cotidiana en la Edad Media forma parte de la exposición “Pão, carne e água: memórias de Lisboa medieval”, que se puede visitar en el Archivo Nacional de Portugal, conocido como “Arquivo Nacional da Torre do Tombo”, hasta finales de agosto.

La muestra está organizada por el Ayuntamiento de Lisboa, en colaboración con el Instituto de Estudos Medievais da Universidade Nova de Lisboa, y ha sido comisariada por la experta Amélia Aguiar Andrade y el experto Mário Farelo.

El manuscrito 

El documento prestado para la exposición forma parte del Fondo Cámara de Comptos que se custodia en el Archivo Real y General de Navarra. Se trata de un ejemplar único de las Ordenanzas de Lisboa, datado en 1316, una fecha muy temprana para esta tipología de documentos.

Desde el punto de vista morfológico es un cuaderno en pergamino con letra gótica manuscrita en tinta parda y roja, con medidas de 230 x 152 milímetros. Desde el punto de vista de su contenido, su interés radica en recoger de manera muy temprana la postura oficial del concejo de Lisboa en cuestiones vinculadas a la venta de carne y a la calidad de los productos vendidos. El Archivo Municipal de Lisboa, que también ha prestado documentos para dicha exposición, no cuenta con un ejemplar anterior o posterior de factura similar a la de estas ordenanzas.

Hasta el momento, los medievalistas que se han ocupado del tema no han sido capaces de averiguar las razones ni el momento por las que este documento se elaboró en algún ámbito vinculado con la cancillería real portuguesa, abandonó el reino de Portugal y viajó hasta el reino de Navarra, donde se incorporó a los fondos del antiguo archivo de la Cámara de Comptos Reales. Su exposición en Lisboa abre una interesante oportunidad para su mejor conocimiento por parte de los medievalistas portugueses.

La exposición 

La muestra acoge numerosas piezas, tanto documentales como arqueológicas, procedentes de archivos portugueses y de las últimas excavaciones realizadas en la ciudad, que reflejan un patrimonio desconocido de la Lisboa medieval, precisamente en el momento entronización de la dinastía de Avis después de la crisis dinástica y de la guerra con Castilla de finales del siglo XIV. Durante esos años Lisboa conoció un ciclo de crecimiento poblacional y económico hasta convertirse en una de las ciudades con mayor peso demográfico de la Península Ibérica.

Su prosperidad quedó asegurada por un complejo sistema de abastecimiento de productos básicos como el agua, la carne, el cereal y el pescado, cuyo origen, distribución y uso son objeto de la mencionada exposición. En ese contexto, el documento prestado por el Archivo Real y General de Navarra ocupa un lugar destacado dentro de la misma, derivado de su importancia histórica respecto al conjunto de las obras expuestas.

Debido a que la muestra tiene lugar en un país extranjero, además de la autorización del Gobierno de Navarra, la salida de la pieza ha contado con un permiso específico de la Junta de Exportación de Bienes del Ministerio de Cultura y Deporte del Gobierno de España.

La biblioteca del Archivo Real y General de Navarra dispone ya de un ejemplar del catálogo de dicha exposición para su consulta en sala (signatura 94(469) PAO).

(Noticia de Actualidad de Cultura Navarra)

BOLETINES DE NOVEDADES

Presentamos los boletines de novedades y sumarios correspondientes al mes de julio:

Novedades julio 2019

Boletín sumarios 2019-6

Recordamos a quienes tengan pensado acudir a nuestras salas de consulta que, durante los meses de julio y agosto, el horario de atención al usuario es de lunes a viernes, de 8:30 a 14:30 h., incluidos los miércoles. En septiembre retomaremos el horario habitual y se volverá a dar servicio de consulta de documentos en la sala de investigadores los miércoles hasta las 18 h. Disculpen las molestias.

MUJERES EN LA AGRICULTURA

Este es el quinto título de la serie De mujeres y documentos. Paisajes en femenino iniciada por el Archivo de la Administración el pasado mes de marzo. Este proyecto pretende dar a conocer los fondos documentales que custodia, abrir líneas de investigación sobre diferentes aspectos y temas relacionados con la mujer, así como homenajear a todas aquellas navarras que contribuyeron a la consolidación de los derechos de las mujeres. Los fondos documentales del Archivo de la Administración son de especial interés para el estudio de la mujer en el mundo rural navarro.

La presencia de la mujer en la agricultura

La historia de la agricultura es en gran medida una historia en femenino si bien, hasta hace pocos años, no ha sido objeto preferente de investigación. Los abundantes estudios sobre el mundo rural se han centrado, por distintas razones, en la figura del campesino. La cuantiosa documentación del Archivo de la Administración aporta información sobre la presencia de las mujeres al frente de las explotaciones agrarias y ganaderas o como trabajadoras en las mismas. Del mismo modo revela su participación en cooperativas o asociaciones agrarias desde los años 40 del siglo XX, o las iniciativas e inquietudes por la formación y capacitación agraria. Los expedientes del Servicio Nacional del Trigo, del Instituto Nacional de Colonización o de la Cámara Sindical Agraria, entre otros muchos, atestiguan esa presencia, el contexto en el que se desarrolla y su evolución en el tiempo.

(Noticia del portal de Cultura Navarra)

II CERTAMEN FOTOGRÁFICO DEL ARCHIVO DE LA ADMINISTRACIÓN

Fotografía de Daniel Andión Espinal (Primer premio del certamen de 2018)

El Archivo de la Administración renueva el proyecto “Paisajes con memoria” y organiza el II Certamen de fotografía, dedicado este año al “Paisaje energético de Navarra”, con el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía sobre el valor patrimonial de las instalaciones productoras o transmisoras de energía eléctrica de la Comunidad Foral, a través de la imagen.

El plazo de presentación de trabajos comenzó el día 1 de julio, y concluye el 6 de septiembre, a las 14:30 horas.

Según se recoge en las bases de la convocatoria, publicadas en el BON, con esta iniciativa se pretende ampliar el concepto del patrimonio hacia los espacios industriales y completar la información ofrecida por las fuentes documentales conservadas en el Archivo. En definitiva, visualizar el proceso transformador del paisaje a partir del establecimiento de determinadas instalaciones industriales y despertar el interés por conocer su pasado histórico.

Selección de trabajos

Las fotografías se presentarán sobre papel fotográfico, en blanco y negro o en color, con unas dimensiones máximas de 30 x 40 cm, sin enmarcar. Deberán ser originales e inéditas y estar relacionadas con fábricas o instalaciones energéticas que contribuyen o han contribuido a la modificación y cambio paisajístico de Navarra, desde finales del siglo XIX.

Las fotografías premiadas junto con una selección de las presentadas al certamen serán objeto de una exposición.

El jurado será designado por la entidad convocante y estará compuesto por dos profesionales de la fotografía y dos miembros del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental del Gobierno de Navarra. La valoración de las fotografías presentadas se realizará teniendo en cuenta los siguientes criterios: cumplimiento de los objetivos del concurso; técnica fotográfica; y originalidad de la composición.

El fallo se hará público en el portal de Cultura del Gobierno de Navarra el 24 de septiembre de 2019, donde se indicará la fecha y el lugar de la entrega de premios e inauguración de la exposición, así como el plazo y la forma de votación para la selección del “premio del público”, que se entregará al finalizar la exposición.

Respecto a los galardones, se otorga un premio de 700 euros para el trabajo ganador, 400 euros para el segundo y 200 para el tercero. El jurado podrá declarar desiertos alguno o la totalidad de los premios si así lo estimara oportuno.

Además, habrá un 4º premio, valorado en 200 euros, reservado para el trabajo elegido por votación del público entre los 15 seleccionados para la exposición, que se realizará de forma presencial y a través de redes sociales.

Cuando la industria se transforma en identidad cultural del territorio

El certamen fotográfico Paisajes con memoria se enmarca dentro de la nueva línea de acción del Archivo de la Administración, que pretende completar su fondo de documentación institucional con las aportaciones ciudadanas que reflejen la realidad de la sociedad navarra contemporánea. El Archivo de la Administración conserva un rico y variado conjunto documental indispensable para el estudio de la evolución industrial del territorio, construcción, uso y declive y, sin duda, las fotografías contribuyen a visualizar esta transformación del espacio a partir del proceso industrializador.

A partir de la Revolución Industrial, esta transformación es imparable y vertiginosa, afecta a todas las actividades, y es difícil encontrar lugares que hayan permanecido al margen de los procesos de industrialización del siglo XX. Este proceso requiere un enorme aporte energético y será, precisamente, la fábrica de energía eléctrica uno de los elementos transformadores del paisaje rural de Navarra.

Con frecuencia se ha visto en la fábrica o en la industria un factor negativo, distorsionante del entorno, manteniéndose una actitud de olvido y menosprecio, o han sido objeto de agresivas especulaciones del terreno. De esta forma, se han perdido para siempre importantes instalaciones fabriles, su documentación y, en consecuencia, su legado cultural.

Actualmente se pretende contemplar estas instalaciones con otra mirada, destacando su papel en la definición del imaginario colectivo de un territorio: oficios tradicionales, fiestas, configuración social, lenguaje, vegetación y paisaje, además de los edificios, instalaciones o maquinarias que soportaron esa actividad. Aunque es interesante contemplar las edificaciones fabriles desde un punto de vista arquitectónico -algunas tienen un claro valor patrimonial-, mediante este certamen se pretende abrir la perspectiva de la fábrica como la memoria de un territorio construida a través de luchas, ilusiones, sacrificio, penalidades y vivencias que han modelado la fisonomía de ese paisaje. Es en definitiva, el paisaje cultural del trabajo.

(Noticia del portal de Cultura Navarra)

FOTOTECA DE NAVARRA: IMÁGENES PARA LA HISTORIA

El Archivo Real y General de Navarra acoge hasta finales de año la exposición “Fototeca de Navarra. Imágenes para la historia”. La muestra, comisariada por Fernando Cañada Palacio y Roberto Ciganda Elizondo, pretende dar a conocer el programa de recuperación de fondos fotográficos y de tratamiento archivístico a través de la exhibición de los ejemplares fotográficos más singulares que custodia la institución.

La exposición “Fototeca de Navarra. Imágenes para la historia” puede visitarse en la cripta protogótica del Archivo Real y General de Navarra todos los días de la semana de 10:00 a 14:00h y de 17:00 a 20:00h, incluidos fines de semana y festivos, excepto durante las fiestas de San Fermín, en que se podrá visitar la exposición de 11 a 13 h. Permanecerá abierta de manera ininterrumpida hasta finales de año. Para después del verano está prevista la edición de un catálogo de la exposición así como un programa de actividades formado por talleres, conferencias y volcado de fotografías a internet que se anunciará convenientemente en su momento.

La Fototeca de Navarra

La Fototeca de Navarra es el conjunto de fondos y documentos fotográficos reunidos por el Archivo Real y General de Navarra, institución que los custodia, preserva, organiza y difunde. El proyecto nació para ofrecer una solución a la conservación y difusión de un patrimonio documental delicado y en peligro de pérdida.

Su actividad se desarrolla en dos ámbitos. En primer lugar, su misión fundamental es acudir al rescate y recuperación del patrimonio fotográfico, en muchas ocasiones disperso y en distintas manos, con el objetivo de garantizar su preservación futura. Gracias a ese papel activo en la recuperación de fondos, en la actualidad, el Archivo de Navarra custodia 250.000 fotografías procedentes de distintos fondos documentales. De ellos, 4 son fondos institucionales, 21 fondos personales y familiares, 3 de asociaciones y 17 fondos fotográficos. Estos últimos, los más singulares, proceden tanto de fotógrafos profesionales como de fotógrafos aficionados y reúnen prácticamente la totalidad de su producción conservada. La mayor parte de estos 38 fondos mencionados se ha recibido en los últimos años en ese empeño del Archivo de Navarra por salvaguardar el patrimonio fotográfico navarro.

En segundo lugar, los fondos fotográficos incorporados a la Fototeca de Navarra son objeto de una intervención archivística integral, con el objetivo de ponerlos a disposición de los ciudadanos a través de trabajos técnicos como la identificación de los ejemplares, su limpieza y restauración, su digitalización y su catalogación. Hasta el momento, para la ejecución de estas tareas se han priorizado aquellos fondos con ejemplares más antiguos, relevantes y sensibles al paso del tiempo. Se ocupa de ello un equipo de profesionales formado por restauradores, digitalizadores y archiveros que forman parte del equipo técnico de la institución.

La exposición

La exposición “Fototeca de Navarra. Imágenes para la historia” ha quedado instalada en la sala protogótica del Archivo Real y General de Navarra, a través de un montaje novedoso derivado de la renovación del mobiliario expositivo a base de vitrinas más versátiles y paneles retroiluminados. La exposición se divide en dos partes diferenciadas. En la primera de ellas se dan a conocer los ámbitos de trabajo del programa de actuaciones que se realizan sobre los fondos fotográficos custodiados. A continuación se inicia un recorrido por los fondos fotográficos que se custodian en el Archivo de Navarra, una muestra de los cuales conforman el grueso de la exposición. En total se exponen 137 fotografías datadas entre 1865 y 1950 a través de reproducciones modernas y copias de exposición, además de objetos como una cámara fotográfica, un visor de estereoscopias, un trípode y otros materiales utilizados para la obtención de imágenes.

Se exponen fondos fotográficos de dos tipos: institucionales y privados. De los primeros se han incorporado ejemplares fotográficos procedentes de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra y de la Diputación Foral y Provincial de Navarra. Las fotografías expuestas proceden de encargos realizados a profesionales y de obras de realización propia con las que se pretendía documentar gráficamente y dar testimonio veraz a actividades como la protección y difusión del patrimonio navarro, el ceremonial de la Corporación foral o la gestión de las diferentes unidades administrativas en el seguimiento de obras e infraestructuras, servicios y eventos públicos. En estos conjuntos de carácter público destacan las primeras fotografías de carácter documental captadas en 1865 que reproducían los diseños del Salón del Trono del Palacio de Navarra así como las fotografías encargadas para la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929 o para la descripción de la provincia en 1938.

En segundo lugar se exponen fondos de procedencia privada, en concreto fondos familiares y personales. Dentro de estos últimos destacan los fondos estrictamente fotográficos, es decir, procedentes de personas que se dedicaron a la obtención de imágenes a través de sus propias cámaras fotográficas, ya fueran fotógrafos profesionales como fotógrafos aficionados. De ambos casos Navarra contó con ejemplos muy precoces, de los cuáles se muestran algunos ejemplos en esta exposición. El marqués de Santa María del Villar y José Galle son los prototipos de la fotografía profesional conservada en el Archivo de Navarra, mientras que Julio Altadill fue el pionero de la fotografía amateur en Navarra. De todos ellos se muestra una selecta representación de sus fotografías, de distinto formato y procedimiento, con objeto de ofrecer una completa representación de los ejemplares custodiados: fotografías de patrimonio, etnografía, paisaje y turismo del marqués de Santa María del Villar, fotografía de fotoperiodismo, publicitaria y retrato comercial de José Galle y fotografía patrimonial, familiar, costumbrista y festiva de los fotógrafos amateurs.

Flyer Exposición Fototeca de Navarra

(Noticia de la inauguración en Cultura Navarra)