QUINTO CENTENARIO DE LA MUERTE DE LA REINA CATALINA DE FOIX

Acta de coronación de Catalina de Foix y Juan III de Albret

Acta de coronación de Catalina de Foix y Juan III de Albret

El 12 de febrero de 1517 fallecía en Mont de Marsán (Francia), al otro lado de los Pirineos, Catalina I de Foix, la última reina privativa de Navarra. Moría apenas unos meses después de que lo hiciera su esposo, Juan III de Albret, en la localidad bearnesa de Monein (Bearne). Alejados de su reino pero a resguardo en sus señoríos patrimoniales franceses, ambos fueron enterrados en la catedral de Lescar junto con otros miembros de su linaje. Cuando se cumple el quinto centenario de la muerte de Catalina de Foix, el Archivo Real y General de Navarra dedica a este aniversario su microexposición del mes de febrero, dentro del ciclo Conmemoraciones, con la exhibición de cuatro significativos documentos estrechamente vinculados a la reina.

La reina Catalina de Foix

Catalina había nacido en 1468 del matrimonio entre Gastón de Foix, hijo de la reina Leonor y heredero por tanto del trono navarro, y de Magdalena de Francia, hermana del monarca francés. Era bisnieta de la reina Blanca de Navarra y de Juan II de Aragón y última representante de la estirpe de soberanos navarros de dinastías francesas que hundía sus raíces en el siglo XIII, representados por dinastías como Champaña, Capeto, Evreux, Foix y Albret.

La temprana muerte en 1483 de su hermano Francisco, primogénito del matrimonio de sus padres, que había subido al trono navarro como Francisco I en 1479, convirtió a Catalina en reina de Navarra con tan sólo 15 años. Esa minoría de edad determinó que durante la primera parte de su reinado su madre, Magdalena, ejerciera la regencia, tal y como había hecho también con su otro hijo, el también menor de edad Francisco I.

La microexposición se abre precisamente con un interesante pergamino que contiene un mandato de Leonor I, datado en 1468, referente a una concesión a favor de Luis Enríquez de Lacarra, que había otorgado su padre Juan II años antes. La singularidad del pergamino reside en que posteriormente sería utilizado primero por Magdalena de Francia, como regente de su hijo Francisco, y después por su hija Catalina, como reina, para confirmar dicha concesión. Por ello, el pergamino contiene en realidad tres documentos distintos en cada uno de los cuales figuran a la finalización del respectivo texto las firmas autógrafas de las tres mujeres que ejercieron sucesivamente el poder político en Navarra: Leonor, Magdalena y Catalina.

La coronación de los reyes

Un año después de subir al trono, Catalina fue desposada con Juan, hijo del señor de Albret. A pesar de haber recibido la corona en edad tan joven, pasaron muchos años hasta que la pareja real pudo pisar su propio reino. Su alejamiento de Navarra venía determinado por la complicada situación en que se encontraba el reino, sumido en las luchas entre los dos bandos irreconciliables de agramonteses y beaumonteses. Después de nueve largos años de reinado desde la distancia, a finales de 1493, Juan III y Catalina I pudieron finalmente cruzar los Pirineos y adentrarse por primera vez en sus dominios peninsulares. Ello fue posible gracias a las arduas negociaciones que realizaron sus tíos, los Reyes Católicos, para alcanzar una tregua en la lucha nobiliaria que logró apaciguar a los beaumonteses.

Unos días después, Juan y Catalina pudieron entrar a Pamplona para ser coronados como reyes de Navarra. La fastuosa ceremonia de coronación tuvo lugar un 12 de enero de 1494 en la catedral de Pamplona. Los monarcas juraron los fueros y fueron ungidos y coronados delante de su pueblo, representado por los más altos dignatarios eclesiásticos, la nobleza y los procuradores de las buenas villas, y en presencia de los embajadores de Castilla y de Francia, cuya sola presencia garantizó la culminación del evento. De aquel solemne acontecimiento, la última de las coronaciones celebradas en el reino, el Archivo de Navarra conserva una copia del acta que se expone también en la micromuestra y en la que destacan los nombres de los reyes escritos con una letra de mayor tamaño que la del resto del texto.

El hostal de la reina

Son conocidos los gastos de Catalina de Foix, como cualquier reina de su época, en su hostal, es decir, el conjunto de servicios de palacio destinados a la reina, tales como alimentación o ropa. La microexposición se completa con otros dos documentos otorgados por la reina, en los que se aprecia su firma, relativos a este tipo de gastos de palacio. Es de destacar que los dos documentos están fechados en Pamplona, siendo más que probable que fueran redactados precisamente en el propio Palacio Real de Pamplona, residencia en la capital navarra de la reina hasta que en el verano de 1512 huyó a sus posesiones al otro lado de los Pirineos al producirse la invasión de Navarra por las tropas del Duque de Alba.

Hoy en día, quinientos años después, el que fuera Palacio Real y morada de los últimos reyes privativos de Navarra, alberga la sede del Archivo de Navarra y custodia estos dos documentos, precisamente en el lugar en el que fueron escritos hace más de cinco siglos.

La microexposición “Fallecimiento de Catalina de Foix (1517)”, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de febrero en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra.

Horarios de visita:

De lunes a viernes de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos de 11:00 h. a 14:00 h.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

SE PRORROGA LA EXPOSICIÓN SOBRE LA GUERRA CIVIL

Diarios del Frente

Diarios del Frente escritos por Ángel Martínez

Debido a la gran afluencia de público, y a importantes donaciones recibidas a lo largo de estos últimos meses, el Archivo Real y General de Navarra prorroga hasta el día 31 de marzo y amplía con 30 interesantes documentos su exposición “El rastro documental de una guerra. Documentos de la Guerra Civil en el Archivo de Navarra”.

Gracias a esta prórroga, todos los interesados tendrán una nueva oportunidad de visitar la exposición y de conocer de primera mano la contribución desinteresada de varios particulares que con sus entregas han enriquecido enormemente el legado documental que custodia el Archivo de Navarra sobre la Guerra Civil.

Exposición documental

La exposición se abrió al público el pasado 15 de septiembre y ya ha sido visitada por más de 6.000 personas. Durante estos meses se han celebrado talleres y conferencias y una audición musical en torno a la Guerra Civil en Navarra y se han mostrado documentos originales de gran contenido informativo que durante los últimos años habían sido objeto de tratamiento archivístico para facilitar su consulta. Unos documentos que proceden exclusivamente de los fondos propios del Archivo de Navarra y que transmiten el tipo de documentación que es posible consultar en la institución.

Con la idea de completar y complementar esta exposición, desde un comienzo se hizo un llamamiento a la ciudadanía invitándola a contribuir con la entrega de documentación de sus archivos particulares. Para ello, durante estos meses, ha permanecido instalada a la entrada de la exposición una vitrina vacía que trataba de reflejar ese rastro documental faltante, esencial para reconstruir la memoria histórica.

Al mismo tiempo, un buzón de sugerencias ha tratado de animar a particulares, propietarios de documentación, para que siguieran el ejemplo de otras muchas personas que, en los últimos años, habían donado generosamente sus documentos al Archivo de Navarra para ponerlos a disposición de toda la ciudadanía, contribuyendo con ello a la conservación de la memoria escrita del pasado.

Como consecuencia de esta invitación, el Archivo de Navarra ha recibido varios fondos documentales de diverso contenido y extensión. Se trata de documentación de gran interés, puesto que permite profundizar en las vivencias de quienes conocieron la Guerra Civil y la padecieron en primera persona. Una selección de la documentación contenida en estos fondos ha quedado expuesta en las tres primeras vitrinas de la exposición, situadas en el vestíbulo de entrada de la Sala de Exposiciones. En concreto se exponen documentos de los archivos personales de Natalio Cayuela, Mariano Ansó y Ángel Martínez, así como documentación recibida de forma anónima además de otra de carácter institucional recientemente localizada.

Archivo de Mariano Ansó

Mariano Ansó Zunzarren (Pamplona, 1889 – 1981), fue un abogado y político republicano, que llegó a ser alcalde de Pamplona por haber formado parte de la candidatura republicano-socialista que consiguió la mayoría en Pamplona en las elecciones de 1931. Posteriormente, obtuvo acta de diputado en las elecciones a Cortes Constituyentes de ese mismo año, circunstancia que hizo que presentara su dimisión como alcalde. En sus años como parlamentario estableció distintos vínculos con personalidades de la política española. En plena Guerra Civil, durante el primer gobierno de Juan Negrín, accedió a la subsecretaría del Ministerio de Justicia cuya cartera ostentaba el líder nacionalista navarro Manuel de Irujo. Tras la dimisión de Manuel de Irujo fue nombrado Ministro de Justicia en diciembre de 1937, cargo que ejerció hasta la crisis ministerial de 1938.

Al final de la guerra civil pasó a Francia, donde tuvo que enfrentarse a las difíciles circunstancias del régimen de Vichy y fue encarcelado varias veces. A pesar de ello, pudo pasar a Suiza y tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, a Londres, donde reanudó su colaboración con Negrín.

En 1945 se instaló en Biarritz, desde donde siguió colaborando con el Gobierno de la República en el exilio. En 1957, al año siguiente de la muerte de Negrín, tomó parte en la entrega de la documentación que conservaba el ex-presidente del Gobierno sobre el episodio del “oro de Moscú” a las autoridades franquistas, lo que facilitó su entrada en España. Una vez concluida la misión, salió de España ya no como exiliado, sino como residente en el extranjero, tras haber obtenido el pasaporte.

La documentación, que ha sido entregada por su hijo Amancio Ansó, se sitúa cronológicamente entre los años 50 y los 80 del siglo XX. El fondo está constituido por documentos de gran interés como su autobiografía, tanto manuscrita como mecanografiada, manuscritos de las obras teatrales escritas en su última época, algunos documentos personales y la correspondencia recibida. Quizá ésta sea la parte más significativa del fondo, teniendo en cuenta que Mariano Ansó, por su relevancia política, se carteó con importantes personalidades de la España del siglo XX como Juan Negrín, presidente del Gobierno de la II República española y con quien colaboró en el exilio, Antonio Buero Vallejo, dramaturgo, o Josep Tarradellas, primer presidente de la Generalitat de Cataluña de la época democrática.

Archivo de Natalio Cayuela

El abogado Natalio Cayuela (Barcelona, 1891 – Cadreita, 1936), secretario de Sala de la Audiencia Territorial de Pamplona, fue detenido poco después del golpe de estado y fusilado en Valcaldera, término de Cadreita, el 23 de agosto de 1936. De su trayectoria personal, además de su perfil profesional, cabe destacar su pertenencia a Acción Republicana de Navarra, que presidió desde diciembre de 1932, y posteriormente a Izquierda Republicana, cuyo comité local presidió en 1934. Ostentó numerosos cargos de gran arraigo en la ciudad, como la presidencia del Comité Local de la Cruz Roja (1933-1936) o la presidencia de la Comisión Taurina de la Casa de la Misericordia (1932-1934). Una de sus facetas más conocidas fue la de presidente del Club Atlético Osasuna en dos ocasiones, la primera desde junio de 1923 hasta comienzos del año siguiente y la segunda desde junio de 1928 hasta septiembre de 1935. Bajo su presidencia, se vivió el primer ascenso a segunda división del club navarro en la temporada 1931-32 y el primer ascenso de Osasuna a primera división en la temporada 1934-1935. También fue socio del Nuevo Casino de Pamplona.

Tras el fusilamiento de Natalio Cayuela, su documentación fue conservada por su viuda, Amparo Sandoval, y posteriormente por un sobrino-nieto de ambos. El fondo está formado por documentación relativa a sus diversas facetas profesionales y personales y contiene negativos y positivos fotográficos, correspondencia, sellos, carnés y piezas relativas a sus más diversas aficiones. Resulta de gran interés la documentación sobre su fusilamiento y entierro, y especialmente la solicitud de exhumación de sus restos de la fosa de Valcaldera, solicitud que tramitó su viuda Amparo Sandoval ante el Gobierno Civil. En 1940 consiguió la autorización para exhumar los restos de Natalio Cayuela y de su hermano Santiago Cayuela y trasladarlos al cementerio de Pamplona, donde fueron enterrados, en lo que puede considerarse como la primera exhumación de un fusilado de la que se tiene noticia en Navarra, autorizada y realizada nada más iniciada la posguerra.

Archivo de Ángel Martínez

Ángel Martínez Jiménez (Estella, 1904 – Pamplona, 1980) fue comerciante y juez de paz de Estella. Nacido en el seno de una familia carlista, desde joven se caracterizó por su ideología liberal y republicana. Inició estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid. El 17 de septiembre de 1936 se alistó como voluntario forzoso en el Regimiento de Infantería Galicia nº 19. Estuvo en el frente de Huesca desde el 3 de octubre de 1936 con el 2º Batallón de esa unidad, hasta que se licenció el 12 de mayo de 1939. El 1 de octubre de 1937 había ascendido a cabo furriel. Está enterrado en el panteón familiar de Estella.

La documentación, que ha sido donada por su sobrina, está formada por tres diarios manuscritos que relatan sus experiencias desde el mismo 18 de julio hasta la finalización de la guerra en 1939, además de un conjunto de fotografías que reflejan su paso por el frente.

Los nuevos documentos expuestos

Una selección de todos estos nuevos fondos documentales ha quedado instalada en la exposición que ahora se prorroga. Del fondo Natalio Cayuela se muestra su documentación de identidad, sellos e insignias personales, su carné de socio de Osasuna, su fotografía de boda, varios programas de fiestas de San Fermín que coleccionaba, así como documentación relativa a su enjuiciamiento por responsabilidades políticas y a la exhumación e inhumación de su cadáver en 1940. Del fondo Mariano Ansó se exponen varias monografías entre las que destaca su autobiografía “Yo fui ministro de Negrín” dedicada a su hijo Amancio, y correspondencia manuscrita recibida de Juan Negrín, Antonio Buero Vallejo o Claudio Sánchez Albornoz. Del fondo Ángel Martínez se exponen sus diarios y fotografías en el frente de guerra. Por último, también se exponen ejemplares de la revista falangista Vértice y un mapa del frente, que han sido entregados de forma anónima, y una selección de cartillas de racionamiento y de tarjetas de cabecera de cama de soldados hospitalizados recientemente localizados en dependencias del Hospital de Navarra.

Puede visitarse la exposición de lunes a viernes de 10 a 14 y de 17 a 20 h., los miércoles de 10 a 20 h., y los fines de semana y festivos en horario de 11 a 14 h. Los fines de semana se ofrecen visitas guiadas gratuitas, en castellano y euskera, a las 12:00 h., para las cuáles es necesario reservar plaza en el teléfono 848 42 46 67.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

BOLETINES DE NOVEDADES

Fachada principal AGNEmpezamos con una nueva serie de boletines en la que, como ya es habitual, renovamos las portadas. Por un lado, el de nuevas incorporaciones al catálogo y, por otro, el de sumarios de una selección de las revistas recibidas a la largo del mes de enero. Esperamos que el nuevo diseño sea del agrado de todo el mundo.

Novedades Enero 2017

Boletín Sumarios 2017-1

¡SEGUIMOS BATIENDO RÉCORDS!

Archivo Real y General de Navarra El Archivo Real y General de Navarra batió sus cifras de asistencia en 2016 con cerca de 25.000 visitantes, en concreto 24.688, la cifra más elevada contabilizada desde que se vienen realizando este tipo de estadísticas.

Los datos confirman que esta dotación cultural se consolida como uno de los archivos históricos más visitados del país gracias a las facilidades que ofrece para la consulta e investigación del patrimonio documental de Navarra que custodia, así como por la amplia oferta cultural programada a base de exposiciones, talleres, visitas guiadas y ciclos de conferencias.

Récord de asistencias

Por primera vez desde que se realizan recuentos, el Archivo de Navarra alcanzó durante el año 2016 las 6.552 sesiones presenciales destinadas a la consulta de documentación, en una tendencia ascendente que no ha parado de crecer desde que en el año 2004 se reabrieron las nuevas instalaciones en su remodelada sede del Palacio Real de Pamplona. En este incremento jugó un papel importante la reapertura a la consulta de la tarde de los miércoles, que este año 2017 está previsto extender a una tarde semanal más.

En sus sesiones de trabajo, los ciudadanos consultaron un total de 22.657 unidades de archivo, es decir, documentos que se custodian en los depósitos y que el personal de atención al público sirve en la Sala de Consulta para ser examinados por los interesados.

Entre los fondos documentales más consultados destacan las 8.586 peticiones realizadas sobre protocolos notariales datados entre el siglo XV y 1915. A continuación se sitúan las 4.581 peticiones de procesos judiciales del Consejo Real de Navarra y de la Corte Mayor de Navarra, es decir, los tribunales privativos del reino de Navarra durante la Edad Moderna. Tanto los procesos judiciales como los protocolos notariales constituyen unas de las principales fuentes documentales para el estudio de la historia local y familiar de los navarros de épocas pasadas.

El Archivo de Navarra también cuenta con un importante número de documentos digitalizados, un sistema que permite un acceso más ágil a la información al tiempo que garantiza la adecuada conservación de los originales, al permanecer apartados de la manipulación. Las campañas de digitalización que se emprenden anualmente permiten este otro tipo de consulta, de modo virtual, que se realiza a través de terminales disponibles en las salas de lectura del propio Archivo.

En este caso, las consultas virtuales de documentos también tuvieron en 2016 un notable ascenso hasta las 10.479 peticiones. De todas ellas destacan las 3.981 consultas realizadas sobre la documentación medieval de la Cámara de Comptos, y las 3.102 consultas realizadas sobre la fotografía histórica custodiada y que está siendo objeto de un importante proyecto de digitalización para mejorar las condiciones de consulta por parte de todos los interesados.

Exposiciones

El año 2016 se celebraron dos exposiciones, una sobre la Conquista de Navarra y otra sobre la Guerra Civil, que atrajeron el interés de 16.636 ciudadanos. La programación expositiva estuvo acompañada de talleres prácticos con documentación, visitas guiadas y ciclos de conferencias con una asistencia de 3.983 personas.

Todas estas cifras al alza traducen un interés creciente por parte de los ciudadanos hacia su historia y hacia las consideradas como fuentes primarias de conocimiento. Un acercamiento no exento de dificultades, que los propios técnicos intentan paliar mediante medidas como la atención y el asesoramiento personalizado, y a través de los cursos de “Formación de usuarios” o los “Talleres de Paleografía navarra”, que se imparten de manera gratuita a todos los interesados desde hace cuatro años.

Las investigaciones que se realizan día a día en la Sala de Consulta del Archivo también son objeto de difusión entre los propios usuarios mediante los encuentros semestrales denominados “Cuéntanos tu historia”, en la que determinados investigadores relatan los resultados de sus trabajos, lo que redunda en el intercambio de experiencias e información.

Más documentos en la web

La consulta de documentación digitalizada, de acceso libre y descarga gratuita, que se encuentra disponible en línea a través del buscador web “Archivo Abierto” también conoció una fuerte tendencia al alza durante el año 2016. Las consultas se realizan a través de la página www.archivoabierto.navarra.es, que actualmente cuenta con más de 50.000 documentos digitalizados y 150.000 fichas descriptivas. Se trata de fichas descriptivas de procesos judiciales de los tribunales de justicia del reino de Navarra del siglo XVI y documentos de gran interés como la cartografía histórica o la documentación de Juan Rena del siglo XVI. En 2016 esta documentación disponible se incrementó con el volcado de 40.791 descripciones de fichas de combatientes navarros durante la Guerra Civil y de 1.538 imágenes digitales de sentencias de responsabilidades políticas durante la Guerra Civil y la posguerra.

El Archivo de Navarra, situado en la calle Dos de Mayo, en pleno centro histórico de Pamplona junto a las murallas de la ciudad, tiene un horario de apertura de lunes a viernes de 8:30 a 14:30 (Sala de Consulta y Biblioteca) y los miércoles de 8:30 a 18:00 (Sala de Consulta). Además, la sala protogótica acoge regularmente exposiciones de carácter documental y está abierta de lunes a viernes de 11:00 a 14:00 h. y de 17:00 a 20:00 h. y los sábados y domingos de 11:00 a 14:00 h.

(Noticia del Portal web del Gobierno de Navarra)

EL MONUMENTO A LA CANCIÓN DE ROLDÁN DE IBAÑETA

Monumento Conmemorativo de la Canción de Rolando. Proyecto de ConsolidaciónEn el Alto de Ibañeta, muy cerca de las ruinas de la antigua ermita, se alzó durante varios años un monumento muy distinto al que contemplamos hoy en día. Estaba dedicado a la Canción de Roldán y había sido levantado en 1934 a instancias de la Diputación Foral de Navarra. Apenas tres años después, un 25 de enero de 1937, un terrible temporal lo destruyó. Cuando se cumplen 80 años de esta destrucción, el Archivo Real y General de Navarra dedica su microexposición de enero al Monumento a la Canción de Roldán de Ibañeta (1934-1937).

El monumento fue promovido por la Diputación Foral y Provincial de Navarra a través del Consejo de Cultura de Navarra, en el marco de la conmemoración del centenario del descubrimiento, en 1834 en la Universidad de Oxford, del manuscrito más antiguo conocido sobre la Canción de Roldán, el gran poema épico medieval sobre la legendaria batalla de Roncesvalles. La Diputación encargó el proyecto al prestigioso artista Victoriano Juaristi Sagarzazu, que para su ejecución contó con la colaboración del escultor villavés José María Íñigo y del campanero Vidal Erice.

Lauda de bronceEl monumento estaba constituido por un gran arco de piedra coronado por la figura de un águila imperial y sostenido en dos podios decorados con sendas estelas discoideas. Bajo el arco se asentaba un altar con una lauda de bronce con un bajorrelieve antropomorfo de Roldán. Colgando de la clave central del arco pendía sobre el altar una campana de bronce (la llamada campana de la paz) que evocaba a aquella otra de la antigua ermita de San Salvador de Ibañeta que en tiempos medievales orientaba en la noche y en los días de niebla a los peregrinos que se dirigían a Santiago por los pasos pirenaicos. Aunque en su momento recibió el nombre de Monumento a la Paz de los Pirineos, su propia concepción como parte de las iniciativas de conmemoración del descubrimiento del manuscrito de Oxford y el protagonismo escultórico del bajorrelieve antropomorfo de Roldán, hizo que fuera denominado también como Monumento a la Canción de Roldán o simplemente Monumento a Roldán.

La conmemoración de 1934

En 1934, con motivo del mencionado centenario del descubrimiento del manuscrito más antiguo de la Canción de Roldán se celebraron varios actos conmemorativos en Navarra. La microexposición se abre precisamente con un ejemplar del programa de aquellas festividades celebradas el 1 de septiembre en Pamplona y el 2 de septiembre en Roncesvalles, Valcarlos y Burguete, en las que participó el Orfeón Pamplonés con la actuación del organista Miguel Echeveste y del violinista José Antonio de Huarte, además de La Pamplonesa.

La inauguración del monumento fue uno de los actos más relevantes de la conmemoración. Al acto de “descubrimiento” del monumento acudió la Diputación de Navarra y representantes de corporaciones universitarias y estatales de España, Francia e Inglaterra. Del eco internacional de aquellos fastos da cuenta la vistosa credencial con la que la Universidad de Oxford envió a su representante en los festejos y que también se exhibe en la muestra. También tuvo una importante repercusión en la prensa francesa coetánea la excavación que se realizó cerca de la antigua ermita, en la que se hallaron 12 cuerpos y varias monedas de los siglos X-XI.

La destrucción del monumento

Gracias a la documentación que custodia el Archivo Real y General de Navarra, ahora se ha podido confirmar que la fecha de destrucción del monumento fue 1937 y no 1936 como hasta ahora se sostenía. Concretamente, el 25 de enero de 1937, algo más de dos años después de su inauguración, una fuerte tormenta que azotó el Pirineo navarro derribó el arco del monumento. Llegada la noticia a conocimiento del delegado provincial de Bellas Artes en Navarra, Onofre Larumbe, solicitó a la Diputación Foral que procediese a la reconstrucción del monumento antes de que su pérdida fuera irreversible. La corporación atendió la petición y encargó a Manuel Ruiz de la Torre, arquitecto provincial, la redacción de un proyecto de reconstrucción que, junto con la solicitud, también se exhibe en esta exposición. De este modo, el monumento fue reconstruido y se erigió de nuevo en 1938. Sin embargo, las inclemencias del tiempo volvieron a derrumbarlo pocos años después, sin que se procediese a una nueva reconstrucción, quedando hoy en día visibles en Ibañeta sólo algunos sillares.

Años después, la Diputación Foral de Navarra volvió a impulsar el acondicionamiento del Alto de Ibañeta. Primero con la restauración de la ermita de San Salvador, obra del arquitecto José Yárnoz, que fue inaugurada el 25 de julio de 1965, día de Santiago, y segundo con la construcción de un nuevo monumento a Roldán, que no pudo levantarse hasta 1967 bajo diseño de Cándido Ayestarán, responsable de la Dirección de Arquitectura de la Diputación Foral de Navarra. Este Monumento a Roldán, que ha tenido una mejor vida, es un monolito que recuerda el sitio en el que habría tenido lugar la legendaria Batalla de Roncesvalles (año 778) en la que, según la tradición literaria medieval, habrían encontrado la muerte Roldán y los otros once pares de Francia.

La microexposición, de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de enero en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra.

Los horarios de visita son:

De lunes a viernes: de 8:30 h. a 14:30 h. y de 17:00 h. a 20:00 h.

Miércoles: de 8:30 h. a 20:00 h.

Fines de semana y festivos: de 11:00 h. a 14:00 h.

(Noticia en el Portal web del Gobierno de Navarra)

BOLETÍN DE NOVEDADES

Perfil del AGN nevadoComo suele decirse, más vale tarde que nunca. Es por eso que, aunque con retraso, os presentamos el boletín de novedades de la biblioteca correspondiente al mes de diciembre. Y, de paso, aprovechamos para felicitar el año nuevo a nuestros suscriptores. Os deseamos que el 2017 sea un año de paz y prosperidad para todos.

Novedades diciembre 2016

LAS MUJERES NAVARRAS DURANTE LA GUERRA CIVIL

12 diciembre 2016 Deja un comentario

El rastro documental de una guerra: documentos de la Guerra Civil en el Archivo de NavarraEl Archivo Real y General de Navarra ha organizado para este martes y miércoles, días 13 y 14 de diciembre, un ciclo de conferencias titulado Las mujeres navarras durante la Guerra Civil. Esta propuesta se enmarca dentro del ciclo de actividades programadas con motivo de la exposición temporal que, con el título El Rastro Documental de una Guerra. Documentos sobre la Guerra Civil en el Archivo de Navarra, se exhibe actualmente en la Sala de Exposiciones del propio Archivo, hasta el 8 de enero de 2017. Con ella se pretende trasladar un relato más próximo a las vivencias de quienes fueron protagonistas de la Guerra Civil, en este caso a través de la mirada de las mujeres navarras. Se trata de un relato para el cual resulta necesaria, no solamente la documentación institucional custodiada en los archivos públicos, sino otro tipo de fuentes, como son los testimonios orales y la documentación conservada en archivos particulares.

Las dos conferencias correrán a cargo de dos acreditados especialistas en el estudio de la mujer:

  • Martes 13 de diciembre: “Mujeres carlistas en la guerra civil: las margaritas”, por Pablo Larraz Andía.
  • Miércoles 14 de diciembre: “Humilladas, asesinadas y reeducadas. Mujeres represaliadas por el franquismo”, por Gemma Piérola Narvarte.

Ambas charlas se impartirán a las 19:00 h. en el Salón de Actos del Archivo Real y General de Navarra.

La entrada es gratuita hasta completar aforo.